Ayuntamiento de Sevilla

Auxiliares administrativos municipales: siete años sin contratos

  • Los integrantes de la bolsa de esta especialidad denuncian que el Ayuntamiento cubra las vacantes con personal procedente de los planes de empleo y no de las oposiciones

  • Los contratos de los últimos años sólo han durado dos meses

Una protesta de trabajadores municipales en la Puerta de Jerez. Una protesta de trabajadores municipales en la Puerta de Jerez.

Una protesta de trabajadores municipales en la Puerta de Jerez. / D. S.

Comentarios 2

Una bolsa de trabajo que no se mueve. Han pasado siete años desde que se constituyó la bolsa de auxiliares administrativos del Ayuntamiento de Sevilla sin que apenas se haya contratado a quienes aprobaron las oposiciones. Y ello, pese al alto número de vacantes que sufre dicha especialidad en los servicios municipales. Los integrantes denuncian que para cubrir esta función se está llamando a personal procedente de los distintos programas de empleo que se han puesto en marcha los últimos años a consecuencia de la crisis. Las únicas contrataciones que proceden de la bolsa han tenido una duración máxima de dos meses. Tal situación les ha llevado a iniciar una campaña de protesta que se evidenciará en las redes sociales y en el apoyo a las distintas movilizaciones que ya están emprendiendo otras bolsas de trabajo del Consistorio hispalense.

La política laboral del gobierno de Espadas vuelve a ponerse en entredicho. A la huelga anunciada por la plantilla municipal para los primeros días de noviembre, se suma ahora la crítica de los que componen las distintas bolsas de trabajo del Ayuntamiento ante la falta de contrataciones. Una carencia que no es nueva y que empezó a originarse a principios de esta década, cuando llegaron los recortes severos establecidos por el Ejecutivo de Rajoy, materializados, entre otras medidas, en la tasa de reposición cero.

Una de las bolsas más perjudicadas ha sido la de los auxiliares administrativos, especialidad para la que se celebraron oposiciones en 2009. Distintas incidencias surgidas en el proceso selectivo conllevaron a iniciar un trámite de resolución que postergó la constitución de la bolsa a 2011. Aquel año Rajoy llegó al Gobierno y fijó una serie de normativas para contener el gasto público, especialmente el de las administraciones locales. Una de las medidas que frenó la contratación de quienes habían superado las pruebas fue la tasa de reposición cero, que dejó sin cubrir las vacantes que surgieron en dicha especialidad. Sin embargo, según denuncian los integrantes de la citada bolsa, el gobierno local aprovechó al personal contratado en los planes de empleo de la Junta para cubrir estos puestos.

“A nosotros, después de siete años en espera, sólo se nos han ofrecido contratos para sustituciones de dos meses, mientras que estos trabajadores, ajenos a la función pública y sin pasar por ningún tipo de oposición, están llevando a cabo unas tareas que implican el ejercicio de potestades públicas, únicamente reservadas para el personal funcionario, como respalda la ley”, advierte uno de los auxiliares administrativos que conforman la bolsa. En este punto, los afectados recuerdan que el acceso a la función pública es “libre” y que con este tipo de procedimiento “se está castigando a los que decidieron apostar por el trabajo y el estudio”. “En este caso, los principios de igualdad, mérito y capacidad brillan por su ausencia”, aseguran.

Sirva un dato para evidenciar la situación que sufre esta bolsa, constituida por 709 personas. En los dos últimos años sólo se ha contratado a 130 (ni una cuarta parte). A lo que hay que añadir que estos auxiliares únicamente han ocupado vacantes -la mayoría de ellas por enfermedad- que no han durado ni dos meses. Conviene tener en cuenta aquí que dicha bolsa se creó con el fin de ocupar un número de puestos libres que entonces -en 2009- alcanzaba los 600. De hecho, la anterior bolsa se agotó y tuvo que contratarse a personal procedente del SAE.

Ante tales circunstancias, los auxiliares administrativos de la bolsa de trabajo del Ayuntamiento de Sevilla han decidido iniciar una campaña de protesta tanto en las redes sociales como en las calles, donde apoyarán las movilizaciones convocadas por las otras bolsas de empleados municipales, que padecen una situación similar. A la contratación de personal procedente de los programas de empleo, los afectados suman “la incesante privatización de los servicios públicos” y el hecho de que “no se vislumbre el momento en el que convoquen oposiciones en el Ayuntamiento para cubrir las plazas ofertadas”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios