EPA del cuarto trimestre

Sevilla baja de los 200.000 parados por primera vez en diez años

  • Pese a rebasar esa cota psicológica el descenso del desempleo, de 9.300 personas en el último ejercicio, es el más bajo en cinco años

  • La provincia crea 30.200 puestos de trabajo y no traduce ese empuje en una caída similar del paro por el aumento de la población activa

  • La tasa de paro se sitúa en el 20,94%, la más baja desde el cuarto trimestre de 2008

Trabajadores de la construcción Trabajadores de la construcción

Trabajadores de la construcción / Archivo

Que se se siga creando empleo y continúe bajando el paro es una muy buena noticia y, como en Sevilla -igual que en España y Andalucía- ha ocurrido así, no cabe sino calificar de positivo el cierre de 2018 en términos de Encuesta de Población Activa (EPA), que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Así, el paro se reduce en 9.300 personas respecto al último trimestre de 2017 y se incorporan 30.200 personas al mercado laboral en la provincia. Objetivamente son buenas cifras, que dejan 745.900 trabajadores en total, la cifra más alta desde el tercer trimestre de 2008, y 197.600 parados. En este último caso, es la primera vez que Sevilla baja de los 200.000 desempleados desde hace exactamente diez años.

Fuerte empuje en el último trimestre del año: se crean 20.700 empleos y el paro baja en 9.900

En gran medida, el año ha terminado bien, gracias al dato del último trimestre en comparación con el tercero. Así, en el final del año Sevilla ha generado 20.700 empleos, la mayor cifra desde 2015, y ha reducido el paro en 9.900 personas, una cifra superior incluso a la del conjunto del año.

Descenso del paro insuficiente

Cuando entramos en el detalle, reparamos en que en comparación con otros años -y con los datos de Andalucía y España- la evolución no es tan buena en algunos aspectos. Por ejemplo, el descenso del paro (9.300 personas) es el más bajo desde el inicio de la recuperación, allá por 2014, y está muy lejos de la caída de 44.100 registrada el año pasado. El retroceso es mucho menor del que cabría esperar. En porcentaje, el paro cae un 4,49% mientras que en Andalucía lo hace un 13,15% y en el conjunto de España un 12,28%. La diferencia es bastante grande.

Lo mismo ocurre con la tasa de paro, que se sitúa en el 20,94%, el nivel más bajo desde el cuarto trimestre de 2008, pero que en el último año se reduce sólo en 1,48 puntos porcentuales, frente a los 3,17 de la región y los 2,1 del conjunto de España. 

Vigorosa creación de empleo

La paradoja es que el paro baja, pero no mucho y sin embargo el empleo crece a un ritmo vigoroso. Las 30.200 personas que se incorporan al mercado laboral en 2018 suponen una cifra bastante alta: es el triple de lo que cae el número de desempleados, aunque el dato es algo menor que el de 2017, cuando la provincia generó 38.000 empleos. Además, Sevilla eleva un 4,22% la ocupación, mientras Andalucía lo hace un 3,22% y España un 2,98%.

¿Por qué sucede eso? ¿Por qué la creación de empleo va mucho mejor que la bajada del paro? La clave está en la población activa, que es el número de personas que está en disposición de trabajar o ya lo está haciendo. Ahí se incluyen todos los empleados y los candidatos a conseguir un trabajo, y no entran en este capítulo colectivos como pensionistas, estudiantes y amas de casa, que no están buscando ningún tipo de empleo.

El paro solo se reduce entre los hombres; entre las mujeres se eleva en 1.600 en el último año

Pues bien, el número de personas activas ha aumentado en 21.000 en el último año, hasta 943.500, con lo que se rompe una tendencia a la baja que se sucedía desde 2014. En conclusión: la fuerte creación de empleo hace que 30.200 personas abandonen su condición de parados, pero, a su vez, hay más de 20.000 que pasan de la inactividad a la actividad (o lo que es lo mismo, pasan a considerarse desempleadas), lo cual produce el efecto de que la reducción del paro sea menor de que podía esperarse.

La mayoría de los inactivos que pasan a la actividad son personas que estaban dedicadas a las labores del hogar. Son, concretamente, 22.100, y probablemente esa es una de las causas de que el paro aumente entre las mujeres, en 1.600 (hasta 108.200) y baje entre los hombres, en 10.900, hasta 89.400. También son ellos los que se benefician más de la creación de empleo: 20.400 del sexo masculino se incorporan al mercado laboral, el doble que del sexo femenino (10.000).

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios