Sevilla

Coronavirus: Sevilla pasará el próximo lunes a la fase I, que permite las reuniones de hasta 10 personas

  • Los bares y restaurantes pueden abrir a partir del lunes las terrazas, con una ocupación máxima del 50%, y se permitirán otras actividades

Las terrazas de los bares abrirán a partir del lunes con una ocupación máxima del 50%. Las terrazas de los bares abrirán a partir del lunes con una ocupación máxima del 50%.

Las terrazas de los bares abrirán a partir del lunes con una ocupación máxima del 50%. / Archivo

Sevilla pasará el próximo lunes a la fase I de la desescalada, al reunir los criterios técnicos para superar la fase cero y dada la contención de la pandemia en la provincia. Así lo han anunciado esta tarde en rueda de prensa esta tarde el ministro de Sanidad, Salvador Illa, y el director del centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón. Sevilla pasa a esta fase I junto a otras cinco provincias andaluzas, con la excepción de Málaga y Granada, que permanecerán en la fase cero, aunque  según ha explicado Fernando Simón, la evolución de estas dos provincias es "muy buena" y están "muy cercanas" para pasar a la Fase I próximamente, algo que deberá consensuarse con la Junta de Andalucía. 

La fase I a la que pasará Sevilla el próximo lunes permitirá ya la libre circulación de personas, siempre que no se reúnan en grupos de más de 10 personas, con lo que se podrán hacer reuniones en domicilio y visitar a los familiares, salvo que hayan dado positivo por coronavirus o estén en aislamiento. En esta fase no se podrá visitar a los ancianos o personas que pertenezcan a un grupo de riesgo.

Los bares y restaurantes abrirán las terrazas, con una ocupación máxima del 50%, y podrán abrir los comercios de menos de 400 metros cuadrados, pero ya sin la necesidad de establecer una cita previa. 

Las personas podrán trasladarse en un mismo coche, siempre que convivan en el mismo domicilio. En esta primera fase se permite el movimiento entre los municipios de una misma provincia, pero el límite sigue siendo la provincia. En esta fase no se contempla el baño en las piscinas.

También volverán los mercadillos al aire libre, siempre que lo propongan los Ayuntamientos, pero con algunas limitaciones en el número de puestos y con la afluencia restringida a un tercio del aforo.

En cuanto a los hoteles, se permite la apertura sin utilización de zonas comunes y con restricciones, por ejemplo, en restauración.

Por su parte, los centros educativos y las universidades abrirán para su desinfección, acondicionamiento y el trabajo administrativo y preparatorio de los docentes y personal auxiliar

El culto religioso se recupera, aunque una limitación de aforo, así como los entierros y velatorios, y también las visitas a los museos y algunos espectáculos.

Respecto al deporte no profesional, se permiten en esta fase las instalaciones deportivas al aire libre sin público (sólo para practicar deportes en los que no exista contacto, como el atletismo o el tenis). También están autorizadas las actividades deportivas individuales con previa cita en centros deportivos que no impliquen contacto físico ni uso de los vestuarios.

La necesaria "disciplina social"

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha insistido en su comparecencia en que ahora es "más necesario que nunca la disciplina social", que se respete la distancia de seguridad y las medidas higiénicas, así como el uso obligatorio de las mascarillas en el transporte público, y ha añadido que la desescalada se basa en dos pilares: "la cogobernanza", de ahí que el pase de fase recoge el 83% de las peticiones de las Comunidades Autónomas, y la "cautela", y en este sentido ha dicho que la cautela se basa exclusivamente "en la prudencia, porque toda prudencia es poca" para luchar contra el coronavirus.

Por su parte, el director del centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha expuesto los criterios técnicos que se han valorado a la hora de facilitar el tránsito a la fase I, entre los que se encuentran la posibilidad de dar una respuesta adecuada ante un nuevo brote epidémicos, con la posibilidad de contar con entre 1,5 y 2 camas por cada 10.000 habitantes en el caso de pacientes críticos, que requieran la UCI; así como de entre 37-40 camas convencionales para los pacientes agudos.

También se ha valorado el número total de casos confirmados con PCR en los últimos 7 días y en los últimos 14 días, el número de pacientes hospitalizados en los últimos 7 días y la letalidad observada en ese periodo, ha detallado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios