Meteorología | Análisis de las precipitaciones en Sevilla

LLuvias insuficientes tras el octubre más seco de los últimos 20 años

  • El décimo mes del año ha dejado en Sevilla sólo 7,7 litros por metro cuadrado

  • Los pantanos de la provincia han perdido más de un 31% de agua embalsada en un año

Una joven cruza la Avenida de la Constitución un día de lluvia y niebla en Sevila. Una joven cruza la Avenida de la Constitución un día de lluvia y niebla en Sevila.

Una joven cruza la Avenida de la Constitución un día de lluvia y niebla en Sevila. / Juan Carlos Muñoz

El pasado mes de octubre fue uno de los más cálidos y secos de los últimos años. El pluviómetro de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) del aeropuerto de Sevilla recogió sólo 7,7 litros de lluvia en los únicos tres días en los que se registraron precipitaciones. Una situación que no ha cambiado demasiado durante el mes de noviembre en el que sólo llovió en las dos últimas semanas y de manera intermitente.

Unas tímidas precipitaciones que no sirven para romper con la dinámica de sequía de este otoño y que son insuficiente para acabar con el estrés hídrico que soportan los cultivos en el campo sevillano, con cuatro de sus siete comarcas agrarias en situación de sequía severa. 

Según los datos facilitados por la Aemet, el pasado mes de octubre sólo se registraron precipitaciones los días 14, 19 y 20. Estos días, el pluviómetro del aeropuerto de San Pablo apenas recogió 1,7; 5,6; y 0,3 litros, respectivamente. En total, 7,7 litros que hacen que el décimo mes de 2019 se convierta, según las estadísticas facilitadas por la Aemet a este periódico, en el más seco desde 1998 tras 1964, 1971, 1974, 1981, 1982, 1985 y 1995, según los registros meteorológicos. De todos esos años en los que las lluvias fueron mucho más que escasas destaca 1971, con un registro negativo de -0,3. 

Evolución de las precipitaciones en Sevilla desde 1998 hasta 2019. Evolución de las precipitaciones en Sevilla desde 1998 hasta 2019.

Evolución de las precipitaciones en Sevilla desde 1998 hasta 2019. / Fuente: Aemet. Gráfico: Dpto. de Infografía

Además de la escasez de lluvias, las temperaturas por encima de lo normal tampoco ayudan a dejar atrás el verano. Las máximas llegaron a superar los 35,5 grados el jueves 7 de octubre, con mínimas también por encima de los 20 grados.

Una situación atípica para la época y que no tiene visos de ofrecer cambios en los próximos días. Según las previsiones meteorológicas, los próximos días se van a desarrollar con cielos poco nubosos o despejados, sin previsión de lluvias, y con temperaturas que sí descenderán de forma generalizada, situándose las máximas por debajo de los 20 grados y mínimas que caen hasta los 5/6 ºC.

El 7 de octubre se superaron los 35 grados de máximas en el aeropuerto de San Pablo

Ésta no es una tendencia sólo de Sevilla, sino algo que se repite en todo el país. Según la Aemet, el mes de octubre ha sido el noveno más cálido del siglo, con temperaturas 1,3 grados centígrados por encima del valor normal,y de carácter seco, ya que, llovió un 19% menos de lo habitual pese a la DANA que dejó lluvias torrenciales en zonas de Valencia, Cataluña y Baleares.

Según el informe climatológico mensual de la Aemet, de acuerdo con el periodo de referencia (1981-2010), el mes de octubre tuvo una temperatura media en el conjunto de España de 17,2 grados, lo que sitúan a esta treintena como el decimotercer octubre más cálido desde 1965 y el noveno más cálido del siglo.Las temperaturas máximas diarias se situaron en promedio 1,6 grados por encima del valor normal de octubre, mientras que las mínimas diarias fueron en promedio 0,8 grados superiores a las normales resultando, por tanto, una oscilación térmica diaria 0,8 grados mayor que la normal del mes.En cuanto a las precipitaciones, a nivel nacional, octubre ha resultado en su conjunto seco, con una precipitación media sobre España de 63 mm, valor que supone el 81% del valor normal de este mes, que es de 78 mm, según el periodo de referencia referencia 1981-2010.

Los embalses siguen bajando

A pesar de las últimas lluvias, las reservas de agua de la provincia siguen estando en niveles preocupantes. Los diez embalses de la Demarcación Hidrógráfica del Guadalquivir en Sevilla se encuentran al 49,44% de su capacidad, según los datos de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía a fecha de 29 de noviembre.

La falta de precipitaciones de los últimos meses han provocado que la provincia haya perdido un 31,5% del agua que acumulaba hace justo un año en dichas cuencas.

Imagen del embalse de Melonares donde puede apreciarse el bajo nivel de agua acumulada. Imagen del embalse de Melonares donde puede apreciarse el bajo nivel de agua acumulada.

Imagen del embalse de Melonares donde puede apreciarse el bajo nivel de agua acumulada. / Juan Carlos Vázquez

En concreto, los registros de la Consejería recuerdan que estos diez embalses sevillanos recogían un total de 689,92 hectómetros cúbicos de agua en noviembre de 2018 mientras que doce meses después el volumen acumulado es de tan sólo 472,77 hectómetros de sus 956,20 hectómetros cúbicos totales.

Una situación, si no alarmante, sí preocupante ya que las últimas lluvias caídas no han provocado grandes cambios en la situación de los embalses y hace un mes, cuando prácticamente no se habían registrado precipitaciones desde la pasada primavera, ese total de agua acumulada ascendía hasta los 475,74 hectómetros cúbicos (49,75%). Esto se debe a que, según los datos que facilita la Junta de Andalucía, respecto a la semana anterior, los embalses de la cuenca de la provincia o bien han perdido agua embalsada o prácticamente han ganado unas cantidades inapreciables.

Los pantanos de la provincia se encuentran al 49,44% de su capacidad

A pesar de la mala racha climatológica, Sevilla es la segunda provincia andaluza en porcentaje de llenado de sus embalses. No obstante, en cuanto al volumen total de agua acumulada, sólo estarían peor Málaga y Almería con 332,32 y 27,71 hectómetros cúbicos, respectivamente.

Por pantanos, el que más agua tiene embalsada es el de Melonares, con 145,56 hectómetros cúbicos de una capacidad total de 185,60, y el que menos, el de Torre del Águila, que hasta este viernes acumulaba 7,68 hectómetros cúbicos de 64,40 totales.

La situación sí es más positiva a nivel andaluz donde los niveles de los embalses sí han subido gracias a las lluvias registradas este mes y se encuentran al 38,83% de su capacidad, con un total de 4.338 hectómetros cúbicos. Unas cifras, no obstante, que se sitúan todavía en un 17,82% menos que en las mismas fechas de 2018, cuando tenían 6.329 hectómetros cúbicos, es decir, el 56,65% de su capacidad.

En cualquier caso, una buena noticia para el campo andaluz después de que en el presente año, antes de esta semana, la reserva hidráulica de Andalucía no había hecho más que perder agua desde el 30 de abril, a excepción de la semana del 10 al 17 de septiembre, cuando recuperaron un poco por el paso entonces de tormentas derivadas de una depresión aislada en niveles altos (DANA), también denominada gota fría. Esa racha tradicional y normal de pérdidas de agua del verano hasta otoño ha durado siete meses, descontando la referida semana de septiembre, mientras que en 2018 duró cuatro, concretamente del 29 de mayo hasta septiembre.

Una turista asiática se cubre del sol con un paraguas. Una turista asiática se cubre del sol con un paraguas.

Una turista asiática se cubre del sol con un paraguas. / Belén Vargas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios