La crisis del Covid-19

Pérdidas de 1.000 millones en el sector de las viviendas turísticas en Andalucía

  • El negocio ha caído un 80% por la pandemia y el 25% de los propietarios de estos alojamientos se ha pasado al alquiler de media y larga duración

  • Las gestoras buscan clientes entre las empresas que desplazan a sus plantillas y otros industrias

Varios turistas entran en una vivienda turística del centro de Sevilla.

Varios turistas entran en una vivienda turística del centro de Sevilla. / José Ángel García

David Moreno, secretario general de la Asociación de Viviendas Turísticas de Andalucía (AVVA), repasa algunos datos que apuntan que el sector ha sufrido un 80% de pérdidas este año que suponen en torno a mil millones de euros en la comunidad autónoma. “El otoño, además, se ha caído entero, pero tendremos que seguir reinventándonos”, apunta, mientras confía en que al menos el chorreo de clientes no pare los fines de semana. El volumen de ocupación es tremendamente bajo para unos meses, septiembre y octubre, que eran la segunda temporada más alta en Sevilla. Ahora no hay ni siquiera búsquedas, menos aún peticiones, y las empresas gestoras de viviendas turísticas están adaptándose a la situación, buscando nuevos clientes.

Es el caso de Valcambre, una empresa familiar que trabaja desde Sevilla para superarse cada día y que ahora aparece destacada en Rentals United, una plataforma de distribución avanzada para gestores de propiedades de alquiler a corto plazo profesionales que les permite publicitarse en canales de reserva por todo el mundo. Los hermanos Rodríguez antes trabajaban sólo con Airbnb, pero optaron por diversificar sus canales de distribución y están conectados también con Booking.com, Expedia y Agoda. Rentals United administra todos estos listados y potencia su aparición en las búsquedas. Es la alternativa que han encontrado para mejorar su competitividad y aprovechar la crisis para mejorar y digitalizar aún más la empresa, una opción a la que están dedicando mucho tiempo las empresas del sector ante la falta de clientes.

El camino pasa por buscar nuevos clientes y eso requiere también de creatividad y nuevas formas de trabajo. En Valcambre apostaron por acudir a las empresas que en estos momentos están desplazando trabajadores hasta Sevilla y su entorno. En concreto, uno de los focos lo pusieron en Airbus y también en la apertura del nuevo centro logístico de Amazon, que prevé proporcionar más de 1.000 puestos de trabajo permanentes. Un potencial de clientes que tanto Valcambre, que ha ofrecido sus servicios a la multinacional, como otras gestoras quieren aprovechar.

Hay otras líneas de posible negocio. Así, están trabajando con las compañías cinematográficas que se desplazan a Sevilla para sus rodajes, para proporcionar alojamiento a sus actores y equipos técnicos. Y también con instituciones como el Teatro de la Maestranza, para dar albergue a músicos y artistas. Valcambre también colabora con BeMate, la marca de apartamentos turísticos de Kike Sarasola.

Otra opción ante la actual crisis es trabajar también en el mercado de media duración. AVVA cifra el trasvase de vivienda turística en alquiler de media o larga duración en el 25%. Corresponde, sobre todo, a propietarios particulares que han visto cómo el negocio se vino a cero. Quienes tienen contratado el servicio de una gestora han optado por aguantar, con la esperanza de que el turista vuelva. “Los alquileres de larga temporada tampoco pasan su mejor momento, basta con ver el elevado número de viviendas disponibles en el centro de Sevilla a precios competitivos, hay mucha más oferta que demanda”, añade Moreno.

En este sector coinciden en que la mejor inversión es la apuesta por la calidad, una herramienta para captar con ventaja la poca demanda que existe cuando incluso el cliente de empresa comienza a bajar y los márgenes se estrechan cada vez más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios