Foro Regional de la Unión por el Mediterráneo en Barcelona

Cambio climático: el nivel del Mediterráneo subirá un metro en 2100

El Guadalquivir a la altura de la esclusa de Sevilla. El Guadalquivir a la altura de la esclusa de Sevilla.

El Guadalquivir a la altura de la esclusa de Sevilla. / Puerto de Sevilla (Sevilla)

El cambio climático provocará una subida de un metro del nivel del mar Mediterráneo afectando "masivamente" a la región, en la que viven más de 500 millones de personas y que se calienta más rápido que el resto del globo, según un estudio de la red Mediterranean Experts on Climate and Environmental Change (MedECC) hecho público este jueves en el Foro Regional de la Unión por el Mediterráneo (UpM) en Barcelona sobre este asunto.

El coordinador del MedECC, Wolfgang Cramer, ha alertado de que habrá efectos negativos en la salud humana, así como un incremento de la inseguridad alimentaria y la pobreza relacionada con la falta de agua potable y de comida, lo que pueden incrementar las crisis sociopolíticas que generan migraciones: "Si mejoramos la colaboración entre países y la forma de gestionar la situación política, aumentará la resiliencia al cambio climático".

Se trata del primer estudio sobre el impacto del cambio climático en la región mediterránea, y su coordinadora, Semia Cherif, ha alertado de que si se da un escenario en el que los gases de efecto invernadero sean altos, a finales del siglo 2100 el aumento de la temperatura podría llegar a los 5 grados centígrados, mientras que solo subirá 1 grado si se reducen las emisiones.

¿Qué sucederá en Andalucía?

Los efectos del cambio climático en Andalucía los explica muy bien el portal andaluz del cambio climático de la Junta. Según la comunidad científica, Andalucía es una de las regiones españolas más vulnerables al cambio climático y las consecuencias en climatología en 2100 serán las siguientes si no se reducen las emisiones contaminantes:  

  • Habrá épocas de sequía cada vez más frecuentes y duraderas a lo largo del año. Lloverá menos y, por tanto, ríos, pantanos y embalses comenzarán a secarse. La cuenca alta del Guadalquivir, donde se ubican los pantanos más importantes de toda Andalucía, y la cuenca atlántica andaluza se irán quedando sin reservas de agua procedente de la lluvia.
  • Si no llueve, habrá especies vegetales que se adapten mejor al nuevo clima y sobrevivan a los cambios y otras que no. El matorral crecerá en nuestros bosques y no dejará que otros árboles, como el pinsapo que vive en la Serranía de Ronda y el pino silvestre, tan abundante hasta ahora en todas las sierras andaluzas, cubran el campo de verde.
  • Hará más calor en los meses de verano. Las temperaturas subirán una media de 2º y 5º centígrados, es decir, que si en el mes de julio se registran en pleno centro de Sevilla 46º, a finales de este siglo se podrían alcanzar los 50ºC. En concreto, las zonas donde hará más calor serán en los pueblos del norte de Jaén, Granada y Córdoba. En cambio, la Costa del Sol y Almería seguirán con temperaturas parecidas a las actuales.
  • La subida de las temperaturas hará que los polos se vayan derritiendo y el resultado será el aumento del nivel del mar en todo el planeta. En la costa de Andalucía, el mar llegará a subir medio metro de altura. Pero la subida no será de un día para otro. En Málaga, Granada y Almería subirán entre 15 y 20 centímetros y en la costa atlántica (en las playas de Cádiz y Huelva), el nivel del agua subirá entre 5 y 10 centímetros.
  • Muchas especies vegetales y animales que viven junto a las playas o en Parques Naturales cercanos a la costa, como el Parque Natural de la Breña, en Cádiz, o el Parque Natural Cabo de Gata, en Almería, tendrán que buscar un hábitat más apropiado a sus necesidades. Por ejemplo, el lince ibérico, que ha vivido siempre en el Parque Natural de Doñana, podría extinguirse.

Lo que podemos hacer los ciudadanos

Para reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera y frenar así muchos de sus efectos, los expertos hacen estas recomendaciones, según el portal andaluz del cambio climático: 

  1. Aprovecha la luz natural siempre que sea posible en lugar de encender lámparas.Si tienes en bombillas convencionales, sustitúyelas por bombillas de bajo consumo.
  2. ¡Ojo con el uso del aire acondicionado y el calentador! En invierno, si hace frío enciende la calefacción a una temperatura de 24 grados como máximo. 
  3. Seguro que muchas veces dejas algunos aparatos encendidos (como el ordenador, la televisión, la impresora, etc.) toda la tarde mientras no los usas. Debes apagarlos completamente cuando no los utilices en un tiempo, incluso cuando lo dejamos en modo stand by, es decir, con el piloto rojo encendido, porque también consume energía.
  4. Conecta algunos equipos (televisor, cadena musical, vídeo y DVD, decodificador digital, amplificador de antena) a «ladrones» o bases de conexión múltiple con interruptor. Al desconectar el ladrón, apagas todos los aparatos a él conectados y además de ahorrar dinero en la factura de la luz, dejarás de emitir gases que provocan el efecto invernadero.
  5. También puedes reducir el consumo de energía del ordenador instalando un programa de ahorro de energía (búscalo en el Panel de Control). También ahorrarás energía si apagas la pantalla cuando vayas a ausentarte un rato, porque es la parte del ordenador que más energía consume.
  6. Desplázate a pie o coge la bicicleta para desplazarte.
  7. ¡Utiliza el transporte público! Así ayudarás a reducir la contaminación del aire que respiras. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios