El asesinato de Marta

Los padres del Cuco rechazan las grabaciones del supuesto infiltrado

  • Rosalía García, Ángel Romero y el joven se acogen a su derecho a no declarar en la investigación por falso testimonio.

La madre del Cuco, con el rostro cubierto, con el joven al lado, en un coche. La madre del Cuco, con el rostro cubierto, con el joven al lado, en un coche.

La madre del Cuco, con el rostro cubierto, con el joven al lado, en un coche. / Julio Muñoz (EFE)

Los padres del Cuco, Rosalía García y Ángel Romero, rechazan las grabaciones del supuesto infiltrado. Tanto los padres como el propio Cuco, Javier García Marín, han acudido este martes al juzgado de Instrucción número 2 de Sevilla, donde se han acogido a su derecho a no declarar en relación con la investigación abierta por un delito de falso testimonio, en relación con las manifestaciones que hicieron en el año 2012 durante el juicio celebrado por el asesinato de Marta del Castillo en la Audiencia de Sevilla.

A su salida de los juzgados, los abogados Carlos Sierra y Rafael Ramírez han explicado a los periodistas que los padres del Cuco no han declarado sobre las grabaciones realizadas por el supuesto infiltrado porque entienden que las mismas son "nulas e ilegales" y si accedían a declarar sobre estas grabaciones estarían "validando" su contenido, que no reconocen.

Los letrados han añadido que sólo tienen en su poder la denuncia de los padres de Marta del Castillo, pero no el testimonio de la sentencia de la Sección Séptima de la Audiencia ni las propias grabaciones, que "no han sido admitidas por el juzgado" y que han sido aportadas en un CD, no en el formato original, por lo que entienden que primero hay que analizar si las grabaciones están "manipuladas o no".

Rosalía García y Ángel Romero le han dicho al juez de Instrucción número 2 de Sevilla que "no están conformes" con las transcripciones realizadas de esas grabaciones, porque entienden que están "manipuladas y no las reconocen".

En la denuncia, los padres de Marta recuerdan que la sentencia de la Audiencia de Sevilla -en la que el único condenado fue Miguel Carcaño- ordenó que se dedujera testimonio contra el Cuco, para que se investigara si el joven había incurrido en un delito contra la Administración de Justicia, por falso testimonio en su declaración en la vista oral.

La sentencia recogía que durante el juicio el Cuco "no sólo negó haber estado en el domicilio de León XIII" -donde se cometió el asesinato- en la tarde noche del 24 de enero de 2009, sino que "también fue mendaz en decir que estuvo esa tarde noche con amigos en franjas horarias que éstos han negado", de ahí que los magistrados dedujeran testimonio para que se investigase ese posible delito de falso testimonio".

La denuncia también se dirige contra los padres del Cuco, después de que éstos reconocieran en un programa de televisión que habían "mentido" en el juicio" para "darle una coartada" a su hijo, hechos que podrían acreditarse presuntamente ahora con las grabaciones que a su vez realizó el supuesto infiltrado, Pablo B. R.

Los padres del Cuco dijeron que a la una y media de la madrugada del 25 de enero al llegar a su casa comprobaron que el entonces menor estaba allí, aunque en realidad a esa hora se hallaban en el bar La Portada.

El camarero declaró este lunes que Rosalía García y Ángel Romero estuvieron en el bar entre las doce de la noche y las cuatro de la mañana, aproximadamente, aunque admitió que los perdió de vista durante una media hora, un testimonio tumbaría la coartada del Cuco, ya que los padres declararon en el juicio que éste estuvo en su casa la noche del 24 de enero de 2009, fecha de la desaparición. El supuesto infiltrado mantuvo la misma versión que ya relatara durante el juicio por el quebrantamiento de una orden de alejamiento que el Cuco tenía sobre la familia de Marta del Castillo. Este supuesto infiltrado, al que la Policía niega que fuera colaborador suyo, dijo que Rosalía le había manifestado que había pasado la noche en el bar.

En junio de 2016, Antonio del Castillo y Eva Casanueva, padres de Marta, ratificaron ante el juez la denuncia contra la familia del Cuco. Del Castillo aseguró entonces que los padres del Cuco "no llegaron a su casa a la hora que dijeron, no vieron a ese niño en la cama como dijeron, no le dio el besito de buenas noches, y hay una serie de irregularidades", al tiempo que recordó que mentir en un juicio por asesinato "es algo muy grave".

El padre de Marta añadió que el Cuco era ya mayor de edad cuando declaró en el juicio por el asesinato de su hija y, por tanto, "sabía a lo que se exponía".

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios