Sevilla

Radiografía del coronavirus en las residencias de ancianos de Sevilla: cerca de 400 mayores contagiados o con síntomas compatibles

  • Los positivos casi se han triplicado en las últimas dos semanas, en las que se han notificado 13 muertes en siete brotes activos

La residencia de mayores La Milagrosa en el centro de la ciudad. La residencia de mayores La Milagrosa en el centro de la ciudad.

La residencia de mayores La Milagrosa en el centro de la ciudad. / José Ángel García

Las residencias de ancianos siguen siendo un importante foco de contagio de coronavirus ocho meses después de que surgieran los primeros brotes en este tipo de centros. Tras una primera etapa en esta segunda oleada con mayor afectación del virus entre la población joven, el repunte de positivos entre los usuarios de los geriátricos vuelve a poner a estos centros en el punto de mira de las administraciones. Ya lo dijo este lunes el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón: "El número de personas mayores de 60 años que están padeciendo la enfermedad está subiendo marginalmente". Y en ese grupo de población es donde se encuentra la mayoría de los usuarios de las residencias de ancianos

En Sevilla, cerca de 400 ancianos que viven en geriátricos tienen el virus activo en estos momentos o presentan síntomas compatibles con la enfermedad, según los datos recopilados por la Consejería de Salud y Familias en la última actualización del Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) sobre la situación de los centros residenciales y sociosanitarios publicada el pasado 2 de octubre. Son 208 afectados más que hace dos semanas, lo que demuestra que el virus sigue expandiéndose por el eslabón más débil de nuestra sociedad.

El hecho de que el virus haya vuelto a saltar los muros de geriátricos y centros para personas con discapacidad, afectando a una decena de residencias en esta segunda oleada, es "una de las graves consecuencias de una gestión inadecuada por parte de la Junta de Andalucía", según ha expuesto este martes el presidente de la Federación de Organizaciones Andaluzas de Mayores (FOAM), Marín Durán, en una comparecencia ante la Comisión de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación del Parlamento de Andalucía.

Durán ha reiterado que "las medidas que se han adoptado para tratar de contener el virus, por insignificantes, no han dado resultados". Entre otras cuestiones, desde FOAM llevan semanas reclamando la salida de los centros residenciales de los mayores contagiados; la realización periódica de test a los trabajadores, el cierre de los  centros de día ubicados dentro de residencias; la suspensión de las visitas; el suministro del material de protección adecuado; así como el establecimiento de unos protocolos deactuación "claros y homogéneos" y la realización de de una auditoria externa que alcance a todas las residencias de personas mayores y personas con discapacidad para conocer la situación real de estos centros.

Mientras tanto, lo cierto es que el número de contagios entre usuarios y trabajadores de estos centros ha crecido exponencialmente en los últimos 15 días, debido en buena parte, a la mayor realización de test de detección del virus, cuya última ronda en Andalucía concluyó el pasado 28 de septiembre. De los 344 ancianos contagiados o con síntomas de sospecha, una buena parte, 83, ha requerido hospitalización por diferentes motivos a raíz de su infección. Por otro lado, son 239 los casos confirmados que permanecen en los asilos o han sido evacuados al Hospital Vithas Nisa Sevilla, en Castilleja de la Cuesta, por no presentar cuadros graves, y 22 los mayores que presentan síntomas compatibles con la enfermedad y están a la espera del resultado de las PCR realizadas. Además, el mismo informe recoge otros 375 ancianos en aislamiento preventivo por su relación con los contagiados pero que hasta la fecha no han presentado síntomas.

Una cifras preocupantes si se tienen en cuenta las publicadas también en el BOJA apenas dos semanas antes cuando los mayores afectados entre positivos y síntomas de sospecha sumaban 136 y de ellos 113 eran casos confirmados, con 73 ingresos hospitalarios.

No sólo entre los mayores se extiende el virus. Los trabajadores de estos centros también están sufriendo las consecuencias más graves de la pandemia y según el último informe publicado por Salud, hasta la fecha de este informe eran 102 empleados contagiados más otros 10 con síntomas compatibles con el virus. Esta cifra también ha sido casi doblada en las últimas dos semanas. A fecha del pasado 18 de septiembre, los positivos entre los trabajadores de las residencias eran 59.

En paralelo, también sigue aumentando la mortalidad en los geriátricos. Aunque afortunadamente lo hace a un ritmo muy inferior al de los meses más duros de la pandemia, en las últimas dos semana han muerto 13 ancianos pertenecientes a siete de los nueve centros en los que la Junta tiene contabilizados brotes en estos momentos.

Del total de positivos detectados en estos centros en los que se localizan los brotes activos, la mayoría se concentra en la residencia de Utrera, con 99 casos confirmados entre residentes y trabajadores. Los centros de Vitalia en La Rinconada y Mairena del Aljarafe son otros de los dos más afectados. El primero suma ya 82 positivos (70 residentes y 12 trabajadores) y tres fallecimientos. En Mairena han perdido también la vida tres usuarios y hay 79 contagios confirmados. Le sigue en número de casos el centro La Milagrosa de la capital, más conocido como residencia del Pumarejo, que reúne ya 71 contagios y siete muertes. En Morón de la Frontera, la Residencia Mediterráneo cuenta con 34 usuarios contagiaos y tres empleados y ha registrado un fallecimiento. Por último, hay 23 casos confirmados tanto en el centro Ballesol en Sevilla este como en la residencia de Algámitas, esta última con dos fallecidos. La Junta hace varias semanas que no informa sobre novedades en el brote registrado en el centro de discapacitados Mater et Magistra en Mairena del Aljarafe en el que se llegaron a contabilizar 55 casos divididos entre 27 trabajadores y 28 residentes, dos de ellos fallecidos.

En la actualidad, se encuentra medicalizadas en la provincia la residencia Vitalia Mairena, el centro residencial La Milagrosa, la residencia Mediterráneo de Morón de la Frontera y el centro residencial REIF de Utrera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios