crisis sanitaria

Coronavirus: Inquietud en los hospitales de Sevilla por la escasez de medios y los cambios de protocolos

Médicos ataviados con material de protección en la puerta del hospital.

Médicos ataviados con material de protección en la puerta del hospital. / Juan Carlos Vázquez (Sevilla)

Los hospitales Virgen Macarena y Virgen del Rocío han actualizado en los últimos días sus protocolos de uso de los medios de protección individual de los profesionales en la crisis del coronavirus. Unos cambios de normas que llegan después de que la propia Consejería de Salud y Familias reconociera una "escasez" de recursos en Sevilla y a los que los profesionales aseguran estar sometidos "de manera continua, recibiendo cada día documentos en los que se cambia lo dicho en el día anterior".

Las nuevas normas del uso de materiales de protección, tanto mascarillas, como guantes o EPIs, han sido rechazadas tanto por los profesionales, que las califican "de vergüenza", como por los sindicatos Satse, UGT y Sindicato Médico de Sevilla que consideran que la "única justificación está motivada por las carencias de materiales de protección".

Ante esta situación, los profesionales del Hospital Virgen Macarena recibieron un escrito el pasado 10 de marzo en el que el desde la Dirección Gerencia del hospital se les prohíbe la utilización de los equipos de protección individual "al margen de las indicaciones establecidas en los protocolos". Según el citado documento "en estos momentos" el uso de los equipos de protección individual "queda restringido al ámbito de la asistencia directa a los pacientes en investigación o casos probables/confirmados de Covid-19".

El director gerente, Francisco Merino López, recuerda a los profesionales que "su uso incontrolado, innecesario y, por lo tanto, indebido, puede derivarse en una gravísima situación, con importantes repercusiones en la Sanidad Pública, en la que una se disponga de EPIs para aquellas circunstancias en las que su uso está claramente protocolizado y, por tanto, sí es necesario".

El uso de mascarillas FFP2 queda restringido a los procedimientos que generen aerosoles

El Hospital Virgen del Rocío también actualizó el miércoles las normas de uso de estos equipos adaptándolas a las nuevas directrices de la Consejería de Salud y Familia. Según ha podido saber este periódico, el uso de mascarillas FFP2 queda restringido a los procedimientos que generen aerosoles mientras que las quirúrgicas sólo se usarán para la "atención a menos de dos metros de pacientes con síntomas respiratorios; en el transporte o traslado de pacientes en investigación o confirmados; para la toma de muestras oro y/o nasofaríngeas de pacientes en investigación o confirmados; personal de lavandería sólo en zona de sucio; y personal de mantenimiento y limpieza en habitaciones con pacientes en investigación o confirmados. Quedando así exentas de su uso funciones como circular por el hospital; usar el ascensor; atendiendo a usuarios detrás de una mesa o mostrador; en pruebas de diagnóstico por imagen, consultas a pacientes o tomar muestras sanguíneas sin síntomas respiratorios; personal de lavandería; personal de mantenimiento y limpieza en habitaciones convencionales; y personal de cocina.

Ante esta nueva situación, el Sindicato de Enfermería de Andalucía, Satse, denuncia este cambio de normas que, en su opinión, "reduce los supuestos de protección con mascarilla para el personal y cuya única justificación está motivada por las carencias de materiales de protección".

A través de un comunicado, Satse denuncia la puesta en marcha del nuevo protocolo en el Hospital Virgen del Rocío sobre el uso de mascarillas con el que, manifiesta, "se reduce los supuestos de protección" y alerta de que esta decisión "puede convertir al personal sanitario en los principales transmisores de la enfermedad". El sindicato rechaza que en el nuevo protocolo "se reduzca a los casos en los que se trate a un paciente en aislamiento" y sustituya a otro "en el que el uso de mascarilla era mucho más amplio".

Según este sindicato, "empieza a incrementarse el nerviosismo" entre el personal de enfermería por la falta de equipos de protección individual. "Un problema generalizado en todos los centros sanitarios de Andalucía y que deja en evidencia una grave falta de previsión", asegura

"El acceso y el uso a estos equipos está absolutamente restringido y se suministra en algunos casos por debajo de las necesidades, llegando incluso a haber amenazas con aperturas de expedientes disciplinarios a profesionales por su utilización", ha remarcado Satse.

En la misma línea se ha pronunciado la sección sindical de UGT en el Hospital Virgen del Rocío que también rechaza los nuevos protocolos y considera que, con ellos, los profesionales quedan "más desprotegidos que cualquier trabajador de un supermercado, seguridad o taxistas". La portavoz de UGT reconoce que los EPIs "están ya empezando a escasear" y que las mascarillas están entregándose "una por turno y no a todos los profesionales". 

"Estamos en primera línea todas y cada una de las categorías que trabajan en un hospital, aunque muchos no tengan contacto directo con los pacientes se relacionan profesionalmente hablando con categorías que sí tienen ese contacto directo y no estamos de acuerdo con estas nuevas medidas", denuncia.

"No vamos a tolerar que se amenace a los profesionales porque falta material", denuncia el Sindicato Médico de Sevilla

Más duro se ha mostrado el presidente del Sindicato Médico de Sevilla, Rafael Ojeda. "Denunciamos públicamente que existen cargo directivos y cargos intermedios del SAS que en la provincia de Sevilla, y me consta que también en otras provincias andaluzas, están coaccionando y amenazando a profesionales sanitarios para que no usen medidas de protección cuando atienden a pacientes que no tienen síntomas respiratorios. Una actitud que nos parece intolerable y que no tiene otra explicación que la escasez de material. No vamos a tolerar que se amenace a los profesionales porque falta material", denuncia Ojeda, que asegura que esta situación los pone en riesgo ante pacientes que, sin presentar síntomas, resultan ser portadores del coronavirus. "Ya hay compañeros que se han contagiado atendiendo a pacientes que no tenía sintomatología respiratoria y por tanto exigimos que las medidas de protección estén disponibles para todos los profesionales", ha sentenciado.

"Lo que tiene que hacer la administración es tomar las medidas para que ese material llegue a los centros y no escasee. Es absurdo que veamos a personal de un establecimiento o a gente paseando a sus perros por la calle con mascarillas FFP2 o similares y no tener esas mascarillas para los profesionales", manifiesta.

Del mismo, Ojea solicita que los test se hagan -"como manda el Ministerio", matiza- a todos los profesionales sanitarios que tienen sospecha de de estar contagiado por el virus y hacen un llamamiento para que se haga efectivo el "cese de toda actividad que no sea urgente para que los hospitales se pongan por entero a disposición de las necesidades urgentes que puedan surgir como consecuencia de esta pandemia".

Ojeda solicita además a las administraciones información sobre los casos de compañeros contagiados o en tratamiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios