Consejos Dónde aparcar cerca del Circo del Sol en Sevilla

Sevilla

El aniversario más triste de Martínez Montañés

  • Se cumplen 372 años del fallecimiento del genial escultor y con la remodelación de la Plaza de la Magdalena prácticamente finalizada, nada se sabe de la placa que recordaba el enterramiento de uno de los mayores imagineros españoles

La Plaza de la Magdalena en plena transformación.

La Plaza de la Magdalena en plena transformación. / M. G.

El 18 de junio de 1649, Juan Martínez Montañés, el Dios de la Madera, el Lisipo Andaluz, fallecía a consecuencia de la epidemia de peste que asolaba Sevilla. El maestro escultor era enterrado en la que fue su parroquia durante la mayor parte de su vida: la Magdalena. Aquel templo, derribado en 1811 por los franceses, se encontraba en la que hoy es la plaza de la Magdalena. Hasta hace poco, en este histórico enclave, lucía una placa que recordaba el enterramiento de Martínez Montañés y ofrecía una importante información histórica sobre el lugar.

372 años después del fallecimiento del gran escultor del siglo XVII, su memoria ha sido borrada ante la indifrencia de muchos. Mientras su obra y su legado se estudia en los colegios e institutos, en la ciudad que contribuyó a engrandecer con su arte, se ha borrado de un plumazo uno de sus monumentos. Monumento porque así se califica en el Inventario-Diagnóstico de los Monumentos Públicos de la ciudad, realizado en 2008 y actualizado en 2012. 

En este documento realizado por el Ayuntamiento de Sevilla se ofrece la descripción de la placa y se detallan sus datos históricos. La lápida contaba con la siguiente leyenda: "Juan Martínez Montañés/ yace sepultado en esta plaza/ antigua iglesia parroquial/ de Santa María Magdalena/ y tuvo el taller de sus famosas esculturas/ en casa cercana a dicho templo/ La Academia de Bellas Artes de Sevilla de Santa Isabel de Hungría/ dedicó este homenaje a la memoria del insigne imaginero/ en el año del señor de 1957".

Retrato de Martínez Montañés pintado por Velázquez en 1635. Retrato de Martínez Montañés pintado por Velázquez en 1635.

Retrato de Martínez Montañés pintado por Velázquez en 1635. / D. S.

En cuanto a su valoración patrimonial, el inventario realizado por el Ayuntamiento decía esto: "Esta lápida es resultado de una iniciativa cultural que recuerda un hecho histórico relacionando con este lugar. En este sentido, debe entenderse como un monumento homenaje al escultor Juan Martínez Montañés. También aporta información histórica sobre este lugar".

Es cierto que la placa no contaba con ningún tipo de protección patrimonial, por lo que la Junta de Andalucía a través de la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico, no tiene competencia alguna para dirimir su futuro. Además, se encontraba ubicada en el ámbito territorial correspondiente al Plan Especial de Protección del sector 8.3 Duque-El Salvador del Conjunto Histórico de Sevilla, que tiene las competencias delegadas incluso en los entornos de BIC, por lo que la autorización para su remoción y nueva ubicación no es competencia de la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico, sino de la Comisión Local de Patrimonio Histórico del Ayuntamiento.

La lápida de Martínez Montañés. La lápida de Martínez Montañés.

La lápida de Martínez Montañés. / D. S.

Los promotores del hotel que se ha construido en el edificio en el que se encontraba la placa no han tenido sensibilidad alguna para mantener este elemento diferencial y significativo. Tampoco desde el Ayuntamiento se ha instado a ello. A día de hoy lo único que se sabe es que los responsables del hotel no han querido que la placa permaneciera en su ubicación original, y que se ha tratado de llevar a la fachada de la actual parroquia, algo que no tiene ningún sentido porque la placa hace referencia a un hecho concreto en un espacio determinado: el enterramiento de Martínez Montañés en esa plaza donde antes se alzaba el templo parroquial.

Desde el Ayuntamiento se han limitado a indicar hasta la fecha que están estudiando diferentes propuestas para su colocación definitiva y que, en cualquier caso, “tendrá una posición preferencial" dentro del renovado espacio.

El libro en el que se recoge la muerte de Martínez Montañés. El libro en el que se recoge la muerte de Martínez Montañés.

El libro en el que se recoge la muerte de Martínez Montañés. / M. G.

Críticas desde la oposición

La oposición en el Ayuntamiento de Sevilla ha alertado desde el inicio de las obras de la pérdida de un elemento significativo como la placa de Martínez Montañés. Desde el Partido Popular, su concejal Ana Jáuregui advierte de cómo la progresiva despersonalización del casco histórico de Sevilla está llevando a eliminar elementos y materiales de la arquitectura tradicional y símbolos en aquellos emplazamientos que un día ocuparon.

"Nos resulta una falta de sensibilidad absoluta que una placa que recuerda al gran escultor Juan Martínez Montañés aún no tenga fijada la ubicación. Como ocurre normalmente en la gestión del señor Espadas, la improvisación se convierte en el rasgo principal de su mandato. Ya al inicio de las obras de reurbanización de la Plaza, y sabiendo y asumiendo la importancia de la placa conmemorativa, la ubicación de la misma debería haber sido fijada en el proyecto en un lugar determinado y siempre en un lugar preferente", ha selañado Jáuregui.

La renovada Plaza de la Magdalena de Sevilla. La renovada Plaza de la Magdalena de Sevilla.

La renovada Plaza de la Magdalena de Sevilla. / José Ángel García

Los populares critican que el Ayuntamiento se escude en la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico para buscar una solución, cuando este organismo no tienen competencia alguna sobre este elemento: "Para responder a la falta de previsión, como también ocurre normalmente, echa balones fuera y culpa a la Junta de Andalucía de que sea la culpable de este hecho. Continuamente el Ayuntamiento intenta meter a la Comisión Provincial de Patrimonio en la cuestión de esta placa, que no tiene nada que decir en esta cuestión. Es la Comisión Local la que tienen todas las competencias en este asunto". 

La placa antes de la remodelación del edificio. La placa antes de la remodelación del edificio.

La placa antes de la remodelación del edificio. / Antonio Pizarro

Por su parte, desde el grupo municipal de Ciudadanos han advertido en más de una ocasión de cómo las obras de reurbanización de la Magdalena han derivado en la "despersonalización" de uno de los lugares más emblemáticos del Casco Antiguo y de toda la ciudad. 

La formación naranja, cuyo portavoz es Álvaro Pimentel, lamenta la pérdida de identidad y la desaparición de elementos singulares, como la placa de Martínez Montañés:  "La obra ha terminado y, por desgracia, la placa sigue sin reponerse y, lo que es peor, desconocemos en qué lugar se encuentra almacenada y en qué estado de conservación. Es hora de que este gobierno nos informe de sus planes para esta placa, si ha intercedido con la empresa propietaria del hotel para que vuelva a colocarse o si va a mirar para otro lado, despersonalizando aún más esta emblemática plaza".

Esquina de la Magdalena con la calle O`Donnell, antigua calle de la Muela donde tenía el taller Martínez Montañés. Esquina de la Magdalena con la calle O`Donnell, antigua calle de la Muela donde tenía el taller Martínez Montañés.

Esquina de la Magdalena con la calle O`Donnell, antigua calle de la Muela donde tenía el taller Martínez Montañés. / Antonio Pizarro

Desde Ciudadanos han insistido en que Sevilla "no puede permitirse el lujo" de perder esta referencia histórica, que no sólo hace justicia a la trayectoria del escultor en la ciudad sino que, además, fue instalada en su día como un monumento dedicado a la figura de Montañés. "De hecho, incluso hace referencia al lugar que ocupaba la antigua parroquia hasta el año 1811 y a la cercanía del taller en el que realizó algunas de sus obras más significativas", concluyen desde Ciudadanos. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios