Sevilla

La Hispalense suspende al catedrático condenado y le prohíbe entrar a la facultad

  • Toma la decisión a primera hora de la tarde tras haberle sido notificada la sentencia, que lamenta haber conocido a través de los medios de comunicación.

Comentarios 3

La Universidad de Sevilla ha decidido suspender "de toda actividad académica" al catedrático Santiago Romero con "carácter inmediato", e, incluso, le ha prohibido acceder a la Facultad de Ciencias de la Educación, centro del que fue decano durante 12 años.

Según ha explicado la Hispalense en un breve comunicado, una vez que ha recibido en el transcurso de este martes la sentencia del Juzgado de lo Penal número 2, y tras estudiarla, ha decidido "reabrir el procedimiento sancionador" contra el catedrático, condenado a siete años de prisión por tres delitos de abusos sexuales y uno de lesiones cometidos sobre dos profesoras y una becaria de investigación. La Universidad abrió este expediente por primera vez después de que las víctimas de los abusos denunciasen a la institución académica los hechos, pero fue archivado tras el inicio de la instrucción del procedimiento penal.

Santiago Romero suspendió ayer por la tarde las clases que tenía programadas para la mañana de este martes en la facultad de Ciencias de la Educación, según han informado varios de sus alumnos, a pesar de que aún no había sido cesado por la Universidad.

La Hispalense ha reconocido por la mañana que tuvo conocimiento de la sentencia contra el catedrático a través de los medios de comunicación, noticia que ha recibido con "estupor". La institución elevó a primera hora de la mañana una reclamación urgente para que con inmediatez la sentencia, de ser cierta, fuese notificada a la institución "dada la alarma social que ha provocado tras ser difundida por los medios de comunicación antes de que la Universidad de Sevilla, aun siendo parte implicada, la haya recibido", según ha señalado la Hispalense.

El acusado ha sido condenado a dos años de cárcel por cada uno de los tres delitos de abusos sexuales cometidos sobre las víctimas, que incluso tuvieron que dejar la universidad, y un año de prisión por el delito de lesiones.

El juzgado ha aplicado la atenuante de dilaciones indebidas por el retraso "indebido" del procedimiento, ya que hay que tener en cuenta que los hechos ocurrieron entre los años 2006 y 2010 y el juicio, finalmente, no se celebró hasta el pasado año 2016.

Asimismo, el juzgado ha condenado al catedrático a pagar una indemnización total de 110.000 euros a las tres víctimas -30.000 euros a dos de ellas y 50.000 euros a la profesora que además ha sufrido las lesiones psicológicas- y ha declarado responsable civil subsidiaria a la Universidad de Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios