Investigación y coronavirus

El Valme potencia la investigación en pandemia con la creación del primer grupo Covid

  • El equipo de Medicina Interna compagina la labor asistencial con el primer estudio científico de este grupo sobre las diferentes estrategias terapéuticas frente al virus

Integrantes del Grupo de Investigación COValme Group Study con el jefe de Medicina Interna, José Antonia Mira, y el coordinador del grupo, Ángel García, por la derecha.

Integrantes del Grupo de Investigación COValme Group Study con el jefe de Medicina Interna, José Antonia Mira, y el coordinador del grupo, Ángel García, por la derecha. / H. U. V.

El Hospital de Valme apuesta por la investigación durante la pandemia. Prueba de ello es la creación de un nuevo grupo centrado en el Covid-19 puesto en marcha en plena crisis sanitaria por el servicio de Medicina Interna donde sus profesionales han compaginado la investigación con la asistencia diaria en primera línea.

La amplia experiencia de este equipo y los buenos resultados de su primera producción científica sobre estrategias terapéuticas contra el virus han sido motivo de publicación en la revista de gran impacto científico internacional Journal of Clinical Medicine.

El grupo COValme group study está conformado por una veintena de médicos especialistas y residentes en Medicina Interna del hospital con la colaboración activa del servicio de Reumatología. Su coordinador, el internista Ángel García García, destaca que se trata de "una iniciativa que ha dispuesto de una sobresaliente acogida" en todo el ámbito sanitario, contando con el apoyo estrecho de la enfermería junto a la colaboración interdisciplinar de los servicios de Farmacia, Laboratorio de Bioquímica y Laboratorio de Microbiología. "Podemos decir que es el resultado de una red de colaboración tejida con la labor incansable de los clínicos, como cara visible de nuestros pacientes, junto con servicios de apoyo", define el especialista.

El primer fruto de este nuevo grupo de investigación y que ha sido motivo de publicación en la citada revista internacional con considerable impacto científico se corresponde con la dirección de un estudio basado en la comparación de estrategias terapéuticas diferentes frente al Covid-19. "Esta línea de investigación nace como consecuencia de la escasez de evidencia científica sólida que tuvieron que afrontar los clínicos durante la pandemia, aderezada con la variabilidad terapéutica", destaca su coordinador.

El internista Ángel García con la supervisora de Medicina Interna de la 7ª izquierda, convertida en una de las Unidades Covid en pandemia. El internista Ángel García con la supervisora de Medicina Interna de la 7ª izquierda, convertida en una de las Unidades Covid en pandemia.

El internista Ángel García con la supervisora de Medicina Interna de la 7ª izquierda, convertida en una de las Unidades Covid en pandemia. / H. U. V.

En concreto, el estudio denominado Anakinra versus Baricitinib: estrategias diferencias para pacientes hospitalizados con Covid-19 parte de la deficiente evidencia científica sobre tratamientos estandarizados para combatir el coronavirus con el ritmo frenético de propuestas terapéuticas mundiales. En él se compara de forma retrospectiva dos estrategias de tratamiento llevadas a cabo en los servicios de Medicina Interna de dos hospitales de la provincia de Sevilla: Valme y el Hospital de la Merced de Osuna. Dos centros cercanos, pero con el desarrollo de algoritmos diferentes. Ambas pautas de tratamiento tienen en común el uso de corticoides junto con inmunomoduladores. Así, mientras Valme utiliza el fármaco anakinra, Osuna aplica el baricitinib.

La droga anakinra se empezó a usar en el Valme justo al inicio de la pandemia desde el servicio de Reumatología y a través de su responsable, el doctor José Luis Marenco de la Fuente, quien propuso la utilidad de tratamientos basados en corticoides e inmunomoduladores dado el patrón de comportamiento similar del Covid-19 a otras enfermedades inflamatorias sistémicas.

Aunque ambos fármacos motivo de este análisis utilizan diferentes mecanismos de acción, los dos comparten características similares: vida media corta, facilidad en la administración y escasos efectos adversos. En estas dos estrategias terapéuticas, seguidas en un conjunto de 350 pacientes, los internistas no observaron diferencias en la supervivencia. No obstante, sí destacan que, cuanto más precoz fue el inicio del tratamiento, se reporta una mejor evolución clínica entre los pacientes infectados con necesidades de oxigenoterapia.

Desde la jefatura de Medicina Interna del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla, se subraya el valor añadido de la creación de un grupo de investigación dentro de una Unidad Covid y en plena pandemia, donde la presión asistencial y la complejidad clínica han sido muy elevadas. "Ha supuesto revertir la amenaza de un virus letal en una oportunidad para intentar sumar y contribuir en el avance científico, apostilla el jefe del servicio de Medicina Interna del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla, José Antonio Mira Escarti.

Por otro lado, al margen del Covid, el Hospital de Valme cuenta además con otros dos equipos de investigación muy activos existentes con anterioridad a la pandemia. Uno centrado en ensayos clínicos sobre patologías cardíacas y metabólicas, coordinador por el investigador Antonio Reyes y otra segunda línea de investigación centrada en fragilidad y pluripatologías coordinado por Salvador Vergara desde Medicina Interna del Hospital El Tomillar, adscrito a este servicio clínico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios