Valencia-Betis | Crónica

De tuteo en Mestalla (0-0)

  • El Betis exhibe su estilo en casa del cuarto de la Liga e incluso acumula méritos para haber logrado un triunfo de tronío.

  • Inui erró la más clara y Parejo envió un disparo al larguero.

El Betis de Quique Setién ya tiene hechuras de equipo importante. Ésa es la sensación que deja la igualada en Mestalla ante el cuarto equipo de la Liga, en la que el cuadro verdiblanco exhibió su estilo de juego y sólo la falta de acierto en la definición le privó de un triunfo de los que suponen un golpe en la mesa. Ni el arreón final del Valencia, con Guedes y Batshuayi al césped junto a Rodrigo y Gameiro, inquietó al equipo bético, que presentó sus credenciales, aunque con el debe de la eficacia que bien haría en solucionar cuanto antes.

No se pareció en nada el duelo al del pasado año, pese a que entonces el Betis también gobernó el balón. Marcelino planteó un guión parecido al que le dio la victoria aquel día, pero este equipo que ahora dirige Setién se desenvuelve con más madurez, la que le aportan jugadores como Sidnei, impecable junto a Bartra en la anticipación sobre Rodrigo, o Guardado, excepcional a la hora de iniciar el juego como desea el entrenador.

El campo de minas que diseña Marcelino se quedó en nada. Empequeñecido el cuadro ché, el Betis, con un once renovado, entre los cambios obligados y los decididos por Setién, salió a escena dispuesto a imponer su estilo. Hasta el 80% de posesión acumularon los verdiblancos en los primeros 20 minutos, lo que provocó que en Mestalla comenzaran los nervios. Y pudo ser mayor ese runrún en la grada si Inui hubiera aprovechado la mejor ocasión del primer acto. Un excelente pase de Boudebouz al desmarque del nipón dejó a éste solo ante Jaume Domenech, al que quebró antes de rematar a puerta vacía, aunque con escasa fuerza, lo que permitió que Piccini salvara entre palos para despejar a saque de esquina.

Ahí debieron adelantarse los heliopolitanos, que continuaron siendo mejores pese a que el Valencia, ya sin el lesionado Kondogbia en el campo, hizo acto de presencia en el duelo. Con Parejo y Wass al mando de las operaciones, un par de internadas de Cheryshev estiraron al cuadro ché. Un escaso bagaje para este conjunto dirigido por Marcelino García Toral, al que se le atragantó el planteamiento de Setién, en esa batalla desde la pizarra.

El despliegue bético desde el 3-4-2-1 en ataque al 5-4-1 a la hora de cerrar los espacios ocupaba mejor el campo y uno de los que vestía de verde siempre estaba cerca del balón. Además, tanto Bartra comoSidnei encimaban a Rodrigo cuando éste trataba de enganchar con Parejo o Wass, con lo que el Betis desconectó la mejor vía valencianista.

Con la pelota, los verdiblancos tocaban y tocaban, con un Pau López que entendió mejor lo que le exige Setién, hasta hallar el espacio. Como al borde del descanso, cuando Boudebouz, como un extremo diestro, encaró y puso un balón medido a la llegada de su compatriota Mandi, quien en una posición inmejorable remató con la testa demasiado blando.

Junior y Sanabria, por los suelos. Junior y Sanabria, por los suelos.

Junior y Sanabria, por los suelos. / EFE

Debió leer la cartilla Marcelino a sus jugadores en el descanso y el Valencia salió con una marcha más, apretando la salida de pelota verdiblanca y así le llegó su mejor ocasión. Cheryshev recuperó una pelota pegado a la banda izquierda y buscó con celeridad a Rodrigo, en quizá la única ocasión del partido en la que no tenía una sombra verde a su lado, y el internacional español se inventó un fantástico pase sobre Parejo, que enganchó una volea con la zurda que se estrelló con violencia en el larguero.

Reaccionó el Betis de inmediato, sin dejarse intimidar por un equipo que lo supera en presupuesto y objetivos, y Júnior, tras una perfecta apertura de Guardado, se plantó en la frontal del área para disparar alto con la diestra. No fue la mejor oportunidad bética, pero sí una muestra de lo que sería un segundo tiempo de toma y daca, también buscado por los banquillos.

Setién dio entrada a Joaquín por el intermitente Inui; Marcelino, a Guedes por el desafortunado Ferrán Torres. Y más madera llegaría después conSergio León y Lo Celso por parte bética, y Batshuayi, en el lado valencianista. Quizá el empate le servía más al Betis, que venía de ganar el derbi, pero ambos equipos quisieron los tres puntos hasta el final. Los intentos locales apenas se quedaron en acciones a balón parado, mientras que los verdiblancos sí dispusieron de alguna llegada más clara, con Sergio León en el límite del fuera de juego para buscarle las cosquillas a los centrales chés.

No se movió el marcador, pero la sensación es que en Mestalla hubo un encuentro entre dos iguales, al menos a estas alturas del campeonato. El Valencia todavía tiene que acomodar su once de gala; el Betis necesita darle la última vuelta de tuerca a su excelente fútbol para encontrar el gol, lo más importante para sumar puntos. Pero, a diferencia del pasado año, esta vez sí tuteó al cuarto de la Liga.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios