Sevilla

Esteban Ruiz, candidato a rector de la UPO: "El rector debe estar en los asuntos domésticos más importantes"

  • La reestructuración del equipo de gobierno, con la reducción de altos cargos, es una de las principales apuestas de su programa

  • Considera que la oferta de titulaciones no sólo debe basarse en el mercado, sino también en la contribución social

Esteban Ruiz, candidato a rector de la UPO. Esteban Ruiz, candidato a rector de la UPO.

Esteban Ruiz, candidato a rector de la UPO. / Juan Carlos Muñoz

Reformular la estructura de gobierno, reducir los gastos que conlleva y frenar "la inercia degenerativa" que sufre actualmente la Universidad Pablo de Olavide (UPO). Son varias de las líneas estratégicas que incluye el programa de gobierno con el que el catedrático de Antropología Social Esteban Ruiz se presenta a las elecciones a rector de esta institución académica, que se celebrarán el próximo jueves. Una carrera en la que se enfrentará en las urnas a Francisco Oliva, quien también compite por ocupar este cargo de máxima responsabilidad en la segunda universidad pública de Sevilla. 

Ruiz cuenta con bastante experiencia en gestión universitaria. No en vano, ha sido responsable de la política de profesorado en la UPO entre 2001 y 2009, primero como director general y posteriormente como vicerrector. En su faceta de investigador destacan sus proyectos y aportaciones en tres líneas prioritarias: Antropología Ambiental, Turismo Comunitario e Intervención Social. Ha desarrollado diversos trabajos de campo en Andalucía, Ecuador y las Islas Galápagos. Es autor, asimismo, de una decena de libros y numerosos artículos de relevancia internacional. En la actualidad participa en dos proyectos de investigación. 

En la presentación que hizo de su candidatura empleó un término que no pasó inadvertido: "inercia degenerativa". Con este concepto, Ruiz se refiere a "la evolución de una institución en la que se ha ido erosionando la comunicación y el liderazgo", una tendencia que, en su opinión, no puede "achacarse" exclusivamente al actual gobierno, ya que "viene de antiguo". Situación de la que también tiene responsabilidad "la propia comunidad universitaria en su conjunto".

Para este catedrático, se han empezado a tomar "maneras de universidad grande" en lo que respecta al funcionamiento, "cuando somos una universidad pequeña en un campus único que puede funcionar de manera más cohesionada, ágil y eficaz". Se trata, en definitiva, de una "inercia" que, de ganar las elecciones, Ruiz quiere "revertir" el próximo mandato.

Con el fin de lograr dicho objetivo, el programa de este candidato reformula también el papel "clásico" que hasta ahora han otorgado todas las universidades públicas al rector. "El rector debe estar en los asuntos domésticos más importantes, debe tener otro perfil complementario al papel de representante de toda la comunidad", explica Ruiz, quien recuerda que desde este cargo se gestionarán directamente dos áreas de gobierno, la de la comunidad universitaria y la oferta académica. 

En la primera de ellas, la intención se centra en "resolver" dos problemas que, a juicio de este candidato, "dificultan el desarrollo como universidad". Se trata de la dotación de plantilla y la promoción profesional de personal docente y de investigación (PDI) y el de administración y servicios (PAS). El otro frente en el que debe trabajarse es en mejorar la representatividad y participación efectiva del estudiantado en las decisiones de la universidad.

El segundo departamento cuya gestión recaería directamente en el rector es la oferta académica que, a nivel de todas las universidades andaluzas, ha sido cuestionada severamente por un informe encargado por la Junta a una consultora externa. En este sentido, Ruiz puntualiza que "las enseñanzas de una universidad deben conjugar dos elementos: la demanda del mercado laboral y la formación de personas, no podemos olvidar ninguno de ellos". "Una universidad pública debe responder al mercado, por supuesto, pero también a la sociedad en general, que trasciende al mercado", refiere este catedrático de Antropología Social, que incide en que las titulaciones de la UPO deben ser "revisadas". "Tenemos que reflexionar sobre sus perfiles y la demanda de estudiantes que tienen, y a partir de ahí desarrollar una propuesta a medio plazo de nuevas titulaciones y fortalecimiento de las ya existentes, siendo autocríticos pero con una idea clara de cuál es nuestra misión social, y sin perder de vista a la sociedad", abunda.

Uno de los anuncios que más ha llamado la atención durante su campaña es la intención de su candidatura de reducir los cargos de gobierno. Ruiz detalla que la actual estructura no se ha traducido en una mejor manera de gestionar la UPO. Al contrario, ha supuesto "alejar" al PAS y a los estudiantes en la toma de decisiones. "El modelo de gobierno actual resulta a estas alturas insuficiente", de ahí que se proponga este cambio con un ahorro aparejado, que "es la consecuencia, no la causa, aunque, eso sí, no es precisamente menor", advierte el candidato, quien admite que esta propuesta pueda resultar "chocante", pues hasta ahora, "repartiendo cargos se han construido candidaturas". "Nosotros no tenemos nada que ver con eso", subraya. 

Ruiz defiende que aún se mantienen los pilares principales sobre los que se fundó la UPO a finales de los 90: el compromiso social, docente e investigador para ayudar y formar a las personas. Una base sobre la que ahora, de resultar ganador el próximo jueves, trabajarán para hacer una universidad "más plural y abierta, en la que caben muchos perfiles de profesorado y de personal administrativo, y por supuesto, en el que hay que reconocer maneras muy diversas de ser estudiante de la UPO".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios