EPA del segundo trimestre Sevilla sufre un preocupante frenazo del mercado laboral en primavera

  • La provincia sólo reduce el paro en 500 personas en el segundo trimestre, que suele ser muy propicio

  • Estamos ante el peor dato desde 2013, muy lejos de los 22.100 desempleados menos del año pasado

  • Sevilla registra la segunda mayor reducción del paro en primavera desde 2002

  • El dato de ocupación es algo mejor: hay 6.200 trabajadores más, pero son casi tres veces menos que en 2018 

Construcción de una promoción de viviendas en Sevilla Construcción de una promoción de viviendas en Sevilla

Construcción de una promoción de viviendas en Sevilla / Juan Carlos Vázquez

Comentarios 3

Que sólo haya 500 parados menos en un trimestre en el que hay Semana Santa y Feria en la capital, en el que se desarrollan la mayor parte de las campañas agrarias y que es temporada alta propicia para el turismo por el clima benigno es un dato no malo, sino malísimo.

Si en trimestre anteriores se podía detectar una cierta desaceleración en el mercado laboral, sin llegar a ser preocupante, ahora sí se puede hablar claramente de frenazo. Según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE) la provincia de Sevilla registró en el segundo trimestre 205.300 desempleados, sólo 500 menos que los 205.800 del primer trimestre.

La bajada es simplemente raquítica, y lo es aún más si comparamos el dato con el que se registraba en años anteriores. Ahí va el reguero de cifras: en 2018, 22.100 parados menos en el segundo trimestre; en 2017, 14.500; en 2016, 14.100; en 2015, 27.400; y en 2014, 14.200. Hay que remontarse a un año de crisis, 2013, para encontrar una evolución peor: 2.200 desempleados más.

El dato de ocupación (el número de personas que trabajan) es algo mejor, ya que Sevilla genera entre abril y junio 6.200 empleos, hasta sumar 735.300 trabajadores. Pero en este caso también estamos ante el peor dato desde 2013 y ante la primera vez en que el avance está por debajo de las 10.000 personas desde esa fecha. En 2018 se creó casi el triple de empleo (16.900) y en 2017, 16.500. Para más inri, el tradicional motor del mercado laboral en el periodo primaveral, los servicios, destruye 2.000 puestos de trabajo y son la construcción, con 5.800 nuevos empleos y en menor medida la agricultura (600 más) y la industria (800) las que mantienen el pulso.

Por otro lado, sólo baja el paro entre los hombres, en 2.700, mientras que entre las mujeres sube en 2.300 y, en la comparativa con España y Andalucía, Sevilla reduce el número de desempleados un 0,24%, frente al 1% nacional (en Andalucía se produce un aumento) y suma un 0,85% más de ocupados, mientras la región avanza un 0,96% y el país un 1,71%. En general, pues, los resultados son peores que la media.

Sólo 500 parados menos en un año

En el plazo de un año, es decir entre el segundo trimestre de 2018 y el segundo de 2019, no hay lugar para el consuelo. Sevilla tiene prácticamente el mismo número de parados que hace doce meses (sólo reduce la cifra en 500, igual que en el segundo trimestre), lo cual rompe con una racha de cinco años de fuertes bajadas. En 2018 fueron 23.600 menos; en 2017, 21.600; en 2016, 28.200; en 2015, 21.000 y en 2014, 15.500. Hay que remontarse a 2013 de nuevo, 'annus horribilis', para encontrar un dato peor que el de 2019.

En cuanto a la ocupación, los datos son algo mejores. No se puede hablar de frenazo en este caso, pero sí de fuerte desaceleración. Así, Sevilla genera 12.400 puestos de trabajo entre el segundo trimestre de 2018 y el segundo de 2019, menos de la mitad que los 25.500 de 2018 y también muchos menos que los 19.200 de 2017. En 2016 el dato fue peor (4.700 ocupados más) pero ese año venía precedido de un 2015 espectacular, con 46.100 ocupados más.

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios