Coronavirus en las cárceles

Suspenden los vis a vis en la cárcel de Sevilla-I hasta el 16 de noviembre para frenar la segunda ola de la pandemia

  • Para hacer más llevadera la medida, se han duplicado las comunicaciones ordinarias, en el locutorio de la cárcel, y se potenciarán las videollamadas como sucedió en marzo pasado cuando se declaró el estado de alarma.

El centro penitenciario de Sevilla-I. El centro penitenciario de Sevilla-I.

El centro penitenciario de Sevilla-I. / josé ángel garcía.

La dirección de la prisión Sevilla-I ha suspendido las comunicaciones vis a vis de los internos hasta el próximo 16 de noviembre para frenar la segunda ola de la pandemia del coronavirus, que ha provocado diversos contagios entre funcionarios y reclusos en las cárceles sevillanas, según han confirmado a este periódico fuentes cercanas al centro penitenciario.

La medida se ha adoptado tras la autorización recibida por la secretaría general de Instituciones Penitenciarias y se ha llevado a cabo desde este mismo viernes en la cárcel de Sevilla-I, mientras que en Sevilla-II, ubicada en Morón de la Frontera la medida se tomó la semana pasada y también se suspendieron los permisos de salida de los reclusos, algo que no se ha acordado por ahora en Sevilla-I.

Según las fuentes consultadas, la dirección del centro penitenciario ha decidido suspender hasta el próximo 16 de noviembre todas las comunicaciones extraordinarias, los conocidos vis a vis, tanto los familiares como los de carácter íntimo.

En cambio y para hacer más llevadera esta medida entre la población reclusa, se han duplicado las comunicaciones ordinarias, las que se realizan con familiares en el locutorio y con mamparas, que han pasado de una a la semana -con una duración máxima de 45 minutos- a dos veces a la semana. De la misma forma, se volverán a potenciar las videollamadas de los internos con sus familias, tal y como se adoptó durante la declaración del estado de alarma en la primera ola del coronavirus.

La petición del CSIF a la dirección

Las medidas se han adoptado después de que esta misma semana el coordinador de Prisiones del sindicato CSIF Prisiones-Sevilla, Claudio Esteban, exigiera al director del centro penitenciario de Sevilla-I que suspendieran de "manera inmediata" las comunicaciones extraordinarias, los vis a vis, de los internos tanto con familiares como la comunicaciones íntimas para tratar de frenar la segunda ola del coronavirus y los riesgos para los funcionarios y los propios internos recluidos en esta prisión sevillana.

El representan sindical, que ya venía solicitando dicha actuación desde hace un mes, insistió en que la suspensión de todos los vis a vis era una medida necesaria, "debido al agresivo rebrote de la pandemia que sufrimos y que acarrea graves problemas sanitarios y de convivencia laboral y entre los internos".

Claudio Esteban señaló igualmente  que la medida era "urgente y necesaria" para poder continuar con la "dificultosa labor cotidiana" que se realiza en las cárceles, y ha anunciado que si no se adopta esta medida el equipo jurídico del sindicato está estudiando ya la posibilidad de "tomar medidas legales". 

Según datos recientes, en las prisiones de Sevilla-I y Sevilla-II (Morón de la Frontera) se han registrado un total de 12 contagios entre los funcionarios de ambas cárceles en un brote de coronavirus que ha afectado a otros 14 internos y ha obligado a poner en cuarenta a otros 32.

En principio, hay cinco funcionarios que han dado positivo por Covid-19 en los últimos días en la cárcel de Sevilla-I, otros dos en el Hospital Psiquiátrico Penitenciario y uno en más en el Centro de Inserción Social (CIS) Luis Jiménez de Asúa, según han informado a este periódico fuentes de Instituciones Penitenciarias.

En la cárcel de Sevilla-II son otros cuatro funcionarios los que están contagiados y esta circunstancia ha provocado que otros trabajadores de este centro penitenciario ubicado en Morón de la Frontera se encuentren actualmente en cuarentena, por haber tenido un contacto estrecho con los funcionarios que han dado positivo.

Tras detectarse el contagio de estos cuatro funcionarios, se realizaron pruebas PCR que han permitido detectar, en principio, otros 14 contagios entre los presos de la cárcel de Morón, lo que ha obligado asimismo a cerrar provisionalmente y mientras se procede a su completa desinfección el módulo 15 del centro.

Tras los positivos de los funcionarios se les practicó pruebas PCR a los 46 internos que hay en este módulo, de los cuales han dado positivo por Covid-19 esos 14 reclusos, de los cuales estaban todos asintomáticos menos uno de ellos. Los internos que han dado positivos han sido llevados a otro módulo, mientras que los 32 restantes cuya PCR ha sido negativa estaban en observación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios