Ordenanzas fiscales · El alcalde analiza las próximas cuentas y repasa la actualidad de la ciudad

Espadas anuncia una bajada del 3% en el IBI pactada con Ciudadanos

  • El alcalde recuerda que la medida deberá contar con el apoyo de otro grupo político, en referencia al PP para salir adelante.

  • Millán calcula que los sevillanos se ahorrarán 4 millones.

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, durante su intervención en el desayuno de Europa Press El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, durante su intervención en el desayuno de Europa Press

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, durante su intervención en el desayuno de Europa Press / Europa Press

Una "decisión tomada". El alcalde, Juan Espadas, anunció ayer durante un desayuno informativo organizado por Europa Press y la Fundación Cajasol una propuesta del gobierno para que las ordenanzas fiscales el próximo año incluyan una bajada del 3% en el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). Se trata de una reducción acordada con Ciudadanos que debe contar con el voto afirmativo o la abstención de un tercer grupo municipal. Espadas, que manifestó que los "principales retos" para el nuevo curso político pasan por "materializar en hechos los compromisos de mandato que permitan que los ciudadanos tengan claro" su modelo de ciudad y su proyecto para Sevilla, aseveró que la bajada de otros impuestos municipales tendrá que ser bien estudiada porque la capacidad de gasto del Ayuntamiento se verá también reducida al ingresarse menos por la plusvalía.

El mismo día que comenzó la negociación entre los grupos para sacar adelante las próximas ordenanzas fiscales, Espadas defendió que en materia de IBI, la "presión fiscal" de Sevilla está "al mismo nivel" que el marcado en 2014 por el entonces gobierno municipal del popular Juan Ignacio Zoido. "En 2014 el recibo medio del IBI era de 403 euros y hoy sigue siendo esa cantidad", aseveró el alcalde, que defendió que en el caso de las viviendas públicas promovidas por Emvisesa, la aplicación de criterios sociales motiva que este impuesto se reduzca "a cero" en determinados casos o medie una bonificación de hasta "el 95% ". "Es la mayor rebaja fiscal y social que se ha hecho en el Ayuntamiento".

Pero sobre todo, Espadas enfatizó que la negociación de las ordenanzas fiscales de 2018 arranca con la "decisión tomada" de que la propuesta de su gobierno es reducir el IBI un 3%, como cumplimiento a la "palabra" dada en el acuerdo alcanzado por el PSOE con Ciudadanos para que la formación naranja apoyase la aprobación de los actuales presupuestos municipales. Espadas consideró que se trata de una propuesta "moderada y razonable", y deslizó que será la "prueba del algodón" para el PP, principal fuerza de oposición, ya que según afirmó, Participa Sevilla e IU, quienes apoyaron su investidura como alcalde y han jugado diferentes papeles en los dos primeros presupuestos de los socialistas, no serán partidarios de "una merma de ingresos" por la reducción del IBI, lo que ceñirá el destino de esta propuesta al posicionamiento final de los populares.

Sobre una futura negociación, el alcalde consideró "inviable" rebajar el IBI hasta grados como los que reclama el grupo popular, pero ha dejado claro que no piensa "despreciar ninguna invitación a acordar" aspectos relativos a las nuevas ordenanzas fiscales. "El PP tendrá que decidir si apoya o no esta rebaja fiscal, porque si al menos se abstiene, saldrá adelante".

Tras manifestar que la propuesta del gobierno incluirá "una subida mínima" en las tarifas del Real Alcázar "para mejorar los ingresos", y que sería destinada a la conservación del patrimonio histórico de la ciudad, Espadas recordó que una reducción del IBI supondrá obviamente una "merma" en la recaudación del Ayuntamiento, toda vez que "hay determinados servicios cuyo coste efectivo y real está por debajo" de la tasa cobrada por el Consistorio a los contribuyentes, como la recogida de basuras o el agua.

Sobre las próximas cuentas, señaló que serán "muy golosos, porque en ellos los ciudadanos podrán ver claramente si se materializa o no el volumen de inversión pública que necesita la ciudad". Por ello, reclamó "responsabilidad" a las fuerzas de oposición, al objeto de que Sevilla no afronte un año de "parálisis presupuestaria".

Por su parte, el portavoz municipal de Ciudadanos, Javier Millán, afirmó que la bajada del 3% del IBI anunciada por el alcalde "lleva el sello de Ciudadanos", estimando en unos cuatro millones el coste de esta medida. En su opinión, este descenso "es razonable porque no pone en riesgo, en ningún caso, las arcas municipales en un Ayuntamiento saneado". Además, se mostró convencido de que "en ningún caso" este dinero que se dejará de ingresar será compensado con otras figuras impositivas. "No contaría entonces con el apoyo de Ciudadanos para subir impuestos", aclaró, manifestando que "el partido que baja los impuestos en España, Andalucía y Sevilla se llama Ciudadanos".

La medida, según Millán, permitirá que "haya más dinero en el bolsillo de los sevillanos, para emprender, para pagar la educación de sus hijos o para mejorar su calidad de vida. Era una de nuestras líneas rojas para sentarnos a negociar el próximo año, que iba ligada al acuerdo presupuestario y que se va a notar en el bolsillo de los sevillanos para que Sevilla sea una ciudad más atractiva y más competitiva", concluyó el portavoz naranja.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios