El Palquillo

Todas las salidas extraordinarias del Gran Poder: del final de la Guerra Civil al fin del Covid

En 2016 se produjo la última salida extraordinaria del Gran Poder.

En 2016 se produjo la última salida extraordinaria del Gran Poder. / Grupo Joly

El Señor del Gran Poder protagoniza este 16 de octubre una nueva salida extraordinaria. La décima en menos de cien años. En esta ocasión, procesiona en Santa Misión en conmemoración por los 400 años de la hechura del Señor por parte de Juan de Mesa en 1620.

La pandemia ha hecho que el evento se retrase, pero la paciencia ha sido aliada para la corporación de la Madrugada, que llevará a su titular desde la Plaza de San Lorenzo a Tres Barrios. Desde el final de la Guerra Civil hasta esta semana, el Señor del Gran Poder habrá salido una decena de veces sin ser Semana Santa.

Salida con el fin de la Guerra Civil

El Señor, en la Plaza Nueva, durante el regreso de la Catedral. El Señor, en la Plaza Nueva, durante el regreso de la Catedral.

El Señor, en la Plaza Nueva, durante el regreso de la Catedral. / M. G.

Con motivo del fin del conflicto bélico en España, el Gran Poder se trasladó en su paso a la Catedral el 3 de mayo de 1939.

Allí permaneció hasta el domingo 7, cuando regresó a San Lorenzo. El Señor presidió un triduo sacro en el Templo Metropolitano por este relevante hecho. Lució para la ocasión la túnica de estilo neomudéjar, conocida popularmente como persa, bordada por Rodríguez Ojeda.

Misiones en 1965

Un año especialmente relevante en la historia de la corporación de la Madrugada fue 1965. El Señor y la Virgen del Mayor Dolor y Traspaso fueron llevados en andas a la parroquia de Santa Teresa, en el Parque Amate, con motivo de las Misiones organizadas por el cardenal Bueno Monreal. Los traslados de las imágenes depararon grandes momentos, como las visitas a San Juan de Dios o a la parroquia de San Benito, lugar en el que en 1431, entonces monasterio de Santo Domingo de Silos, se fundó en 1431 la primitiva corporación.

El Señor y la Virgen del Mayor Dolor y Traspaso por una irreconocible Avenida de Eduardo Dato. El Señor y la Virgen del Mayor Dolor y Traspaso por una irreconocible Avenida de Eduardo Dato.

El Señor y la Virgen del Mayor Dolor y Traspaso por una irreconocible Avenida de Eduardo Dato. / M. G.

La bendición del nuevo templo

Ese mismo año, la Hermandad del Gran Poder vivió uno de los grandes hitos de su historia. El 28 de mayo, el cardenal Bueno Monreal bendijo el nuevo templo levantado por la hermandad en la Plaza de San Lorenzo. El Señor y la Virgen salieron por última vez de la parroquia de San Lorenzo camino de la Catedral, donde se celebró un triduo extraordinario. En la tarde del 27 de mayo, las imágenes regresaron al barrio de San Lorenzo pero para entrar ya en su nueva capilla. En la Plaza Nueva se produjo uno de los hechos más destacados al interpretar la banda de Soria 9 la marcha Ione al paso del Señor.

El Señor entrando por primera vez en su nuevo templo. El Señor entrando por primera vez en su nuevo templo.

El Señor entrando por primera vez en su nuevo templo. / M. G.

Salidas por el Vía Crucis de las Hermandades

Catorce años más tarde, en 1979, el Señor era designado por el Consejo de Cofradías para presidir el Vía Crucis General de las Hermandades en la Catedral. El Señor fue la cuarta imagen elegida para este rezo del primer lunes de cuaresma. El traslado en andas hasta la Catedral resultó multitudinario, como la vuelta a San Lorenzo. Ocho años después, en 1987, el Consejo presidido por José Carlos Campos Camacho volvía a elegir al Gran Poder para presidir el rezo.

El Señor en uno de sus vía crucis. El Señor en uno de sus vía crucis.

El Señor en uno de sus vía crucis. / M. G.

El acto volvió a evidenciar el enorme poder de convocatoria del Señor que, de manera extraordinaria, lució una túnica bordada, en concreto la conocida como la de la “corona de espinas”. La última vez que el Señor había lucido una prenda bordada en un acto de culto externo fue en la Madrugada de 1948 con motivo del séptimo centenario de la Reconquista de la ciudad por San Fernando.

El 15 de marzo de 1995, el Señor tenía que haberse trasladado de manera extraordinaria a la Plaza de San Francisco donde se le iba a imponer la Medalla de Oro de la Ciudad. El gobierno, presidido por Alejandro Rojas-Marcos, había concedido esta distinción el 13 de enero. Finalmente, por la amenaza de lluvia, la corporación bajo mazas se trasladó a la basílica, donde se le impuso la presea al Señor de manera más íntima.

Acto de entrega de la medalla de Sevilla. Acto de entrega de la medalla de Sevilla.

Acto de entrega de la medalla de Sevilla. / Martín Cartaya

Salidas en el siglo XXI

La primera salida extraordinaria del siglo XXI fue el traslado del Señor a la parroquia de San Lorenzo para conmemorar el tercer centenario de su llegada. El Gran Poder estuvo en besamanos en el altar mayor el 19 de diciembre.Tras una función solemne, regresó de nuevo en andas a la basílica.

Traslado del Señor a San Lorenzo por los 300 años de su presencia en la plaza. Traslado del Señor a San Lorenzo por los 300 años de su presencia en la plaza.

Traslado del Señor a San Lorenzo por los 300 años de su presencia en la plaza. / D. S.

En el año 2008, el Señor y la Virgen del Mayor Dolor y Traspaso abandonaron, tras trescientos años, la Plaza de San Lorenzo. El motivo fueron las obras que se realizaron en la basílica. Las imágenes se trasladaron en la mañana del domingo 27 de abril a la iglesia del cercano convento de Santa Rosalía.

Allí recibieron culto hasta la vuelta a la basílica, acontecida el viernes 14 de noviembre por la tarde. El Señor lució en el traslado de regreso, de nuevo, la túnica de la “corona de espinas”.

El Señor en Santa Rosalía. El Señor en Santa Rosalía.

El Señor en Santa Rosalía. / M. G.

Por último, el Señor del Gran Poder protagonizó en noviembre de 2016 su novena salida de los últimos cien años. El Señor, como una de las imágenes con más tirón devocional, tanto en Sevilla como fuera, fue elegido personalmente por el arzobispo, monseñor Asenjo, para presidir en la Catedral la clausura el Jubileo de las Hermandades organizado con motivo del Año de la Misericordia.

El Señor ante el Ayuntamiento en la procesión de regreso tras presidir el Jubileo de las Hermandades. El Señor ante el Ayuntamiento en la procesión de regreso tras presidir el Jubileo de las Hermandades.

El Señor ante el Ayuntamiento en la procesión de regreso tras presidir el Jubileo de las Hermandades. / Antonio Pizarro

Un lustro después, con otro arzobispo, monseñor Saiz Meneses, la portentosa imagen cristífera volverá a recorrer las calles de la ciudad de día, alumbrando las almas de miles de devotos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios