Sevilla

Sevilla reinventa sus fiestas de primavera por la pandemia

  • La Semana Santa estará marcada por la programación cultural, como las exposiciones, y los cultos vespertinos de las hermandades

  • Se trabaja para que haya exhibición de enganches y esta semana hay dos reuniones clave para que funcionen atracciones en la Calle del Infierno

Cola para acceder en la mañana de ayer a la basílica del Gran Poder, donde la Virgen del Mayor Dolor y Traspaso se encontraba expuesta a los fieles. Cola para acceder en la mañana de ayer a la basílica del Gran Poder, donde la Virgen del Mayor Dolor y Traspaso se encontraba expuesta a los fieles.

Cola para acceder en la mañana de ayer a la basílica del Gran Poder, donde la Virgen del Mayor Dolor y Traspaso se encontraba expuesta a los fieles. / Juan Carlos Vázquez

Tal día como hoy hace justamente un año, el país quedaba sumido en un estado de alarma provocado por una pandemia que todavía sigue en pleno azote. Poco o nada se sabía entonces de las consecuencias que el Covid-19 iba a provocar en la vida y en las costumbres de los ciudadanos. Un día antes de que entrara en vigor el confinamiento impuesto por el Gobierno, la Semana Santa de Sevilla era suspendida oficialmente. No habría procesiones, algo que no ocurría desde 1933. A diferencia de lo sucedido en la República, tampoco se pudieron celebrar actos y cultos en los templos. Con la Feria de Abril pasó igual. Con el montaje de la portada y las casetas bastante avanzado el coronavirus dio al traste con la fiesta que más aporta económicamente a la ciudad.

Ha pasado un año y la ciudad tampoco podrá celebrar sus principales fiestas, aunque la situación es distinta. Para mitigar aunque sea en parte el desastre que supone estar dos años sin procesiones y sin farolillos, el Ayuntamiento, en colaboración con el Consejo de Cofradías y otras instituciones, ha diseñado un completo programa de actividades para que la Semana Santa y la Feria estén presentes aunque de otro modo.

La suspensión de la Semana Santa y la Feria de 2020 planteaba una clara pregunta: ¿cómo podría soportar Sevilla un año sin los ingresos económicos de sus principales fiestas? Esta cuestión se ha visto agravada por la pervivencia de la pandemia y la cancelación por segundo año consecutivo de estas celebraciones. Pero este año no hay confinamiento y la situación permite que se puedan organizar numerosos actos aunque no haya ni nazarenos camino de la Catedral ni casetas en el Real. En el caso de la Semana Santa, cuyas procesiones fueron suspendidas por el arzobispo Asenjo mediante un decreto el pasado 29 de diciembre, tanto el Ayuntamiento, a través de la delegación de Fiestas Mayores, como el Consejo de Cofradías, tenían claro que había que organizar una serie de actos para dar contenido a la cuaresma y a la Semana Santa y “dinamizar” la economía de la ciudad y las maltrechas tesorerías de las hermandades.

Exposición 'In nomine Dei' en la Fundación Cajasol. Exposición 'In nomine Dei' en la Fundación Cajasol.

Exposición 'In nomine Dei' en la Fundación Cajasol. / Antonio Pizarro

El teatro Lope de Vega era el escenario elegido para dar a conocer con todo boato esta programación repleta de exposiciones, conferencias, música y cine. Actividades que han ido arrancando durante la cuaresma y que se extenderán hasta el Domingo de Resurrección, en la mayoría de los casos.

Los platos fuertes son las tres exposiciones: In nomine Dei, que reúne una muestra del patrimonio de las 70 hermandades de penitencia en la Fundación Cajasol; Sevilla Fecit-21, que se puede visitar en el Ayuntamiento y en la que los artesanos dan a conocer sus últimas obras; y Escenas de la Pasión. Misterios de Sevilla, con ocho escenas en el Casino de la Exposición. A ello hay que añadir otras importantes opciones que los sevillanos tendrán para disfrutar de una Semana Santa sin procesiones, como el ciclo de cine en la Fundación Cajasol, del que destacan las películas de Carlos Colón o la recuperación de Los sonidos perdidos de la Semana Santa de Sevilla, cinta sonora más antigua de la fiesta religiosa.

El Cecop a través de un amplio despliegue policial velará para que se cumplan las medidas

Pero además, las hermandades organizarán sus propios actos y cultos durante la Semana Santa para sustituir las estaciones de penitencia. Muchas ya han anunciado lo que harán, otras todavía no. Los días de la pasión serán para visitar a las hermandades en sus templos por las mañanas. Las tardes, en la mayoría de los casos, estarán reservadas para que los hermanos puedan acudir a esas celebraciones extraordinarias, aunque también habrá tiempo para el resto de los fieles.

Amplio dispositivo del Cecop

Para garantizar que no se produzcan aglomeraciones en la vía pública ni en las iglesias, se ha activado un dispositivo el Cecop, y durante la propia Semana Santa habrá un importante despliegue policial. Cada hermandad ha tenido que rellenar y enviar una documentación explicando con detalle los actos que realizará así como los aforos de sus templos, entre otras cuestiones. En el caso de las exposiciones, al ser necesaria la reserva previa de entradas, el Ayuntamiento también se muestra tranquilo.

En el caso de la Feria de Abril la programación está todavía en proceso de cerrarse. El Ayuntamiento sí confirma que algunas zonas del centro de la ciudad serán adornadas con elementos simbólicos que recuerden el Real de Los Remedios y sirvan de apoyo a las actividades que se lleven a cabo. Será una forma de apoyar también a la hostelería y el comercio en estos tiempos tan complicados.

El Ayuntamiento ultima los eventos que habrá en la semana de Feria

La idea, según han comentado fuentes municipales a este periódico, es que se mantenga el recuerdo de la Feria y la imagen de la ciudad más allá de sus fronteras. No se trata de llevar a cabo una campaña turística inmediata, ya que los ojos están puestos en el medio o largo plazo, sino que Sevilla y sus tradiciones permanezcan en la mente de sus potenciales visitantes.

Atracciones que han llegado ya a la Calle del Infierno. Atracciones que han llegado ya a la Calle del Infierno.

Atracciones que han llegado ya a la Calle del Infierno. / José Ángel García

En cuantos a las actividades concretas, el Ayuntamiento trabaja para que se pueda realizar la tradicional exhibición de enganches o que haya paseo de caballos por alguna zona de la ciudad, que no tiene que ser el centro necesariamente. Para darle una salida a los feriantes, esta semana habrá dos reuniones, en la Consejería de Salud y en el propio Ayuntamiento, para ver si es posible que se puedan abrir los cacharritos en la Calle del Infierno, donde ya han estacionado algunos de ellos, aunque el Consistorio recalca que no tienen permiso para el montaje de las atracciones. Si sale adelante esta iniciativa, estaría funcionando durante un mes o un mes y medio. El acceso al recinto estaría controlado y sería mediante entradas y en el interior se cumplirían todas las medidas sanitarias vigentes en cada momento.

En cualquier caso, el Ayuntamiento descarta la instalación de casetas en el Real, como se había pretendido, o la realización de un sucedáneo de Feria tras el verano que sí se contemplaba el año pasado porque estaban ya muchos de los elementos necesarios montados o a medio instalar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios