Puerto de Sevilla

Arranca el dragado de mantenimiento para mejorar la navegación en el río

  • La empresa Dravo ha comenzado en la zona de la esclusa y actuará en 14 puntos entre Sevilla y Sanlúcar

  • Asesoran las universidades de Sevilla, Málaga, Cádiz, Huelva y el CSIC

El barco draga se encuentra estos días en la zona de la esclusa del Puerto. El barco draga se encuentra estos días en la zona de la esclusa del Puerto.

El barco draga se encuentra estos días en la zona de la esclusa del Puerto. / Dravo S.A.

La empresa Dravo S.A. ha comenzado en la zona de la esclusa del Puerto sevillano los trabajos para retirar del fondo del canal de navegación del Guadalquivir los lodos que se acumulan entre Sevilla y Sanlúcar de Barrameda a lo largo del del estuario. Es el llamado dragado de mantenimiento, cuya función es que el canal por donde circulan los barcos no se colmate ni pierda la profundidad mínima para navegar. En suma, mejorar las condiciones de la navegación.

El Puerto adjudicó las campañas 2019 y 2020 del dragado por 2,7 millones de euros

El Puerto de Sevilla adjudicó estas obras por importe de 2,7 millones de euros para la campaña 2019 y 2020. Este año se desarrollará durante dos meses la campaña 2020 del dragado de mantenimiento. La empresa intervendrá en 14 puntos a lo largo de los 90 kilómetros del estuario.

La actuación consiste en mantener las cotas de las rasantes actuales en 14 tramos de la canal de navegación, sin superar las profundidades máximas, para garantizar la plena seguridad en el acceso por mar a Sevilla.

De los 220.000 m3 de arenas extraídas el Puerto destinará parte a las playas de Bajo de Guía y de La Calzada – Piletas y a la mejora y transformación del suelo agrícola y a la construcción

Los trabajos de mantenimiento comenzaron este domingo y está previsto que el volumen de sedimentos extraídos alcance los 220.000 metros cúbicos (m3).

De las arenas extraídas en esta campaña 2020, la Autoridad Portuaria de Sevilla destinará una parte a la regeneración de las playas de Bajo de Guía y de La Calzada – Piletas en Sanlúcar de Barrameda; así como a la mejora y transformación del suelo agrícola y a la construcción.

Estas labores consisten en la realización de batimetrías de precisión para determinar los puntos de actuación y la posterior succión con una draga de los sedimentos acumulados. El dragado de mantenimiento cuenta con el asesoramiento y seguimiento científico de la Fundación de Investigación de la Universidad de Sevilla, Universidad de Málaga, CSIC, Universidad de Cádiz y Universidad de Huelva.

7,20 metros es la profundidad máxima que tiene en la actualidad la zona donde deben circular los barcos entre ambos puntos del río

Asimismo, la Autoridad Portuaria ha coordinado con el colectivo de arroceros del estuario el inicio de la campaña 2020 para el mantenimiento de la canal, coincidiendo esta con la cosecha del arroz.

La llamada “canal de navegación”, en femenino, asciende unos 90 kilómetros por el Guadalquivir hasta llegar a Sevilla capital. Por la propia evolución del río, a lo largo del estuario existen determinadas zonas en las que, de manera cíclica, se sedimentan partículas en suspensión que dificultan la entrada por mar a Sevilla.

7,20 metros es la profundidad máxima que tiene en la actualidad la zona donde deben circular los barcos entre ambos puntos del río. El Puerto espera elevar estos 7,20 metros a 7,50 metros con sus estudios de mareas.

Por este motivo, el Puerto de Sevilla promueve estas obras de forma que quede asegurado el tráfico marítimo hasta la capital y los municipios ribereños.

Se avanzará con el CSIC en los humedales para aves creados con parte de estas tierras

Los trabajos del dragado de mantenimiento forman parte de las medidas operativas incluidas en el ‘Programa para la optimización de la vía navegable’.

Humedales para aves

Al mismo tiempo que se llevan a cabo las tareas del dragado de mantenimiento, la Autoridad Portuaria aplicará nuevas medidas coordinadas con el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en los humedales para la avifauna acuática creados a partir de las tierras que se extraen con el dragado para la mejora de la navegación.

En esta ocasión la experiencia con el CSIC se desarrollará en el vaciadero terrestre denominado Butano 3, el situado más al sur de la esclusa, y en la Horcada.

La indicación de los científicos es lograr una gestión de la lámina de agua que favorezca la nidificación y la reproducción de las aves acuáticas y, en especial, de especies tardías como la cerceta pardilla.

Además, se reforzará la seguridad en las islas creadas para la avifauna con vistas a evitar la presencia de predadores y se dispondrán troncos o grandes ramas para la creación de zonas de nidificación flotantes. También, está prevista la medición de condiciones físicas y bioquímicas del agua como los niveles de nutrientes disueltos. De forma experimental, el protocolo probará la eficacia de la regeneración rápida de formaciones vegetales con plantaciones de taraje y carrizo.

Recientemente, la Junta de Andalucía concedió su premio de Medio Ambiente 2020 al Puerto de Sevilla por conservar la biodiversidad en el estuario del Guadalquivir. El Puerto es el primero español que concilia la gestión de los sedimentos de los dragados de mantenimiento con la creación de un hábitat para las aves acuáticas. Esta práctica combina la protección y mejora eficaz del medio ambiente con el desarrollo económico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios