Sevilla

Detenido el taxista del Maserati por intentar estafar al seguro con el incendio del coche

Un bombero apaga el fuego del Maserati. Un bombero apaga el fuego del Maserati.

Un bombero apaga el fuego del Maserati. / M. G.

La Policía Nacional ha detenido al taxista del Maserati, también conocido como Taxirati, como presunto autor de un delito de estafa, en grado de tentativa, a su compañía de seguros y otro de denuncia falsa. Los investigadores han averiguado que el taxi fue incendiado de manera intencionada, presuntamente con el objetivo de que el dueño del vehículo cobrara la prima del seguro.

El Maserati llevaba un tiempo con una avería grave y no podía prestar servicio. Los agentes supieron que el propietario había comprado una pieza para intentar repararlo sin éxito, antes de que se produjera el incendio. La Policía también supo que el coche fue comprado de segunda mano en Holanda por un precio en torno a los 58.000 euros, y no por los más de 130.000 euros que vale originalmente el vehículo.

El vehículo ardió la tarde del 11 de agosto, cuando estaba aparcado en la calle Tigris, en Sevilla Este. El incendio se produjo a plena luz del día. Los Bomberos del Ayuntamiento de Sevilla tuvieron que acudir a sofocar el fuego, que estaba ya muy avanzado y calcinó toda la parte delantera del vehículo, que quedó completamente inutilizado.

El propietario del coche se encontraba en ese momento fuera de Sevilla de vacaciones. Poco después presentó una denuncia en la comisaría de la Policía Nacional en el distrito Macarena, en la que declaró que había dejado el coche unos días aparcado en Sevilla Este, en las inmediaciones de la vivienda de un familiar.

Esta versión hizo sospechar a la Policía, que lo primero que hizo fue recelar de que un vehículo tan valioso pudiera estar aparcado en plena calle y saliera ardiendo solo a pleno día. Tampoco cuadraba que el fuego se hubiera producido en una zona relativamente apartada de las viviendas, donde difícilmente pudiera haber testigos o cámaras de videovigilancia.

Tras las primeras inspecciones oculares, la Policía supo que el vehículo había sido incendiado de manera intencionada. Aunque no ha podido averiguar quién fue el autor material del incendio, sí ha detenido al dueño del Maserati al entender que organizó presuntamente el fuego para que pareciera un siniestro y pudiera cobrar una prima de alrededor de 30.000 euros.

Al taxista se le imputan dos delitos, uno de estafa en grado de tentativa contra la compañía aseguradora, y otro contra la administración al presentar una denuncia falsa que le permitiera iniciar las acciones para percibir la prima incluida en su póliza de seguros. Fue citado a declarar en comisaría, donde fue interrogado como detenido, y quedó en libertad con cargos.

Este periódico se ha puesto en contacto con el taxista, que ha negado que haya sido detenido y sostiene que ha sido denunciado por la compañía de seguros por un presunto intento de estafa. Ha preferido no entrar en más detalles por consejo de su abogado, aunque sí se ha mantenido en la versión inicial que ofreció a la Policía.

El Taxirati se había hecho muy popular en Sevilla en los últimos años, al tratarse de un vehículo de alta gama convertido en un taxi, lo que le hizo ser muy demandado por los clientes. Se trata de un Maserati Ghibli de 275 caballos de potencia, con interiores de fibra de carbono y piel, asientos de cuero diseñados por Ermenegildo Zegna, pantalla de navegador, cámaras traseras, luces bidireccionales o llantas de veinte pulgadas, entre otras prestaciones. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios