Ignacio Guerrero | Presidente de la Unión Médica Profesional

"El Covid-19 destapará las grandezas y miserias del sistema sanitario"

  • La pandemia ha vaciado las consultas médicas privadas y ha situado a este colectivo profesional, autónomos en su mayoría, en una difícil situación que lo ha empujado a exigir por carta al Gobierno ayudas para evitar un cierre masivo

El doctor Ignacio Guerrero, presidente de la Unión Médica Profesional. El doctor Ignacio Guerrero, presidente de la Unión Médica Profesional.

El doctor Ignacio Guerrero, presidente de la Unión Médica Profesional. / José Manuel Vidal / Efe

El doctor Ignacio Guerrero conoce muy bien el sistema sanitario privado. Fue el fundador de la Asociación Profesional de Oftalmólogos Españoles, que preside, y hace unos meses ha puesto en marcha desde Sevilla la Unión Médica Profesional, que aspira a convertirse en la patronal de estos médicos de ejercicio libre “y a recuperar el control y autoridad en la sanidad privada”. Andalucía es la tercera comunidad con mayor peso de la medicina privada de España. Sólo en Sevilla se estima que ejercen unos 1.700 médicos actualmente cuya situación ha complicado bastante la epidemia.

–¿Cuál es la situación de los profesionales que ejercen la medicina privada en esta pandemia?

–Estamos muy afectados por los compañeros que están en primera línea de combate, y a disposición de las autoridades sanitarias. Cerca de un 60% trabaja también en la pública y casi todos están movilizados.

–¿Cuentan con protección?

–En la sanidad privada hay que diferenciar los grandes hospitales, que ya están bajo la dirección única, y los miles de pequeños centros y consultas que hay por toda la geografía española. Los medios son escasos y casi artesanales, más propios de países del Tercer Mundo que de un país que presume de la mejor sanidad del mundo. Esto demuestra que tenemos los mejores médicos del mundo con los peores gestores.

–¿Qué protocolos están siguiendo en estos momentos?

–Los ya aprobados. No propagar el contagio y atender sólo las consultas urgentes y no demorables para contribuir al confinamiento que de forma ejemplar estamos siguiendo en un país que está derribando muchos tópicos, demostrando que somos un gran país históricamente muy mal gobernado.

–Muchas consultas han tenido que prescindir del personal auxiliar, ¿cómo están funcionando?

–Las consultas y clínicas están abiertas porque no se pueden acoger al Real Decreto, pero sin medios de protección hemos tenido que enviar a casa al personal auxiliar y son los médicos los que estén atendiendo vía telefónica a los pacientes para lo urgente.

"Hay miles de centros y consultas repartidas que están trabajando con medios más propios del Tercer Mundo”

–¿No cabe la posibilidad de ERTEs en este sector?

–Pensamos que sí, pero nos dejaron un poco perplejos al recibir órdenes contrapuestas: por un lado nos dicen que no propaguemos el contagio y nos han quitado los medios de protección de que disponíamos y por otro nos dicen que podemos seguir abiertos para atender urgencias.

El oftalmólogo Ignacio Guerrero. El oftalmólogo  Ignacio Guerrero.

El oftalmólogo Ignacio Guerrero.

–¿Cuánto tiempo cree que pueden seguir así?

–Los grandes hospitales están intervenidos y podrán facturar al Estado los gastos que se están generando cada día de la lucha contra la pandemia. Los centros de tamaño medio pero con cargas y gastos importantes no creo que puedan resistir mas allá de un mes o a lo sumo dos. Las consultas particulares quizás puedan aguantar más porque muchas de ellas tienen unos gastos menores.

–Cuando se habla en médicos privados difícilmente pensamos en autónomos.

–Los médicos de sanidad privada somos unos 50.000 en España y sólo el 5% tiene contrato laboral. Un 40% compagina pública y privada y los más expuestos son el 55% que sólo ejerce en la privada como autónomos y como falsos autónomos.

–¿A qué se refiere?

–Los grandes grupos aseguradores y asistenciales operan sin soportar cargas laborales y ahorrándose los costes de las estructuras fijas y de las instalaciones en un modelo de intermediación donde los médicos lo ponen todo, menos el precio a su trabajo, que lleva 30 años intervenido y congelado en unos baremos indignos que echarían por tierra la imagen que la sociedad tiene de la medicina privada como la pariente rica.

"Los grandes hospitales privados facturarán al Estado, pero los centros medios no aguantarán más de dos meses”

–¿Quién gana el dinero?

–Lo que empezó como un modelo magnífico que acercaba la sanidad privada a millones de españoles a precios muy ajustados y que descargaba a una sanidad pública debilitada por los recortes acabó siendo un negocio muy atractivo para los grandes grupos de inversores de la banca y del capital riesgo que exprimen el modelo aplicando técnicas financieras y políticas comerciales que acaban soportadas por los médicos, que una vez más y como pasa en la pública, ven reducidos sus márgenes. Ahora mismo están en un ratio de menos de 10 euros netos por paciente y consulta.

–Y a pesar de ello un 75% de los médicos privados facturan en compañías de seguros.

–Realmente es la historia de una traición. En los años 90 todos los médicos podíamos trabajar en los cuadros médicos de las compañías y fuimos sus principales aliados para que crecieran cada año las pólizas de seguro de salud. Era una forma de socializar el riesgo de modo que, con unos baremos negociados, ampliar el número de pacientes de la sanidad privada con un modelo de riesgo solidario como el sistema público pero de provisión privada. Ahora las grandes compañías ejercen una posición dominante en el mercado privado, porque aprovechando los recortes de la pública y sus listas de espera, han alcanzado los 10 millones de asegurados que se unen a casi 2 millones de mutualistas del Estado, siendo de facto los que administran los fondos de los pacientes. Y ya sabemos que quien tiene el dinero, tiene el poder.

–¿Cuánto ha caído la facturación de médicos privados este mes?

–Desde mediados de marzo estimamos que la facturación de los autónomos ha caído un 95% y que en abril la situación será dramática si no se mantiene un pago de las compañías a los médicos según un principio de justicia, que no permita que éstas multipliquen sus beneficios de estos meses de crisis porque siguen cobrando millones de euros en pólizas sin tener apenas gastos, porque la actividad esta paralizada. Creemos que los pacientes deben ser preguntados como financiadores de todo el sistema si prefieren enriquecer a las aseguradoras o garantizar la supervivencia de sus médicos.

–¿Y al Gobierno qué le piden?

–Queremos que el Gobierno apruebe una ampliación del real decreto y que adopte medidas urgentes para el sector, permitiendo que nos podamos defender con las mismas condiciones de otros sectores, sin dejar de atender a los pacientes, eso nunca.

–Usted impulsó Unipromel por la necesidad de que los médicos de ejercicio libre tuvieran una patronal que les represente. ¿El Covid-19 ha hecho más necesaria ahora esta asociación?

–El Covid-19 sólo ha precipitado y puesto al descubierto todas las grandezas y las miserias de unos y otros, médicos contra gestores ya sean económicos o políticos, y que nos han obligado a aplazar toda la estrategia legal que teníamos preparada en todas las instancias españolas y europeas.

"Habrá que preguntar a los pacientes si van a seguir enriqueciendo a las aseguradoras o van a salvar a sus médicos”

–¿Qué estaban planteando?

–La actual legislación española en materia de seguros de salud está trasnochada y no obliga a los agentes económicos a aceptar los códigos éticos y deontológicos a los que sí estamos obligados los médicos. Y esto es miserable. Vamos a promover con la ayuda de la presión de la opinión pública las reformas legislativas que blinden la sanidad y protejan la relación médico-paciente pública, universal y gratuita pero también libre y basada en el modelo franco-alemán de libre competencia y libre concurrencia, donde el paciente pueda ejercer su derecho a realizar el pago de su prestación donde quiera, en base a la calidad y excelencia. Un modelo basado en la exigencia de resultados y en el valor salud que no le trate como “beneficiario” sino como “cliente”.

–La epidemia va a suponer un fuerte golpe para todos. ¿Qué piensa que va a ocurrir a partir del próximo otoño?

–Nada volverá a ser igual. Se van a destapar todos los abusos y las mentiras que han sufrido los médicos y sus pacientes, los grandes perjudicados de las malas decisiones políticas y de los intereses económicos, que han llevado la sanidad al caos que ahora todos los españoles conocen y que sabrán recompensar a sus médicos y sanitarios en general y al resto de servidores públicos, apoyándonos para que nunca más dejemos nuestra salud en manos que no sean las de los profesionales. El día despues comienza una nueva etapa en la Sanidad.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios