Diario de Sevilla En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Sevilla

Buscan a una banda de delincuentes muy violentos tras varios asaltos con palos y hachas

  • Los últimos robos ocurrieron en un bar y un estanco de una pedanía del Corredor de la Plata, y en un domicilio cercano

  • Todo apunta a que son los mismos que desvalijaron días atrás una gasolinera de la zona Norte de Sevilla

Control de la Guardia Civil. Control de la Guardia Civil.

Control de la Guardia Civil. / D. S.

La Policía y la Guardia Civil están buscando a una banda de delincuentes muy violentos que han protagonizado varios asaltos con palos y hachas en pocos días en distintos puntos de la provincia de Sevilla. Todo apunta a que se trata del mismo grupo organizado, que ha actuado tanto en la capital como en la provincia. Los ladrones no han dudado en golpear a varias personas para conseguir sus propósitos. 

El primero de los asaltos se produjo en una gasolinera de la zona Norte de la ciudad el lunes 9 de marzo. Sobre las diez y veinte de la noche de ese día, siete delincuentes irrumpieron en la estación de servicio armados con palos y golpearon a los dos empleados que se encontraban en la misma. Los trabajadores no sufrieron lesiones de importancia y se reincorporaron al trabajo rápido, pero sí fueron atacados y amenazados por los ladrones. De esa forma consiguieron sustraer el dinero que había en ese momento en la estación de servicio, y se llevaron el cajón en el que se guardaba el efectivo.

Los asaltantes llegaron en una furgoneta robada, que fue recuperada horas después en el asentamiento chabolista del Vacie. Se apearon del vehículo y entraron en la gasolinera, que estaba abierta al público. El robo duró sólo un minuto. Los delincuentes amenazaron a los trabajadores y los golpearon con los palos para que no hicieran nada ni pudieran pedir ayuda ni llamar a la Policía. Sustrajeron el cajón del dinero y no tocaron nada más. Inmediatamente se montaron en la furgoneta y se marcharon a toda velocidad.

Mientras la Policía Nacional mantiene abierta una investigación sobre este suceso, el pasado fin de semana se registraron dos robos muy parecidos que podrían ser obra de los mismos autores. Ambos ocurrieron en sendas pedanías de pueblos de la comarca del Corredor de la Plata, en zonas de competencia de la Guardia Civil.
El primero fue la noche del viernes, cuando seis hombres encapuchados y armados con hachas y picos irrumpieron en un estanco y un restaurante. Lo hicieron con los negocios abiertos al público. Amenazaron a la clientela y obligaron a todas las personas que se encontraban en los establecimientos a que se tiraran al suelo. Se comportaron con gran violencia. 
Una vez que estaban todas las personas en el suelo, los asaltantes lograron llevarse el dinero que había en la caja, que era la recaudación de la jornada del restaurante, y también accedieron al estanco, de donde sustrajeron el dinero que había en una máquina, el del cambio y una cantidad indeterminada de tabaco. En el restaurante causaron destrozos con el hacha. Los delincuentes viajaban a bordo de una furgoneta oscura, con la que huyeron a toda velocidad, según manifestó este lunes a este periódico el responsable de ambos negocios.
La noche siguiente se produjo un asalto parecido en un domicilio particular de otra pedanía del Corredor de la Plata. Cuatro encapuchados irrumpieron en una vivienda portando armas blancas. La Guardia Civil investiga ambos sucesos y trabaja con la hipótesis de que pueden ser los mismos autores. 
Todo apunta a que se trata de una banda del asentamiento chabolista del Vacie, pues fue allí donde se encontró horas después la furgoneta que habían utilizado los delincuentes en el primero de los asaltos, el de la gasolinera. 

El modus operandi es muy parecido al de otras bandas de delincuentes originarias de este poblado chabolista, que suelen comportarse de manera muy violenta. El año pasado fueron detenidos en el asentamiento varios delincuentes que formaban un grupo que robó más de 15 coches por toda Sevilla propinando palizas a los propietarios de los vehículos. Para ello utilizaban bates de béisbol y escopetas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios