Sevilla

El Ayuntamiento rechaza por tercera vez la obra de Marqués de Contadero

  • Se niega a recepcionar los trabajos y presenta una lista con todos los defectos. El proyecto debía estar concluido el 30 de noviembre.

Comentarios 7

Debió estar acabada el 26 de mayo, pero no se cumplió el plazo. Se fijó el 30 de noviembre como nueva fecha de terminación, pero tampoco se cumplió. La Gerencia de Urbanismo vuelve a rechazar el resultado de las obras de construcción del denominado Centro de Atención Integral al Visitante, sito en el Paseo de Marqués de Contadero, una infraestructura que las autoridades municipales consideran vital para fortalecer la apuesta por el turismo como uno de los motores económicos de la ciudad. La dirección facultativa de la obra, que ejerce el organismo autónomo municipal, se niega por tercera vez a declarar terminados los trabajos, por lo que cuestiona seriamente los planteamientos de la constructora San José, que debió tener todo listo el pasado 30 de noviembre, después de que se prorrogara el primer plazo, fijado el 26 de mayo. Urbanismo enumera al detalle (fotografías incluidas) las deficiencias apreciadas en una obra que acumula cuatro meses de retraso y que, desde su inicio, ha estado marcada por la polémica, ya que el Ayuntamiento tuvo que aumentar el presupuesto (de 4,2) y las discrepancias entre la dirección facultativa y la empresa adjudicataria llegaron a alcanzar momentos de verdadera tensión.

La constructora San José notificó por primera vez que las obras habían terminado el pasado 30 de noviembre, día oficial de terminación, pero Urbanismo contestó el 2 de diciembre con un informe detallado de anomalías. La misma constructora volvió a solicitar la recepción de las obras el 19 de diciembre, admitiendo que hacían falta determinados "repasos" que se comprometía a efectuados el 30 de diciembre. "Es un compromiso incumplido a día de hoy", afirma tajante el último informe de la Gerencia de Urbanismo, fechado el pasado 16 de marzo. La constructora considera de nuevo acabadas las obras el pasado 10 de marzo, asegurando que ha realizado los repasos requeridos y todas las acciones solicitadas. La dirección facultativa de la obra comprobó in situ que quedan por ejecutar numerosas reparaciones para considerar concluidos los trabajos, por lo que el Ayuntamiento se niega a recepcionar la obra.

Los trabajos, según el reciente informe oficial, presentan deficiencias en el entorno de la zona de obra, en la instalación del alumbrado público, en los revestimientos de las rampas de acceso al edificio, en los cerramientos provisionales, en el llagado de las piezas de granito, en el lucernario, en las juntas de dilatación de las tarimas de roble del interior del inmueble, en los techos de cartón-yeso y en los accesos a los aseos para minusválidos. El mismo informe da cuenta de la necesidad de que la empresa adjudicataria proceda a una limpieza general de la zona de obras tanto en el exterior como en el interior.

La obra de reforma de locales municipales para su apertura como centro integral de atención al visitante ha estado marcada por la polémica desde su adjudicación, como ya se ha apuntado, pues el gobierno de Juan Ignacio Zoido la llevó a cabo en un precio muy a la baja. Por otro lado, el precio final de la obra, por el momento, se encuentra dentro de los límites legales, aunque hay que recordar que Urbanismo tuvo que inyectar 322.000 euros para que siguiera adelante. La obra salió a licitación en 6,6 millones de euros. La empresa adjudicataria se hizo con el proyecto al ofertar muy a la baja: 4,2 millones, lo que suponía un supuesto ahorro para el Ayuntamiento de 2,3 millones de euros. Con el paso del tiempo, la constructora se llegó a plantar si no se le pagaba más para llevar a cabo los trabajos previstos en las estructuras y los refuerzos, claves en la remodelación de todo edificio. Las tensiones entre la dirección facultativa de la obra terminaron con la tramitación correspondiente para satisfacer las exigencias de la constructora, que arrancó la obra el 27 de mayo de 2015 y que debería tenerla lista el 26 de mayo de 2016, un plazo que no se ha cumplido por el tiempo perdido en unas negociaciones en las que Urbanismo llegó a expresar la "gravedad" de los planteamientos de la empresa constructora.

El propio alcalde admitió en otoño que la obra estaba lastrada por ciertos problemas, una vez que este periódico publicó que el interventor municipal cuestionó ciertos gastos del proyecto. "La obra se ha complicado un poquito con el contratista por determinadas vicisitudes que se han ido resolviendo, pero que han retrasado los plazos comprometidos", explicó Juan Espadas, que añadió: "Han existido algunas dificultades también de interpretación técnica con la Intervención, algo que ocurre en determinadas obras y estamos muy encima para que esto se resuelva y se acabe lo antes posible. Cuando se alargan los plazos de una obra se generan molestias que se podrían ahorrar".

El portavoz del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Sevilla, Alberto Díaz, denunció el pasado enero la "incapacidad" del alcalde, Juan Espadas, para gestionar el turismo, primer motor económico de la ciudad, lo que aseguró que repercute en la marca Sevilla", tras el "estancamiento" del proyecto del centro de visitantes de Marqués de Contadero. Díaz señaló en su día que "la incapacidad gestora de Espadas ha conseguido atascar y paralizar el centro de visitantes de Marqués de Contadero, un proyecto vital para la ciudad que la Junta de Andalucía y el Gobierno del PP le dejaron proyectado, licitado y adjudicado, incluso con la partidas aprobadas para dotar al centro de contenido".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios