Sevilla

Coronavirus Sevilla: "No hay test para todos los sanitarios y se prioriza"

  • Médicos sevillanos denuncian que la falta de reactivos en los hospitales impide cursar con agilidad todas las pruebas indicadas a profesionales con síntomas o cercanos a casos que ya son positivos

La radióloga María Vázquez Morón. La radióloga María Vázquez Morón.

La radióloga María Vázquez Morón.

María Vázquez Morón es radióloga en el Hospital de Valme. Hace días que tiene síntomas de Covid-19. Tiene cinco hijas y sigue trabajando en el hospital, su próxima jornada será la del miércoles y hará una guardia de 24 horas el próximo domingo, por lo que ha decidido este domingo acelerar por su cuenta el procedimiento acudiendo a urgencias. Allí le han tomado la muestra para un PCR, una prueba que además da mayor fiabilidad que los test rápidos que se están realizando y que dan muchos falsos negativos. “Me urge saberlo, no por mí, sino por los pacientes y por mis compañeros”, comenta después de que le tomasen la muestra.

El problema, asegura, es que escasean los reactivos necesarios para realizar los test una vez que se toman las muestras. Y también que su caso, por desgracia, no es aislado. La radióloga comenta que tiene un compañero médico cuyo  hijo, con quien convive, ha dado positivo y, a pesar de ello, sigue esperando la prueba. “Como tiene síntomas le han dicho que se encierre en casa y que ya le harán la prueba; su trabajo es necesario  y conviene descartar su caso cuanto antes porque, si resulta negativo, podrá estar de vuelta en nuestro hospital”, advierte la doctora.

No es la única a la que las declaraciones de este sábado del epidemiólogo Fernando Simón, el técnico que dirige la comisión creada para luchar contra el coronovirus, le hicieron saltar de la silla. Simón garantizó que cuando se detecta el contagio de un sanitario se realizan pruebas a todos los miembros de ese equipo. “Esto sólo tiene dos explicaciones: o este hombre desconoce la situación o está mintiendo y no sé cuál de las dos opciones es peor con el cargo que tiene”, lamenta la radióloga.

Hay muchos médicos que desmienten lo apuntado por Simón y que han sido avalados además por la ex ministra y ex presidenta del Congreso Ana Pastor. En un tuit este domingo apuntó que la habían llamado muchos compañeros diciéndole que no es así: “Todo mi apoyo a todos ellos y por favor que se haga el test a todos nuestros sanitarios que se están dejando hasta el último aliento”, ha comentado Pastor, que fue precisamente quien nombró en 2003 a Simón para el cargo que ahora ocupa.

En la misma línea, Vázquez da fe de que los profesionales de todos los estamentos, desde el más bajo hasta al director médico, están todos trabajando “por encima de sus posibilidades”. Y esta apreciación, antes que una queja, es una llamada de atención para que se pongan los medios necesarios que les permitan seguir haciendo su trabajo porque faltan manos. “Mis compañeros de Medicina Preventiva, una especialidad que normalmente no hace guardias, están ahora dándolo todo y trabajando sin horarios”, apunta como ejemplo, destacando que técnicamente se haya resuelto la opción del teletrabajo con acierto pero que otros aspectos no tengan remedio.

Las citas para realizar las pruebas a personal sanitario se alargan más de una semana, hasta diez días en algunos casos y la alternativa es qudarse en casa aislado mientras tanto

El malestar entre los médicos reside también en los cambios de protocolo y la falta de infomación que genera mucha incertidumbre. El testimonio de una médico del 061 de Sevilla, que prefiere guardar su identidad por temor a posibles represalias, demuestra la inseguridad con la que están trabajando los sanitarios. Empezó con síntomas el día 24 de marzo, está de descanso y reside en otra provincia. Tras comunicarlo en su servicio, como manda el protocolo, espera a que el epidemiólogo la cite para realizarle el test. Tras insistir ante la falta de respuesta, dos días después la citaron en el Hospital Militar de Sevilla, donde se están realizando los test rápidos a sanitarios, pero ella estaba cuidando a su hijo a 100 kilómetros. Intenta cambiar la cita y ahí empieza un peregrinar por teléfonos y distintos servicios. “Me dijeron que eso lo llevaba Salud responde, que me tenían que llamar de Primaria... hasta que me di cuenta de que nadie lo tenía muy claro y que logré hablar directamente con el epidemiólogo de la provincia en la que estaba y, tras conocer mis síntomas, me dice que eso es un catarro. Es inaceptable, ¿y si estoy contagiando a alguien?”, comenta. Al final se desplazó a Sevilla para realizarse la prueba, que ha resultado negativa.

En los sanitarios que presentan síntomas las esperas están siendo en algunas ocasiones superiores a una semana. Mientras les toca el turno, éstos deben permanecer en casa aislados. “Se prioriza a los pacientes, graves antes que con síntomas leves antes que a los sanitarios, no es una crítica sólo cuento lo que está pasando”, explica María Vázquez.

En las ambulancias del 061 el material es igualmente escaso. Aseguran que trabajan con los equipos que tenían asignados antes de la emergencia. “Pero quizás haya más probabilidades de contagio en la sala de coordinación, donde se trabaja con bastante poco espacio”, añade sorprendida de que en poco tiempo el criterio haya sido de pasar a trabajar con delantales y poco más a tener mamparas en algunos sitios.

Vázquez admite que no sabe de quién es la culpa pero teme que situaciones que se han vivido en Madrid lleguen pronto a Andalucía. “Las urgencias de mi hospital están desconocidas, apenas pacientes, otra cosa es la planta donde el viernes había unas 80 personas con Covid-19, más las de la UCI”, comenta la radióloga, a quien le preocupa que a la falta de reactivos en unas semanas se sume la falta de respiradores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios