Avance médico en Sevilla

El Valme aplica con éxito una técnica pionera para eliminar tumores benignos de próstata

  • Urólogos del hospital sevillano utilizan por primera vez en Andalucía un nuevo abordaje quirúrgico de esta patología con cirugía laparoscópica

Juan Leal, a la izquierda, junto al doctor Francisco Rivera, compañero de equipo y también urólogo laparoscopista con amplia experiencia. Juan Leal, a la izquierda, junto al doctor Francisco Rivera, compañero de equipo y también urólogo laparoscopista con amplia experiencia.

Juan Leal, a la izquierda, junto al doctor Francisco Rivera, compañero de equipo y también urólogo laparoscopista con amplia experiencia. / H. U. V.

Más rápida, menos invasiva y novedosa. La cirugía de mínima invasión se ha convertido en una estrategia asistencial de máxima relevancia dentro del campo de la Urología. Un equipo de especialistas del Hospital de Valme ha realizado con éxito un nuevo abordaje quirúrgico de la hiperplasia benigna de próstata, aplicando de forma innovadora la técnica laparoscópica que permite extirpa tumores benignos sin necesidad de utilizar el bisturí, quitando la mínima porción del órgano, y reduciendo las posibles complicaciones y el número de días que el paciente debe permanecer ingresado después de la intervención.

El doctor Juan Leal Lombardo, urólogo que ha realizado la intervención quirúrgica. El doctor Juan Leal Lombardo, urólogo que ha realizado la intervención quirúrgica.

El doctor Juan Leal Lombardo, urólogo que ha realizado la intervención quirúrgica. / H. U. V.

"El principal logro son los satisfactorios resultados obtenidos en un paciente de 66 años, con una hora y media de quirófano, sin complicaciones postquirúrgicas y sólo 48 horas de ingreso hospitalario", explica el doctor Juan Leal Lombardo, urólogo que ha realizado la intervención quirúrgica en el Valme, primer centro en Andalucía donde se ha realizado este abordaje, que también advierte de la elevada complejidad de la intervención determinada por "su difícil curva de aprendizaje, alta precisión y especialización para que los urólogos la materialicen".

La hiperplasia benigna o adenoma de próstata es una enfermedad habitual en los hombres a partir de los 50 años, cuya incidencia se ha incrementado al aumentar la esperanza de vida. Consiste en un aumento del tamaño de la próstata que presiona la uretra y dificulta la salida de orina y supone un alto porcentaje del global de la patología urológica, cuya dolencia merma la calidad de vida.

La aplicación de la laparoscopia al tratamiento quirúrgico de esta patolología está indicada en casos excepcionales de pacientes con próstatas de gran volumen. Este hecho condiciona que dejen de ser candaditos a cirugía endoscópica transuretral y el manejo habitual sea a través de la cirugía abierta. Por tanto, la adenomectomía prostática laparoscópica, denominación que recibe este procedimiento, supone una alternativa a la práctica clínica habitual con el aporte de numerosas ventajas y beneficios asistenciales frente a la cirugía abierta: menos complicaciones postquirúrgicas, tales como infecciones o transfusiones sanguíneas, menos dolor, más pronta recuperación y menos estancia hospitalaria, reduciendo de una semana a dos días. Una ventaja, esta última, que se traduce en el contexto sanitario actual con un valor añadido, dado que suma la alta resolución en tiempos de pandemia, donde es prioritaria la disponibilidad de recursos en hospitalización, al reducir en un 70% el tiempo del ingreso postoperatorio.

La técnica cuenta con un valor añadido en tiempos Covid al acortar en un 70% la estancia hospitalaria

El doctor Leal Lombardo también añade como ventaja el no requerimiento de inversión en material o equipamiento electromédico de vanguardia para la aplicación de esta innovación quirúrgica, dado que su instauración se centra en la experiencia y alta capacitación del urólogo para materializar esta cirugía. Asimismo, este equipo de profesionales destaca "cómo a través de esta intervención se permite ampliar el campo de las posibilidades de la cirugía mínimamente invasiva, sumando beneficios en eficacia, eficiencia y calidad asistenciales".

A la vanguardia en cirugía urológica mínimamente invasiva

El abordaje quirúrgico por vía laparoscópica supone un reto técnico importante, puesto que a través de una elevada capacitación profesional se logra sustituir a la cirugía convencional por las ventajas aportadas por técnicas menos agresivas. Durante la última década, el servicio de Urología de este centro, dirigido por Carlos Reina, ha incorporado técnicas novedosas mediante una alta cualificación profesional en beneficio de los pacientes.

Recientemente, materializó otro gran avance en cirugía renal mínimamente invasiva a través de la aplicación de una novedosa técnica laparoscópica, la retroperitoneoscopia. Un abordaje que sustituye el acceso a través de la cavidad abdominal por la posterior del abdomen o lumbar mediante el espacio del retroperitoneo que da nombre a esta técnica.

El Hospital de Valme cuenta en su cartera de servicios con un ambicioso programa de cirugía laparoscópica y una amplia especialización para su aplicación en el abordaje de tumores urológicos: cáncer de vejiga, próstata, riñón y vías urinarias. Actualmente, Valme es uno de los centros hospitalarios andaluces con el abanico más completo para el abordaje mínimamente invasivo en la especialidad de Urología, lo cual favorece la mejora continua de los resultados en salud. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios