Restauración Una nueva vida para el tranvía 314 de Sevilla

Sevilla

De Emvisesa a Contursa, un periodo lleno de deudas

  • La encomienda de la construcción del nuevo Fibes dejó lastrada la empresa de la vivienda

Los recibos del IBI que han prescrito datan de los años de finalización y puesta en servicio del nuevo Palacio de Congresos y Exposiciones. Una época de cambio político. Acababa la era de Monteseirín y llegaba el gobierno de los 20 concejales de Zoido. El alcalde socialista dejaba uno de sus principales proyectos sin concluir, labor que le correspondió a su sucesor.

En aquel momento, el nuevo edificio -diseñado por el arquitecto Guillermo Vázquez Consuegra- estaba controlado por el Ayuntamiento a través de Emvisesa (la empresa municipal de la vivienda), a la que en tiempos de Monteseirín se le había encomendado la construcción de las nuevas instalaciones. Durante el primer año de funcionamiento la empresa municipal recibía un canon del Consorcio por su explotación.

Esta encomienda especial dejó paralizada la actividad de Emvisesa durante años, ya que generó una deuda de 20 millones de euros, insoportable para la empresa. Conviene recordar aquí que la ampliación de Fibes se licitó por 66 millones y acabó costando 98 millones más IVA. Tal fue el débito contraído por la empresa municipal de vivienda, que la Hacienda local llegó a practicar embargos preventivos ante los impagos de diversos tributos.

Contursa operará bajo la misma marca de la nueva empresa municipal de turismo

Con el fin de paliar tal situación y en compensación por la obra de Fibes, el gobierno de Zoido ideó una operación mediante la cual entregó a Emvisesa dos parcelas colindantes con el nuevo Palacio de Sevilla Este y el Parque de Arte Sacro, un recinto levantado en época de boyantía económica y que tuvo que cambiar el fin para el que fue creado (el de albergar talleres de artesanos) ante la falta de demanda. En el momento de la entrega pesaba sobre este parque una importante hipoteca que asumía el Ayuntamiento.

En paralelo a esta operación, el gobierno del PP disolvía las dos sociedades que hasta entonces habían estado al frente del Palacio de Congresos y Exposiciones: Fibes (como gestora) y el Consorcio (como propietaria y responsable de su ampliación). Fibes, en la que además del Ayuntamiento participaban la Diputación y la Cámara de Cuentas, arrastraba una deuda cercana a los tres millones de euros. La administración provincial ya había anunciado su intención de dejar de participar en ella. En sustitución, Zoido creó una única sociedad de capital municipal: Congresos Turísticos S. A. (Contursa), encargada, principalmente, de captar eventos para Fibes.

Esta sociedad, cuya creación cuestionó en su momento el actual delegado de Turismo, Antonio Muñoz (entonces en la oposición), pasará ahora a operar bajo una misma marca junto a la nueva empresa municipal que se constituirá en sustitución del Consorcio de Turismo. Ésta será la principal sociedad pública que se creará durante el presente mandato de Juan Espadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios