Urbanismo Frenazo a las obras del nuevo mercado de la Puerta de la Carne

  • La empresa negocia con la Gerencia un modificado del proyecto tras las catas arqueológicas.

Varias personas pasan por la entrada principal del antiguo mercado de la Puerta de la Carne. Varias personas pasan por la entrada principal del antiguo mercado de la Puerta de la Carne.

Varias personas pasan por la entrada principal del antiguo mercado de la Puerta de la Carne. / José Ángel García

Los vecinos de San Bernardo no contarán el próximo Otoño con un centro de cultura, ocio y gastronómico en el antiguo Mercado de la Puerta de la Carne. Las conclusiones de las catas arqueológicas y freáticas han obligado a la adjudicataria a preparar un nuevo proyecto que se encuentra ultimando con los técnicos de la Gerencia de Urbanismo. El intercambio de ideas se viene sucediendo desde hace al menos mes y medio. Los cambios afectarán a distintos espacios de un edificio que cuenta con 5.659 metros cuadrados y un nivel de protección B. A la demora que están sufriendo los trabajos para levantar el inmueble hay que sumar que el periodo de ejecución sobrepasará los doce meses previstos. El reformado ya se encuentra en la mesa del secretario municipal a la espera de su visto bueno para reanudar la esperada rehabilitación. La calle Pedro Roldán sigue ocupada por el cajón de obra, lo que impide el tránsito de vehículos.

El centro de cultura, ocio y gastronómico no abrirá hasta después del verano de 2019

Los expertos llegaron a varias conclusiones importantes después de esas catas arqueológicas. A la vista de los resultados de la primera fase, la segunda partirá de las siguientes reflexiones: en contra de las hipótesis iniciales, las estructuras del matadero desde su fundación se conservan de tal manera que es posible la comprensión espacial del mismo. Ello ha supuesto que no haya sido posible excavar hasta la cota -4 en la mayoría de la superficie. A nivel estrictamente científico, la propuesta es continuar con la excavación arqueológica (no un mero seguimiento) hasta registrar las estructuras del matadero que se conserven en el resto del edificio. Del mismo modo, en aquellas zonas libres de estructuras proponen que sean rebajadas mecánicamente hasta la cota de afloramiento de los muros islámicos (entre -3 y -3.5m) con la finalidad de documentar de la manera más extensa posible este contexto de ocupación.

Un cajón de obra ocupa toda la calle Pedro Roldán. Un cajón de obra ocupa toda la calle Pedro Roldán.

Un cajón de obra ocupa toda la calle Pedro Roldán. / José Ángel García

En el expediente se apunta que “estos desmontes son especialmente necesarios para la extracción del segmento del muro de la fachada sur que será musealizado”. Paralelamente se procederá a preservar y retirar un tramo de seis metros del muro de fachada Sur (el mejor conservado) así como alguno de los pilares de la fachada Norte. Los objetivos concretos de esta segunda fase son las documentaciones de los contextos de ocupación musulmana en la máxima extensión posible. Insistiendo en la hipótesis inicial de zona en cierto modo aislada de la ciudad hasta la apertura de la puerta de la Carne; operaciones de replanteo y construcción del matadero a fines del silo XV; y el estudio de la evolución constructiva y funcional del edificio industrial a lo largo de su dilata pervivencia.

El modificado contempla cambios en distintos espacios de un edificio con nivel de protección B

El Mercado de la Puerta de la Carne lucirá diferente respecto a la idea inicial. El principal cambio que fue presentado por la empresa hace más de un año afectará al espacio reservado para actividades culturales, que ganará 935 metros cuadrados en la planta sótano. Se incorporan 475 metros cuadrados para una sala multiusos, 79 m2 como sala de exposiciones y 116 m2 para vestíbulo. El acuerdo entre la concesionaria y el Ayuntamiento incluye que el Instituto de Cultura y Artes de Sevilla (ICAS) podrá utilizar el espacio cultural del inmueble durante un 20% del tiempo de explotación para el desarrollo de actividades culturales municipales. Con una inversión de 7,5 millones de euros, los trabajos en el edificio de arquitectura racionalista que fue construido entre 1927 y 1929 bajo el diseño de los arquitectos Gabriel Lupiáñez Gely y Aurelio Gómez Millán deben continuar por levantar la estructura del inmueble. El mal estado del hormigón obligará a reconstruir la zona central del mercado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios