Investigación

El Hospital de Valme participa en tres ensayos internacionales de un antiviral contra el Covid

El doctor Nicolás Merchante, en el centro, junto al equipo de profesionales del grupo de investigación y representantes de otros servicios participantes en estos ensayos.

El doctor Nicolás Merchante, en el centro, junto al equipo de profesionales del grupo de investigación y representantes de otros servicios participantes en estos ensayos.

Junto a las vacunas, continúa el reto de los tratamientos contra el Covid-19. En plena sexta ola de coronavirus, con récord de positivos por la irrupción de la nueva variante Ómicron y una creciente presión hospitalaria, el mundo entero sigue estudiando cómo tratar de controlar las oleadas de contagios y su impacto en la salud de los infectados. También desde Sevilla. El Grupo de Investigación Clínica en Enfermedades Infecciosas y Microbiología del Hospital de Valme ha logrado acceder a los tres ensayos internacionales para un fármaco oral que actúe de antiviral contra el virus del Sar-Cov-2 entre la población infectada o con riesgo de infectarse, convirtiéndose en el único centro sevillano participante en esta línea de investigación y uno de los dos andaluces en conseguirlo.

El camino no ha sido fácil, destaca su coordinador, el especialista en Enfermedades Infecciosas y Microbiología, Nicolás Merchante Gutiérrez, que destaca la “alta competitividad” entre los centros y la “exigencia” de circuitos asistenciales adaptados a los perfiles de los ensayos “en tiempo récord” como las principales dificultades para acceder a los mismos. Es por tanto que la presencia del grupo de investigación sevillano en estos tres ensayos de carácter mundial supone un mayor reconocimiento a la excelencia investigadora de sus profesionales.

El tratamiento en sí consiste en la administración por vía oral del antiviral Paxlovid, de la farmacéutica Pfizer, que se trata de una pastilla que combina un nuevo medicamento denominado nirmatrelvir con uno más antiguo llamado ritonavir. Su peculiaridad, el estudio de sus efectos en tres escenarios clínicos diferentes: pacientes con Covid leve; en poblaciones de alto y bajo riesgo; y en la prevención de contactos directos de un positivo no vacunados.

Para ello, el perfil de los participantes se amplía desde pacientes ambulatorios, es decir, positivos en Covid no hospitalizados, lo que implica una mayor dificultad de identificación y reclutamiento, a personas no vacunadas en riesgo de contagio por contacto estrecho de un positivo, “siendo también más laboriosa esa búsqueda de pacientes externos al hospital”, apunta el facultativo coordinador de los ensayos en el centro. Sin embargo, estos condicionantes no han sido óbice para el esfuerzo por acceder a ellos. “Nuestra participación en líneas punteras internacionales tiene como satisfacción el beneficio que podemos generar en nuestros pacientes ya que, gracias a ello, están pudiendo acceder a nuevas terapias que no están al alcance de todos, puesto que se encuentran en fase experimental”, argumenta.

Los ensayos, que se iniciaron el pasado mes de agosto, se encuentran en diferentes etapas de investigación. Como apunta su coordinador, el primero, ya finalizado, estudió el tratamiento para Covid leve en las fases iniciales, como prevención hacia la hospitalización y muertes. El tercero se encuentra interrumpido, pendiente de prolongarse o darse por terminado, debido a sus buenos resultados. Se extrapola al tratamiento con este fármaco de dos tipos de poblaciones de alto riesgo y de bajo riesgo. Mientras que el segundo es el que actualmente se encuentra abierto, centrándose en la prevención de la infección en los convivientes no vacunados y contactos estrechos de una persona diagnosticada de Covid-19.

El coordinador del Grupo de Investigación Clínica en Enfermedades Infecciosas y Microbiología del Hospital de Valme, Nicolás Merchante. El coordinador del Grupo de Investigación Clínica en Enfermedades Infecciosas y Microbiología del Hospital de Valme, Nicolás Merchante.

El coordinador del Grupo de Investigación Clínica en Enfermedades Infecciosas y Microbiología del Hospital de Valme, Nicolás Merchante. / H. U. V.

Junto al doctor Merchante Gutiérrez, al frente de estos ensayos destaca el trabajo en equipo de los otros seis facultativos que conforman el grupo de investigación clínica de Enfermedades Infecciosas –el jefe de la unidad, Juan Corzo; la también coordinadora Eva León; Pedro Martínez; Marta Trigo; Reinaldo Espíndola; Miguel Rodríguez; y la enfermera Rocío Herrero–, además de la colaboración de otro grupo de facultativos y enfermeros de plantas de hospitalización Covid, Urgencias, UCI, Microbiología y Farmacia del hospital, más el apoyo de Atención Primaria del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla, con profesionales de centros de salud, epidemiólogos y de urgencias. Todo ello unido a la coordinación con el Laboratorio de Microbiología del Valme, al frente del facultativo Samuel Bernal, para conocer la notificación de positivos; la coordinación con urgencias hospitalarias para cribar a los pacientes susceptibles de entrar en los ensayos; y la implicación de la figura de los rastreadores.

Prestigio investigador

La fundación del Grupo de Investigación Clínica en Enfermedades Infecciosas y Microbiología del Hospital de Valme, muy presente entre las principales redes internacionales de investigación en el ámbito infeccioso, y que está detrás de este ambicioso proyecto, fue inmediatamente anterior a la declaración de la pandemia. Una situación que acrecienta el prestigio de unos profesionales que han tenido que compatibilizar en los últimos dos años una elevada labor asistencial en primera línea Covid junto a la investigadora.En el balance de su actividad durante este tiempo, incluyendo estos tres últimos estudios, computan la participación en siete ensayos clínicos (Covid y no Covid), tanto de carácter académico (financiados de forma pública por la Consejería de Salud), como en ensayos de la mano de la industria. Y ya para este año tiene previsto participar al menos en cuatro ensayos académicos más no relacionados con Covid.

Por su parte, también este grupo ha llevado a cabo una producción científica paralela, destacando así su liderazgo en tres publicaciones y su colaboración en otras tres en revistas científicas internacionales de primer nivel.

Su prestigio ha favorecido su inclusión en redes de investigación a nivel internacional. Es el caso de la Red Europea impulsada como respuesta a la pandemia, con activación de ensayos clínicos colaborativos a los cuales Valme ha logrado acceder. Y, a nivel regional, es visible la participación y actividad del hospital sevillano en la Red Ancraid, impulsada desde la Consejería de Salud. Se trata de la Red Andaluza de Ensayos Clínicos de Enfermedades Infecciosas, coordinada por el facultativo del Hospital Virgen Macarena Jesús Rodríguez Baño.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios