Puerto de Sevilla

El Puerto mejorará la navegación en el estuario del Guadalquivir con un dragado de mantenimiento

  • Saca a licitación la extracción de sedimentos acumulados en la canal de navegación para mantener el calado natural de estas aguas hasta Sanlúcar

  • El dragado se desarrollará entre 2019 y 2020 y cabe prorrogar las obras a 2021 y 2022, lo que elevaría a 5,6 millones el presupuesto invertido 

Una embarcación navega por el estuario del Guadalquivir. Una embarcación navega por el estuario del Guadalquivir.

Una embarcación navega por el estuario del Guadalquivir. / Puerto de Sevilla (Sevilla)

Con el objetivo de extraer los sedimentos acumulados en la canal de navegación y mantener periódicamente el calado natural del estuario del Guadalquivir (de Sevilla a Sanlúcar) para mejorar la navegación hasta Sevilla garantizando la plena seguridad de las embarcaciones, el Puerto de Sevilla ha sacado a licitación la contratación del dragado de mantenimiento del estuario durante los años 2019 y 2020 por un importe de 2,8 millones de euros y una posible prórroga en los ejercicios 2021 y 2022 hasta un importe máximo total del contrato de 5,6 millones.

Por la propia evolución del río, a lo largo del estuario existen determinadas zonas en las que, de manera cíclica o como consecuencia de fuertes lluvias, se sedimentan partículas en suspensión que dificultan la entrada por mar a Sevilla. Por este motivo, el Puerto promueve la accesibilidad de forma que quede asegurado el tráfico marítimo hasta la capital y los municipios ribereños.

El dragado de mantenimiento, que nada tiene que ver con el dragado de profundización que Europa no permite ejecutar al Puerto de Sevilla, consiste en batimetrías de precisión para determinar los puntos de actuación y la posterior succión de los sedimentos acumulados en estos puntos con una draga.

Una parte de los sedimentos extraídos se destinará al mantenimiento y la regeneración de las playas de Bajo de Guía y de La Calzada – Piletas de Sanlúcar de Barrameda

Del total de sedimentos extraídos en cada campaña, se destinará una parte procedente de los tramos de Puntalete y Salinas para el mantenimiento y la regeneración de las playas de Bajo de Guía y de La Calzada – Piletas de Sanlúcar de Barrameda.

El dragado de mantenimiento cuenta con el asesoramiento y seguimiento científico de la Fundación de Investigación de la Universidad de Sevilla, Universidad de Málaga, CSIC, Universidad de Cádiz y Universidad de Huelva. Es una actuación puesta en marcha de conformidad con la normativa medioambiental y reúne las autorizaciones e informes sectoriales perceptivos.

Favorecer la presencia de aves acuáticas

Como novedad, los pliegos incluyen un protocolo de gestión integral de los vaciaderos terrestres para favorecer la presencia de aves acuáticas durante el período de invernada y reproducción. Este protocolo ha sido elaborado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y deriva de los estudios que iniciaron en 2013 para mejorar la gestión de los vaciaderos.

El documento recoge medidas para la adecuación morfológica de los vaciaderos y para la gestión de la lámina de agua. Una vez extraídos los sedimentos, el protocolo de gestión sostenible establece cómo disponer las arenas en los vaciaderos para mejorar la biodiversidad. Por un lado, define el diseño de estos espacios para que ofrezcan zonas de mayor refugio para las aves y plantea la creación de diques interiores e islotes que proporcionen una mayor protección frente a los predadores. Por otro, incluye pautas, como la instalación de compuertas, que garanticen una lámina de agua mínima dentro de los vaciaderos durante el periodo reproductor.

Asimismo, dispone un uso rotatorio de los vaciaderos segmentando estos espacios en balsas, una para mantener el agua a un nivel óptimo para propiciar la cría y atraer nuevas especies al estuario; otra para la preparación del vaciadero siguiendo las pautas sostenibles de creación de islas y zonas aisladas, y, por último, otra zona para la extracción de los sedimentos. Estas arenas son analizadas posteriormente para su uso en la agricultura, por sus aportes de nutrientes y para mejorar el sustrato, así como para la construcción.

Nidificación del abejaruco

El protocolo también contempla un apartado para la nidificación del abejaruco. En esta línea, marca la creación de taludes permanentes y temporales que puedan ser colonizados por esta especie. Además, plantea diseños de taludes para el uso potencial de otras especies, como el martín pescador o el avión zapador.

Con esta actuación, la Institución portuaria introduce en las fases iniciales de planificación de los proyectos la filosofía ‘Trabajando con la naturaleza’, de forma que las actividades vinculadas a la operativa del puerto contribuyan a mejorar el entorno e incidan de forma positiva en la biodiversidad. La gestión sostenible de los vaciaderos terrestres promoverá el desarrollo de zonas alternativas para la cría y reproducción de aves en el entorno de Doñana.

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios