Cannabis Sevilla El plan contra la marihuana en las Tres Mil empieza a dar frutos con tres detenidos

  • La Policía detuvo a tres personas cuando cargaban con plantas a plena luz del día en la calle Victoria Domínguez Cerrato

Las Vegas, desde la torre del parque de Bomberos del Polígono Sur. Las Vegas, desde la torre del parque de Bomberos del Polígono Sur.

Las Vegas, desde la torre del parque de Bomberos del Polígono Sur. / Juan Carlos Vázquez

El plan especial contra el cultivo de marihuana en las Tres Mil Viviendas ha dado ya sus primeros frutos. La Policía Nacional ha detenido ya a tres personas que estaban transportando plantas de cannabis desde un piso del barrio a una furgoneta. La intervención se produjo sobre las cuatro de la tarde del pasado 7 de abril en la calle Victoria Domínguez Cerrato, la antigua vía conocida como Manuel Fal Conde.

Un patrullero de la Policía Nacional pasó por esta calle y vio a tres personas que sacaban bolsas del portal de un bloque y las introducían en una furgoneta. Este hecho llamó la atención de los agentes, que pararon su vehículo y se apearon para realizar una inspección. En ese momento, uno de los sospechosos salió corriendo y se introdujo en el bloque.

Los policías comprobaron que las bolsas estaban llenas de cogollos de marihuana, lo que motivó que las otras dos personas fueran detenidas junto a la furgoneta. Desde la calle, los policías comprobaron que el tercer sospechoso se había metido en un piso de la cuarta planta y se asomaba por la ventana. Los agentes subieron y notaron un fuerte olor a marihuana en todo el bloque, que salía del piso en el que se había refugiado el delincuente.

Los agentes encontraron la puerta abierta y entraron en la vivienda, en la que había una plantación de marihuana. Detuvieron al joven que se ocultaba en el piso y lo trasladaron a las dependencias policiales en compañía de los otros dos arrestados. Los agentes se incautaron de numerosas plantas de cannabis que estaban siendo cultivadas en el piso. 

Plantación indoor de marihuana. Plantación indoor de marihuana.

Plantación indoor de marihuana. / DGP

Para ello, los traficantes habían realizado un enganche ilegal a la red de suministro eléctrico. Esto es algo muy habitual en las plantaciones de interior, llamadas indoor por las Fuerzas de Seguridad. Este tipo de cultivos requieren un elevado consumo de electricidad, ya que deben contar con potentes focos para el crecimiento de la planta y para que esta se mantenga a la temperatura idónea, así como con varios aparatos de aires acondicionados para refrescar la estancia.

Desde hace unos años, el cultivo de marihuana se ha extendido por las Tres Mil Viviendas. Cientos de pisos del Polígono Sur se han habilitado como plantaciones indoor de esta droga, una de las demandadas en el mercado, y que desde España se exporta a toda Europa. Más del 80% del cannabis que se consume en el continente está producido íntegramente en España.

Desde hace aproximadamente tres años, las mafias que controlan el tráfico de drogas en las Tres Mil Viviendas se dieron cuenta del filón que suponía el cultivo de marihuana. Está considerada una droga blanda, y por tanto las penas que se le imponen a los traficantes son mucho más leves que si venden sustancias como la cocaína o la heroína. Además, el cannabis es cada día más demandado entre la población.

A estas dos ventajas se le añaden otras. Una, la posibilidad de cultivarla en interior, lo que dificulta enormemente la labor de las Fuerzas de Seguridad. Es mucho más difícil localizar una pequeña plantación en un piso que una grande en el campo, donde puede vigilarse desde el aire con el uso de drones o de un helicóptero.

Un policía nacional, durante una intervención de marihuana en un piso de las Tres Mil. Un policía nacional, durante una intervención de marihuana en un piso de las Tres Mil.

Un policía nacional, durante una intervención de marihuana en un piso de las Tres Mil. / DGP

Además, el cultivo tampoco requiere de un excesivo personal y los gastos son básicamente de luz eléctrica, para instalar focos que aceleren el crecimiento de las plantas y aparatos de aire acondicionado que ventilen la vivienda. Esto tampoco supone demasiado problemas para las mafias en un barrio en el que es frecuente que se robe la luz mediante enganches ilegales al alumbrado público o a algún vecino que termina pagando facturas astronómicas.

Muchos de los clanes históricos del narcotráfico han optado por dedicarse al cultivo de cannabis, aunque tampoco renunciando del todo a sus actividades tradicionales. Esto ha provocado ya algunos momentos de tensión entre las distintas organizaciones familiares que se reparten el negocio de la droga en el Polígono Sur. A veces se producen tiroteos intimidatorios. Son un recurso de los clanes para demostrar su fuerza y amenazar a las familias rivales. 

Esta situación ha obligado a reaccionar al Gobierno. La oficina de la Comisionada para el Polígono Sur está tratando de impulsar una estrategia contra el cultivo de marihuana en el interior de las viviendas del barrio, que considera que está alterando la convivencia en una zona que ya de por sí tiene problemas específicos de seguridad.

Para tratar de luchar contra estos cultivos, la Subdelegación del Gobierno ha creado un grupo de trabajo específico contra el tráfico de drogas para mejorar la coordinación entre las administraciones y que la labor de la Policía se vea respaldada por la del resto de entidades públicas y privadas.

La primera reunión de este grupo se llevó a cabo el pasado 2 de abril en la Oficina de la Comisionada.A ella están convocadas la propia Comisionada, el subdelegado del Gobierno, las policías Nacional, Autonómica y Local, la Fiscalía de Sevilla, la Oficina de Vivienda del Polígono Sur y Endesa.En esta primera toma de contacto se establecerán los objetivos y la hoja de ruta para luchar contra los cultivos indoor. La detención de tres personas y el desmantelamiento de una plantación indoor en la calle Victoria Domínguez Cerrato es el primer golpe de este plan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios