Sevilla

La Policía inspecciona la casa del menor desaparecido en Morón

  • Crean un equipo específico con agentes de distintas unidades para encargarse de la investigación

  • La madre había manifestado a las vecinas su intención de mudarse en las próximas semanas

Un equipo de la Policía Científica llega a la puerta de la vivienda del menor en Morón de la Frontera.

Un equipo de la Policía Científica llega a la puerta de la vivienda del menor en Morón de la Frontera. / Juan Carlos Vázquez

La Policía Nacional está inspeccionando durante la mañana de este miércoles la vivienda de Antonio David Barroso, el menor de 15 años desaparecido desde el pasado fin de semana. La casa está ubicada en Morón de la Frontera y en ella reside el chico con su madre y su hermana, de 19 años. El pasado domingo, sin que haya trascendido el motivo, la madre echó de la vivienda a la hermana, vació ésta de muebles y enseres y se marchó en coche con el niño.

El adolescente padece una enfermedad que le impide caminar y se desplaza con una silla de ruedas. Es completamente dependiente y la madre se había centrado en los últimos años en el cuidado del niño. Los vecinos de la calle Los Molares de Morón de la Frontera, donde vive la familia, aseguran que siempre ha sido un madre dedicada y muy cariñosa con su hijo. La mujer, de 39 años, padece una enfermedad mental y podría llevar días sin medicación. Ella tiene la custodia del niño y está separada del padre, que también reside en Morón,  desde el año 2007.

El cartel con la imagen del menor desaparecido. El cartel con la imagen del menor desaparecido.

El cartel con la imagen del menor desaparecido. / SOS Desaparecidos

En las últimas semanas, la mujer había expresado su intención de mudarse y buscar alguna vivienda en Alcalá de Guadaíra, ya que el niño acude a un centro de educación especial en esta ciudad y sería así mucho más cómodo para él. Sin embargo, no había encontrado nada aún para poder marcharse. Pero esto hizo que los vecinos no sospecharan nada cuando la vieron tirar algunos muebles durante el fin de semana. Hace justo una semana, una vecina la vio con el niño y la madre le dijo que estaba malo y tenía fiebre.

El domingo, la madre decidió abandonar la vivienda, desalojando antes todos los enseres y vaciando el inmueble. Echó a su hija mayor y se fue en coche con el menor discapacitado. Se sabe a ciencia cierta que pernoctaron en un hotel de Talavera de la Reina (Toledo). Allí pasaron la noche del domingo al lunes, pero se marcharon muy temprano, antes de las siete de la mañana, hora a la que llega el recepcionista.

Después de esto existe cierta confusión con lo ocurrido. Según consta en la denuncia inicial de la desaparición presentada por el padre el pasado lunes en la comisaría de la Policía Nacional en Morón de la Frontera, la hija mayor de la pareja recibió una llamada de la Guardia Civil en la que se le informaba de que su madre había sido parada en un control rutinario en Madrid y se encontraba en un gran estado de nerviosismo y era incapaz de dar explicaciones coherentes.

La joven le preguntó por el estado de su hermano y la Guardia Civil le explicó que se desconoce su paradero. No figura en la denuncia la declaración que haría la madre a los agentes del instituto armado, a los que habría confesado que mató al niño y lo arrojó a un contenedor de basura. 

Policías en la calle Los Molares de Morón. Policías en la calle Los Molares de Morón.

Policías en la calle Los Molares de Morón. / Juan Carlos Vázquez

Otra versión apunta a que fue la mujer la que llegó desorientada a una gasolinera y explicó que había matado a su hijo a los trabajadores de la estación de servicio, que llamaron a la Guardia Civil al escuchar este testimonio. Sea como fuere, no se ha hallado ningún indicio de que esta confesión sea cierta, aunque la Policía está rastreando todos los contenedores de la zona próxima al centro comercial Xanadú, en Arroyomolinos (Madrid), sin que de momento haya encontrado nada que ayude a localizar al menor.

La mujer fue ingresada en el área de Psiquiatría del hospital de Segovia. La hija mayor acudió el lunes con la Policía a la casa de Morón y descubrieron que la vivienda estaba vacía y que incluso se habían desalojado los muebles. La Policía Científica ha vuelto este miércoles a la casa para realizar una inspección ocular y tratar de encontrar alguna pista que se haya pasado por alto en la primera visita.

Un policía entra en la casa. Un policía entra en la casa.

Un policía entra en la casa. / Juan Carlos Vázquez

El juzgado encargado del caso ha decretado el secreto de las actuaciones. La Policía Nacional ha montado un equipo para trabajar en exclusiva en esta investigación. Esta unidad está formada por agentes del Grupo de Menores (Grume) y del Grupo de Homicidios de Sevilla, mientras que también están colaborando los del Grupo de Policía Judicial de la comisaría de Talavera de la Reina y de Madrid, estos últimos en las labores de rastreo y búsqueda del cuerpo, si fuera cierta la versión de la madre.

Además de la inspección de la vivienda, el padre y la hermana del menor desaparecido han acudido a la Jefatura Superior de Sevilla para prestar declaración ante los agentes que investigan el caso. 

Por su parte, el Ayuntamiento de Morón de la Frontera ha ofrecido toda su ayuda y apoyo a la familia. En un escueto comunicado, el Consistorio lamentó la desaparición del menor y confió en el "trabajo que están realizando los agentes de seguridad para que lo antes posible sea esclarecida". "Esperemos que la resolución final de las investigaciones sea positiva", dice la nota del gobierno municipal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios