Paro y afiliación en enero

Sevilla registra la mayor subida mensual del paro desde enero de 2014

  • La provincia contabiliza 5.864 parados más al comienzo del año por la finalización de la campaña navideña y la terminación de muchos contratos

  • Pierde 12.221 afiliados a la Seguridad Social, el peor dato desde 2016

Varios desempleados esperan su turno en una oficina del SAE. Varios desempleados esperan su turno en una oficina del SAE.

Varios desempleados esperan su turno en una oficina del SAE. / G. J.

Enero dejó en Sevilla 5.864 parados más, hasta 193.652, en el que es el mayor incremento mensual desde 2014, superior en unas 1.100 personas al del año pasado. Además, es la tercera provincia de España donde más subió el desempleo el mes pasado, sólo superada por Madrid y Málaga.

En términos interanuales (entre enero de 2018 y enero de 2019) registra solo 1.722 parados menos, el peor dato de la recuperación en cualquier mes desde enero de 2014. En el largo plazo, pues, la desaceleración de la reducción del paro se sigue acentuando. En enero de 2020, la mayor parte de los nuevos parados respecto a diciembre son mujeres, 4.409, pero éstas, sin embargo, salen mejor paradas en la evolución anual, ya que acaparan el 93% de la reducción del desempleo en los últimos doce meses. Sólo se han registrado 119 desempleados hombres menos en el plazo de un año.

Afiliación a la Seguridad Social

Por lo que respecta a la afiliación a la Seguridad Social, la provincia baja de nuevo de los 750.000 (742.555) tras perder 12.221 cotizantes en enero. Las cifras son también peores que las del año pasado (cuando la reducción fue de 10.098) y las más negativas desde 2016. En términos anuales, se crean en un año 14.383 empleos, una cifra un 40% inferior a la de enero de 2019 (23.113) debido sobre todo al parón de la agricultura. En cualquier caso, parece claro que, aunque se desacelera, la creación de empleo va mejor que la reducción del paro, y eso puede ser así porque la población dispuesta a trabajar crece a un mayor ritmo de lo que los empleadores son capaces de absorber. Por sexos, la destrucción de puestos de trabajo afecta casi igual a hombres y mujeres en enero (algo peor para ellas) y en el plazo de un año, la mayor parte del empleo, 9.071, es femenino, algo poco habitual en los años de la recuperación.

La evolución por sectores

Por sectores, en lo que respecta a la evolución del desempleo todos excepto la construcción se comportan mal y especialmente la agricultura. En un solo mes, el sector primario suma 1.923 nuevos parados, la mayor alza desde 2009, y casi multiplica por tres la cifra que se registró en enero de 2019. La industria, por su lado, suma 455 desempleados más y los servicios 6.173, en este último caso el peor dato desde 2010. Sólo la construcción, que había tenido unos últimos meses de 2019 regulares, reduce en 1.320 personas el desempleo, lo que permite amortiguar los malos datos.

En un año hay solo 1.722 parados menos y 14.383 afiliados más, con mayor beneficio para las mujeres

Por lo que atañe a la afiliación a la Seguridad Social, se observa una aceleración en la destrucción de empleo en enero en todos los regímenes (general, agrario y autónomos), aunque lo relevante aquí está en los datos interanuales. En un año, la agricultura destruye 7.304 puestos de trabajo, lo que evidencia una crisis evidente. El régimen general (asalariados en servicios, industria y construcción, entre otras actividades) suma sin embargo 19.818 empleos nuevos, una cifra solo algo inferior a los 20.560 de enero de 2019. Y los autónomos siguen al alza, aunque a un ritmo mucho menor: 2.197 más en enero (en términos interanuales) frente a 5.504 en 2019.

El comercio, la actividad que más empleo destruye

Si descendemos a actividades concretas, la que más retrocede en cuanto a número de asalariados en el mes de enero es el comercio, con 2.965 trabajadores menos, seguida de la agricultura (-2.582), los servicios administrativos (-1997) y la hostelería (-1417). Sólo crea empleo en enero sanidad y servicios sociales, con 202 más, mientras que la bajada del paro en la construcción no se refleja en la ocupación, que prácticamente es la misma que en el mes de diciembre. Eso indica que activos de ese sector se han 'desapuntado' del paro o han emigrado a otras ocupaciones.

Mes muy malo, pero no catastrófico

Enero suele ser siempre el peor mes para el mercado laboral en Sevilla por la finalización de la campaña navideña y el fin de muchos contratos temporales el 31 de diciembre. Dados los antecedentes, se temía especialmente este enero y, sí, ha sido bastante malo en lo laboral para la provincia de Sevilla, pero no catastrófico. Se puede decir que la línea de empeoramiento del mercado de trabajo continúa en claro descenso, pero sin brusquedad.Tampoco hay señal alguna de recuperación. Hay una evolución coherente con lo registrado ya en los meses anteriores, y la palabra correcta es desaceleración.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios