Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Sevilla

Espadas da marcha atrás y mantiene la unidad 'antigorrillas' de la Policía

  • El grupo especial contra los aparcacoches ilegales sigue su actividad pese a que empezó a ser desmantelado. El alcalde admitió la inutilidad del sistema actual de multas.

La unidad antigorrillas de la Policía Local se mantendrá tal y como venía funcionando hasta ahora, pese a que el alcalde, Juan Espadas, admitió la inutilidad de las multas para acabar con los aparcacoches ilegales. La Jefatura de la Policía Local llegó incluso a iniciar los trámites para disolver la unidad, cuyo nombre oficial es Grupo de Respuesta contra las Actividades Ilícitas de Aparcamiento (Graip).

Este equipo está compuesto aproximadamente por una quincena de policías, que a diario se dedican a multar a los gorrillas como infractores de la ordenanza municipal conocida como antivandálica, que prohíbe la práctica de pedir dinero a cambio de señalar un lugar de aparcamiento. Los agentes suelen patrullar principalmente por los distritos Sur, Nervión y Triana, los más afectados por la presencia de aparcacoches ilegales. A estos policías, la Jefatura les indicó hace unos días que debían dejar su trabajo contra los gorrillas y que pasarían inmediatamente a reforzar las plantillas de los distritos.

La orden respondía a unas instrucciones del delegado de Seguridad, Juan Carlos Cabrera, desarrollando las declaraciones del alcalde, Juan Espadas, en su visita a la Jefatura de la Ranilla dos días después de ser investido alcalde. En esa visita, celebrada el 16 de junio, el nuevo regidor admitía que el sistema actual de multas contra los gorrillas no servía de nada.

"El tema de los gorrillas sigue pendiente. No se ha resuelto y por tanto habrá que explorarlo. Es evidente que no se puede resolver exclusivamente desde la Policía ni sancionando. Eso se ha demostrado claramente como un fracaso. No conseguimos nada multando a gente que al final no tiene capacidad de hacer frente a la sanción. Hay que afrontarlo desde los servicios sociales y obviamente con la cooperación y el auxilio de la Policía Local. Ahí lógicamente me sentaré con los nuevos delegados de ambas áreas para ver en los puntos de la ciudad donde se produce el problema, y valorar cómo podemos abordarlo, quiénes son esas personas, de dónde son, cómo están, cuál es su situación real y a partir de ahí montar una estrategia, un operativo que permita acabar con el problema. Pero para eso hay que tener una alternativa. Si no, sencillamente desplazamos el problema de unos lugares a otros".

Espadas insistió varias veces en que la sanción es inútil e incluso deslizó que se planteaba modificar la ordenanza, aunque manteniendo las multas en determinados casos. "Es evidente que alguien incumple una ordenanza y por tanto lo debo sancionar. Mientras esté en la ordenanza es sancionable, al menos desde el criterio de los agentes de la autoridad. Evidentemente no es la solución. Siempre deberá quedar una parcela sancionadora para alguien que tenga un interés especial en seguir haciendo lo que no debe hacer, por lo que no vamos a prescindir de ello".

Los días 23 y 24 de junio, la Jefatura de la Policía Local comunicó a los agentes de la unidad antigorrillas que este grupo se disolvería y los policías pasarían a formar parte de los distritos. Sin embargo, después de que algunos medios de comunicación publicaran que el futuro Graip estaba en al aire, el Ayuntamiento dio marcha atrás y decidió mantener la unidad tal como estaba funcionando durante los últimos cuatro años.

Prueba de ello es el correo electrónico enviado por un intendente mayor, que se reproduce junto a estas líneas, en el que pide a los agentes que dejen sin efecto los emails mandados los días anteriores y que sigan funcionando de la misma forma que hasta el día de la fecha, enviando las novedades de los servicios de manera ordinaria.

Más de 20.000 multas en el pasado mandato

La Policía Local impuso más de 20.000 multas a aparcacoches ilegales a lo largo del pasado mandato, si bien no sirvieron para erradicar a los gorrillas de las calles de Sevilla. Las únicas multas que se cobraron fueron a los vovis, ya que el convenio entre la asociación PM40 y el Ayuntamiento expiró y no fue renovado. El resto no pudieron tramitarse porque los aparcacoches son indigentes y no había manera de embargarles nada. La mayoría de las denuncias fueron impuestas en el distrito Sur, el más castigado por los gorrillas, sobre todo en la zona de Bami. Nervión fue el segundo distrito en número de multas y Macarena el tercero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios