Sevilla

El rector de la Hispalense defiende la "absoluta inocencia" del consejero de Economía

La Universidad de Sevilla mostró ayer su "máximo respeto" a la Justicia y reiteró su disposición para esclarecer los hechos investigados al asegurar que ha actuado en todo momento "conforme a derecho, atendiéndose siempre la legalidad vigente". Así lo expresó el rector de la institución académica Miguel Ángel Castro, durante la lectura de un comunicado.

No obstante, el rector lamentó "profundamente" que se confundan "procedimientos administrativos con actuaciones que pudieran derivar en consecuencias penales". "Resulta llamativo que el Colegio de Arquitectos de Sevilla utilice la denuncia ante la Fiscalía cuando al mismo tiempo, y por los mismos hechos, ha acudido a la vía contencioso-administrativa, donde ha mantenido y mantiene litigios en diversas materias".

La denuncia del Colegio de Arquitectos, según Castro, estuvo motivada por "el desarrollo fragmentado del proyecto de construcción del Centrius" ante la falta de fondos públicos estables y continuos.

El rector aclara que "no hay imputación ni acusación" y defiende la labor realizada por Antonio Ramírez de Arellano durante su etapa como vicerrector de Infraestructuras y, posteriormente, rector; así como "su buen hacer y honorabilidad". "Tengo absoluta convicción de su inocencia".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios