Presupuestos 2020

El CESS aplaude el gasto social en los presupuestos

  • El dictamen de este órgano consultivo cuestiona la baja recaudación y reclama inversión en infraestructura

Espadas durante la presentación del borrador de las cuentas para 2020. Espadas durante la presentación del borrador de las cuentas para 2020.

Espadas durante la presentación del borrador de las cuentas para 2020. / Juan Carlos Vázquez

“Atendiendo a las necesidades de la ciudad, se aprecia muy positivamente el contenido y carácter social de estos presupuestos, así como queremos también destacar dentro de esos objetivos la apuesta por la sostenibilidad y la lucha contra el cambio climático”. Ésta es una de las principales conclusiones del Consejo Económico y Social de Sevilla (CESS) –formado por representantes de los sindicatos, los empresarios y algunas asociaciones de consumidores– en un dictamen que reclama inversiones para infraestructuras u obras necesarias para el desarrollo de la ciudad y muestra su preocupación por el bajo nivel de recaudación.

El borrador del informe del CESS sobre los presupuestos municipales para 2020 aprecia de manera positiva que el Ayuntamiento de Sevilla cumpla con el criterio de estabilidad presupuestaria, aunque se muestra muy preocupado por la baja ejecución de algunas partidas. Concretamente, aprecian que en el estado de la ejecución del presupuesto de 2018 se aprecia que el nivel de ejecución de las inversiones (capítulos VI y VII) fue muy escaso. Apunta que se ha dejado sin ejecutar un 68,2%, lo que se traduce en 32 millones de euros.

Entre las valoraciones del órgano consultivo se destaca como muy positivo la propuesta de inversión en planes integrales de barrios que se presupuesta en 60 millones de euros. Realizan una reflexión: “Queremos dejar constancia de nuestra reflexión acerca de que una vez aprobado el plan estratégico habrá que avanzar en el cumplimiento de estos objetivos vinculando con aquellas partidas que irán destinadas a estos objetivos. De este modo se irá caminando hacia un nuevo concepto presupuestario”.

Aprecia el cumplimiento del criterio de estabilidad presupuestaria, aunque lamenta la baja ejecución

Una de las preocupaciones del CESS es que la reducción de la deuda viva se realiza (en parte) a costa de la falta de ejecución presupuestaria, lo que entienden que supone privar a la ciudad de las inversiones previstas, y el bajo nivel de ejecución de los fondos de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado (Edusi).

En el borrador del informe aparecen las últimas cifras del padrón municipal, que cuenta con un aumento de 10.000 personas respecto al dato definitivo de población para el 1 de enero de 2018. “Este CESS valora de forma positiva el nuevo plan municipal vivienda cuyo objetivo es alcanzar la puesta a disposición de 3.500 viviendas en los cuatro años del periodo 2019-2023 para dar respuesta a las necesidades sociales existentes y al registro de demandantes de vivienda protegida”. Destacan que en el presupuesto se prevé una construcción y rehabilitación de 1.027 viviendas para el próximo año. Termina insistiendo en la necesidad de realizar campañas para la actualización del padrón con el fin de incorporar a aquellas personas que no están censadas, “y que nos llevarían a los 700.000 habitantes, dato importante a la hora de calcular los ingresos procedentes del Estado”.

Valora de forma positiva el plan de vivienda y negativa el “elevado” número de vacantes

En el dictamen aparece la preocupación por el dato del periodo de pago a proveedores ya que, aunque ha disminuido con respecto al año anterior (según el dato del mes de septiembre de 2019 fue de 45,09 días), “continúa siendo muy elevado, claramente por encima de los 30 días del plazo legal. Sobresalen por sobrepasar ampliamente los 30 días del plazo legal, los pagos de Cultura (100,7), el Instituto de Deportes (95,2), la Gerencia de Urbanismo (70,8) y el propio Ayuntamiento de Sevilla (46,8)”. El CESS insiste en su inquietud por el incumplimiento del periodo medio de pago a proveedores, ya que su quebrantamiento implica que la previsión de aplicar el superávit de 2018 (58 millones) no se pueda destinar a inversiones. Eso implicaría que ese dinero iría de nuevo destinado al pago anticipado de deuda, “eliminando una nueva vía de inversiones tan necesarias en esta ciudad”.

Hay más. Al consejo consultivo le preocupa el elevado número de vacantes (un total de 1.028 de las que 924 son vacantes disponibles) por la repercusión que tiene en los servicios públicos municipales, “y aunque hay restricciones por la tasa de reposición de efectivos, consideramos que se debería hacer un esfuerzo en no reducir la plantilla”. Respecto a los polígonos industriales solicitan un mayor esfuerzo inversor, ya que el CESS considera que la inversión en estos espacios es fundamental para el mantenimiento y reactivación de la actividad económica y el empleo.

El informe finaliza reiterando que es necesario mejorar la gestión tanto de la recaudación como de la ejecución, “ya que afecta a la creación de empleo, a las empresas y a la ciudadanía en general, sobre todo a los sectores más desfavorecidos”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios