Fraude en las peluquerías Low Cost

"Cortarse el pelo es un artículo de lujo por el que se paga más IVA que por comprar una obra de arte"

  • El presidente de la Asociación de Peluqueros de la provincia de Sevilla, Raúl Tovar, afirma que las peluquerías Low Cost han supuesto "la puntilla" que les faltaba al gremio tras la subida del IVA al 21%

Raúl Tovar, presente de la Asociación de Empresarios Peluqueros de Sevilla y Provincia. Raúl Tovar, presente de la Asociación de Empresarios Peluqueros de Sevilla y Provincia.

Raúl Tovar, presente de la Asociación de Empresarios Peluqueros de Sevilla y Provincia. / M.G.

"Las peluquerías Low Cost han sido la puntillita que nos faltaba para hundirnos más". Esta es la conclusión que sacan desde el gremio de peluqueros tras destaparse un fraude empresarial de más 3 millones en las peluquerías de bajo coste con falsos contratos de formación.

El presidente de la Asociación de Empresarios Peluqueros de Sevilla y Provincia, Raúl Tovar, aprovecha esta situación para denunciar "el daño" que estas franquicias han provocado en la provincia, donde asegura "son muchísimo los peluqueros que se han visto obligados a cerrar sus negocios".

Tovar recalca que el 21% de IVA que tiene que pagar el gremio "es una barbaridad" que estas peluquerías Low Cost, que nacieron un año después de la subida de este impuesto en el año 2012, sólo sirvió para hurgar más en una herida que amenazaba con hacerse muy grave.

"Las administraciones no escuchaban nuestras quejas ni atendían nuestras protestas y manifestaciones porque nos aseguraban que esta subida del IVA no afectaba al sector porque se seguían abriendo peluquerías", afirma Tovar. Estas peluquerías que se ponían en marcha eran precisamente estas low cost que empezaron a abrir franquicias en el año 2013 con contratos que ahora están siendo investigados por la Policía Nacional y la Inspección de Trabajo.

Tovar denuncia que el cortarse el pelo se haya convertido desde el año 2012 en un "artículo de lujo" porque se paga mucho más IVA por esta acción tan cotidiana que por cosas tan lejanas de la cotidianidad de los ciudadanos como comprar una obra de arte. "Yo puedo comprarme un Murillo o un Picasso y pagar por él un 10% de IVA, pero sin embargo por ir a la peluquería a cortarme el pelo tengo que pagar un 21%. Los políticos han convertido el cortarse el pelo en un artículo de lujo", denuncia Tovar.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios