El Palquillo

Asenjo se cansa de las hermandades del Martes Santo: "Que nos dejen en paz"

  • El arzobispo arremete contra las hermandades por la "cuestioncilla" del itinerario

El arzobispo de Sevilla, monseñor Asenjo. El arzobispo de Sevilla, monseñor Asenjo.

El arzobispo de Sevilla, monseñor Asenjo. / Juan Carlos Vázquez

El arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo, ha arremetido duramente este mañana contra las hermandades del Martes Santo. Comedido en la mayoría de sus declaraciones, el arzobispo no ha podido ocultar el hartazgo que le produce un asunto que socava la reputación de la Iglesia de Sevilla y las cofradías. De cuestioncilla ha denominado los problemas de configuración de la jornada que lleva envuelta en la polémica más de un año tras realizarse el año pasado en sentido inverso, es decir, desde la Catedral a la Campana. Algo que las hermandades han querido repetir y que el Consejo, con el apoyo del prelado y del Ayuntamiento les ha negado imponiéndoles unos nuevos horarios e itinerarios.

"Dicen (las hermandades) que obedecen por fidelidad al arzobispo, pero que no están de acuerdo y volverán a replantearlo. Yo les pediría que nos dejaran en paz y que dejaran que la vida, rica y fecunda de las hermandades brillara, sin que fuera solapada por estas cuestioncillas", ha respondido monseñor Asenjo tras ser cuestionado al finalizar la rueda de prensa en la que ha presentado un informe sobre libertad religiosa en el mundo.

Monseñor Asenjo ha relatado con detalle que el pasado 24 de diciembre, cuando las hermandades acuden a felicitar la Navidad al arzobispo, les solicitó que el asunto del Martes Santo, "que tanto nos mareó el año pasado, se solucionara cuanto antes".

Asenjo, como ha expresado en muchas ocasiones, ha puntualizado que las hermandades tienen cosas buenas, como iniciativas de formación, apostolado, ayuda a los pobres… "cosas que quedan solapadas por estas cuestioncillas que nos ocupan, no semanas, ni trimestres; semestres y años enteros".

En aquel encuentro, Asenjo les espetó a solucionar la cuestión: "Yo dije, no se si era demasiado optimista, que este tema se podía sustanciar en un par de horas sentándose en una mesa, dialogando desde la verdad, cediendo cada cual y llegando a un acuerdo, pero no nos pueden tener meses y meses con el sempiterno tema del Martes Santo. Parece que este año no ha terminado todavía".

Asenjo ha recalcado que las estaciones de penitencia se realizan a la Catedral en el sentido tradicional, censurando, nuevamente, que las hermandades sigan empeñadas en proponer otras configuraciones. "Dicen que el Consejo, con el apoyo del arzobispo, les ha impuesto una solución que es volver a lo anterior, es decir, en vez de peregrinar desde la Catedral a la Campana, volver a la praxis anterior: desde la Campana a la Catedral. Pues no en balde, las estaciones de penitencia se denominan "estaciones de penitencia a la Santa Iglesia Catedral Metropolitana. Pero dicen que obedecen por fidelidad al arzobispo, que no están de acuerdo y volverán a replantearlo", ha sostenido Asenjo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios