Sevilla

Sevilla contará con 130 fuentes repartidas por todos los distritos

  • Los 17 nuevos surtidores del casco antiguo se colocarán antes de que acabe el verano

Juan Carlos Cabrera llena un vaso de agua de la fuente colocada en la Plaza de la Campana. Juan Carlos Cabrera llena un vaso de agua de la fuente colocada en la Plaza de la Campana.

Juan Carlos Cabrera llena un vaso de agua de la fuente colocada en la Plaza de la Campana. / d. s.

Comentarios 2

Sevilla contará con 130 fuentes de agua potable repartidas por todos los distritos de la ciudad. Así lo anunció este martes el delegado del Casco Antiguo, Juan Carlos Cabrera, durante la inauguración de uno de estos surtidores en la plaza de la Campana. Con esta dotación, se duplicará el número actual, que resulta insuficiente para la población de una ciudad que pasa casi seis meses al año con temperaturas que superan los 30 grados. La colocación ha comenzado en el centro hispalense, donde los trabajos concluirán este verano.

Beber agua se había convertido en una odisea en Sevilla. Los vecinos y turistas que recorren sus calles han de verse obligados en muchas ocasiones a comprar agua embotellada o a entrar en un bar donde calmar la sed. El gobierno de Espadas quiere acabar con un déficit del que han alertado numerosas plataformas vecinales. El casco antiguo se ha convertido en la primera zona de actuación, debido al alto número de visitantes foráneos que la transitan. Como ya adelantó en su día este periódico, para el centro se han elegido dos tipos de surtidores. Por un lado, los de estilo fernandino, que se colocarán en zonas de protección monumental. Esta instalación cuenta ya con el visto bueno de la Comisión Provincial de Patrimonio. De esta tipología ya se encuentran en funcionamiento las de la plaza del Triunfo (junto al Alcázar), la de San Marcos y la Avenida de la Constitución (junto al edificio del Coliseo).

Para el resto del casco antiguo se utilizará un tipo de fuente cuyo diseño es mucho más funcional y adaptado a las personas con movilidad reducida. Cabrera presentó este martes este modelo que ya se ha colocado en la plaza de la Campana. La instalación de estos surtidores ha de coordinarse entre los distintos distritos y Emasesa. Fuentes municipales explicaron al respecto que para su ubicación se tienen en cuenta las propuestas de las asociaciones de vecinos, pero que éstas quedan condicionadas a los requisitos técnicos, pues deben encontrarse cerca de una acometida de agua. Además, han contado con el visto bueno de la Comisión Local de Patrimonio.

La colocación de las fuentes en el casco antiguo se prolongará durante mes y medio, de manera que al final de verano ya estén acabados los trabajos. Este distrito pasará de tener 17 surtidores a 34, el doble. A partir de entonces, empezará el proceso para colocar las fuentes en el resto de la ciudad. La intención del gobierno de Espadas es duplicar la cifra actual. Actualmente Sevilla cuenta con 65 bebederos para personas, número insuficiente, pues sólo hay uno por cada 10.000 habitantes. Con esta iniciativa se llegará a los 130.

El diseño 'Brotes' fue el elegido para las fuentes que se instalarán fuera del centro

Se prevé que los trabajos se inicien antes de que finalice el año y concluyan durante 2018. Aunque el Ayuntamiento no ha aportado un coste específico de esta dotación, fuentes municipales han apuntado que cada surtidor supone un desembolso de entre 3.000 y 4.000 euros, debido a que la obra requiere, entre otros trabajos, levantar el pavimento para llegar a la acometida de agua.

Si para el casco antiguo se han elegido dos modelos de fuente -la fernandina y la funcional-, para el resto de la ciudad se utilizará el denominado Brotes, escogido a través de la plataforma de participación ciudadana Decide Sevilla. Este proceso fue impulsado por la empresa metropolitana de agua con la colaboración de la Delegación de Participación Ciudadana, la de Educación y Edificios Municipales y la Escuela de Arquitectura. En él participaron 30 grupos de alumnos, cuatro de los cuales accedieron a la consulta popular realizada a través de la web municipal.

Para la elección se inscribieron 2.137 personas, de las que finalmente votaron 1.810. De ellas, el 32,7% -el mayor porcentaje- se decantó por el diseño Brotes, presentado por los estudiantes José Manuel Díaz, Sara Herrero, Fernando Vallejo y Javier Expósito. Los otros modelos por los que se pudo votar fueron Un éxito de todos: del sueño a la realidad, La cinta y Manantiales urbanos. Este proceso de participación se realizó en coordinación con la Universidad de Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios