Sevilla

Un aviso a la Policía por una pelea en un bar de Sevilla acaba con dos detenidos por atentado

Detención de dos personas por atentado a la autoridad en un bar de San Jerónimo / M.G.

Una llamada a la Policía Nacional por una pelea en un bar terminó con dos personas detenidas por agredir a los dos agentes que acudieron al aviso. Ocurrió sobre las once menos veinte de la noche del jueves en un bar de la calle Factores, en San Jerónimo. Los policías que intervinieron se vieron solos ante una multitud de personas que las rodearon. Aunque pidieron apoyo a sus compañeros, éstos tardaron porque no había patrullas suficientes para enviar refuerzos. La intervención quedó grabada en un vídeo, al que ha tenido acceso este periódico y que se reproduce sobre estas líneas.

El aviso recibido por la sala del 091 fue que se había producido una reyerta en el bar y una de las partes se había marchado para buscar refuerzos y volver. Al llegar la patrulla al bar, se encontraron a tres clientes y a la dueña del establecimiento junto con su novio. Como estas dos personas no llevaban la mascarilla obligatoria, los policías les pidieron que se las colocaran, a lo que ambos respondieron que estaban en su casa y no se la iban a poner.

Los dueños del bar negaron que hubiera habido pelea alguna en el local. Los agentes les pidieron la documentación ante el supuesto de que se presentara una denuncia por la otra parte, a lo que la propietaria del bar y su pareja también se negaron.

Ante la insistencia de los policías, la mujer atacó a uno de los agentes intentando golpearle con los puños en la cara. El policía se defendió sujetándole los brazos. El novio se abalanzó en ese momento contra el agente, por lo que su compañero tuvo que intervenir para reducirlo. En ese momento, la pareja de la dueña del bar lanzó al segundo policía contra una vitrina llena de vasos de cristal, que el policía rompió con la espalda. No llegó a cortarse porque llevaba el puesto el chaleco antibalas y anticortes.

El individuo continuó golpeando al policía en los brazos y en el cuello, provocándole numerosas lesiones, por lo que el agente se vio obligado a sacar la defensa para reducirlo. En esas tareas colaboró su compañero, que ya tenía engrilletada a la mujer. 

Ambos hosteleros quedaron detenidos por un delito de atentado a agente de la autoridad. Toda la detención se produjo mientras unas cuarenta personas se agolpaban en la puerta del bar, y algunos de ellos grababan la escena con sus teléfonos móviles. Los que allí estaban insultaron y amenazaron a los policías, a los que les decían "abusones", "hijos de puta" y "os vamos a matar", entre otras frases. Tuvieron que pedir apoyo para poder sacar a los detenidos del bar y montarlos en el patrullero.

Los dos agentes que intervinieron tuvieron que asistidos en un centro médico, al igual que ocurrió con los dos detenidos, antes de que fueran trasladados a los calabozos de la Jefatura Superior de Policía. Los dos arrestados tienen detenciones anteriores por malos tratos, quebrantamiento de condena y reclamaciones, entre otros delitos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios