El Palquillo

El Vaticano abre la puerta a celebrar las procesiones de Semana Santa en septiembre

  • El consejo episcopal de la Archidiócesis de Sevilla tratará este asunto en su primera reunión tras el estado de alarma

Paso de la Borriquita en la Plaza del Salvador Paso de la Borriquita en la Plaza del Salvador

Paso de la Borriquita en la Plaza del Salvador / Juan Carlos Vázquez

El Vaticano abre la puerta a celebrar las procesiones de Semana Santa en otra fecha tras la suspensión provocada por el coronavirus. Así lo recoger el decreto En tiempo de Covid-19 de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, cuyo prefecto es el cardenal Robert Sarah, que visitó Sevilla recientemente y estuvo, por ejemplo, en la basílica de la Macarena, que dispone cómo se deben hacer las celebraciones religiosas previstas para las próximas fechas señaladas en el calendario cristiano.

En su último párrafo, el decreto dice lo siguiente con respecto a las procesiones: "Las expresiones de piedad popular y las procesiones que enriquecen los días de la Semana Santa y del Triduo Pascual, a juicio del obispo diocesano podrán ser trasladadas a otros días convenientes, por ejemplo, el 14 y 15 de septiembre".

En virtud de esta disposición, el arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo, podría  trasladar las procesiones a una fecha en la que ya no haya incidencia del Covid-19. Desde el Arzobispado han señalado este viernes que el consejo episcopal de la Archidiócesis de Sevilla tratará este asunto en su primera reunión tras el estado de alarma.

Es difícil imaginar una Semana Santa en Sevilla, en su formato habitual, en otra fecha, por todo lo que ello implica de montaje de la carrera oficial, etcétera, pero sí que se podría estudiar, llegado el caso, la celebración de algún tipo de acción de gracias, como ya ha apuntado el delegado diocesano de Hermandades, Marcelino Manzano, que, tras este decreto del Vaticano, ya podría incluir, por ejemplo, los misterios más representativos de la Pasión.

Desde el Arzobispado de Sevilla han asegurado a este periódico que todavía no tienen conocimiento oficial de ese decreto.

El decreto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos hace recomendaciones sobre todas las celebraciones importantes que se apresta vivir la Iglesia Católica en las próximas semanas, con la Pascua como epicentro de ellas.

La fecha de la Pascua

Es el corazón del año litúrgico. Se celebrad durante tres días: el tripudo pascual. Está precedida por la cuaresma y coronada por Pentecostés. La fecha "no puede ser trasladada".

La misa crismal

La Santa Sede deja al criterio de los obispos posponerla a una fecha posterior. Se celebra el Jueves Santo, aunque en Sevilla se hace el Martes Santo.

El Triduo Pascual

El decreto establece que los obispos darán las oportunas indicaciones, de acuerdo con la Conferencia Episcopal, para que en la Catedral y las parroquias, incluso sin los fieles, se celebren los misterios litúrgicos. Pide que se transmita por internet en directo para que lo puedan seguir los fieles desde sus hogares.

El Jueves Santo 

En las catedrales y parroquias se puede celebrar la misa en la Cena del Señor. Se concede a los sacerdotes la posibilidad de celebrar en este día la misa sin el pueblo en un lugar adecuado. Se omite el lavatorio de de los pies. Al final de la misa también se suspende la procesión y el Santísimo se reserva en el Sagrario. Los sacerdotes que no tengan la posibilidad de celebrar misa rezarán las Vísperas.

El Viernes Santo

Se celebrará la Pasión del Señor en catedrales y parroquias siempre que sea posible. En la oración universal, el obispo diocesano se encargará de establecer una especial intención por los enfermos, los muertos o quienes hayan sufrido alguna pérdida.

Domingo de Pascua. Vigilia Pascual

Se celebrará sólo en las iglesias catedrales y parroquiales, en la medida de la posibilidad real establecida por aquellos a quienes compete. Para el "Inicio de la vigilia o lucernario" se omite el fuego, se enciende el cirio y, omitida la procesión, se hace el pregón pascual (Exsultet). Sigue la "Liturgia de la Palabra". En la "Liturgia bautismal" sólo se renuevan las promesas bautismales. Posteriormente la "Liturgia eucaristica".

Para quienes no puedan unirse a la Vigilia Pascual celebrada en la iglesia, hay que rezar el Oficio de Lectura indicado para el Domingo de Pascua.

En cuanto a  los monasterios, seminarios y comunidades religiosas, se deja a criterio del obispo diocesano.

El decreto está firmado ayer jueves, festividad de San José, patrón de la Iglesia universal.

El aplazamiento de la Feria

La crisis provocada por el coronavirus provocó el pasado sábado se decretara la suspensión de las procesiones de la Semana Santa. Al día siguiente, el Ayuntamiento informaba de que propondría trasladar la Feria de Abril al mes de septiembre.

La suspensión de las dos fiestas principales de la ciudad, con todos los ingresos que aportan a la economía local, habría sido una auténtica catástrofe. La idea del Ayuntamiento es realizar una Feria con menos día y acomodando el festivo del día de San  Fernando. Se celebraría en torno a la festividad de San Miguel. La temporada taurina también ha sido trasladada a septiembre.

Si se cumplen todos estos planes, Sevilla vivirá su particular primavera en septiembre, con una Semana Santa o procesión magna de acción de gracias, una Feria en formato reducido y la temporada taurina. La economía de la ciudad también lo agradecerá.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios