Sevilla

Fomento plantea semicubrir la vía de Amate a Padre Pío

  • Las pantallas antirruido convencionales no sirven para pisos altos, reconoce el Ministerio

Pantallas acústicas convencionales en la SE-30 a la altura de Santa Clara. Pantallas acústicas convencionales en la SE-30 a la altura de Santa Clara.

Pantallas acústicas convencionales en la SE-30 a la altura de Santa Clara. / víctor rodríguez

El Gobierno, a través del Ministerio de Fomento, ha admitido "los problemas de contaminación acústica" que provoca la SE-30 y reconoce que en las zonas con edificios altos -de 5 a 8 plantas- "se está estudiando la posible instalación de pantallas curvas como solución a la problemática existente en esta zona ya que las pantallas antirruido convencionales no resuelven el problema en los pisos más altos". Estos planes han sido desvelados en una respuesta por escrito a la senadora andaluza de Podemos María Isabel Mora enviada en mayo.

Ese tipo de pantallas curvas especiales se plantea para algo más de un kilómetro: el tramo que va de los kilómetros 3,460 a 4,680 de la SE-30, es decir, desde Amate a Padre Pío-Palmete. Su coste estimado es de 5,7 millones de euros, según ha podido saber este periódico.

Esas pantallas curvas especiales contra el ruido son en realidad semicubiertas de un tramo concreto de la carretera, como las que funcionan en Bilbao y son mucho más caras que las convencionales. El coste de la estructura puede alcanzar de 150 a 175 euros el metro cuadrado, según una consulta realizada por este periódico a la Asociación Nacional de Industriales de Pantallas y Dispositivos Antirruido (Anipar).

Por lo demás, hay otros cinco puntos de la SE-30 donde se prevé instalar pantallas antirruido convencionales (de 3 a 4,5 metros de altura), combinadas en algunos casos con pavimentos fonorreductores, que reducen el ruido. Cuatro de estas pantallas se proyectan en los primeros puntos kilométricos de esta vía a la altura del enlace con la A-4: punto kilométrico 0,0-1,230; 0,900-1,380; 2,440-2,920; y 2,920-3,460. Y la quinta a la altura de Camas: punto kilométrico 17,300-19,640. El coste de estas cinco actuaciones supera los 2 millones de euros.

El Gobierno reconoce que buena parte de la SE-30 está calificada como "zona como de alto conflicto por el elevado número de personas expuestas a niveles de ruido por encima de los objetivos de calidad acústica" y explica que propone actuaciones que denomina "complejas" en esas zonas más afectadas con pisos altos ya citados aun cuando "pueden exigir inversiones económicas importantes e incluso modificaciones importantes de la infraestructura".

Estas actuaciones forman parte del Plan contra el Ruido aprobado provisionalmente (ahora está en fase de información pública) para cumplir lo establecido para la segunda fase de aplicación de la Directiva Europea 2002/49/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de junio de 2002, sobre evaluación y gestión del ruido ambiental, y de conformidad con lo dispuesto en la Ley 37/2003, de 17 de noviembre, del Ruido, así como el Real Decreto que la desarrolla (Real Decreto 1513/2005, de 16 de diciembre).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios