Sevilla

El carril bici del puente de Triana reducirá de 4 a 2 las vías de tráfico

  • El Consistorio inicia en agosto las obras que dejarán un carril de tráfico por sentido y que ampliará la anchura de las aceras del puente a más de 3 metros · La actuación en San Jacinto suprime unos 100 aparcamientos

Comentarios 105

Asunción, Luis Montoto, San Jacinto... La obra de ejecución del trazado complementario de la red de carriles bici financiada con cargo a los fondos anticrisis llega este mes de agosto al puente de Triana, un nudo clave que conectará el itinerario oeste que discurrirá longitudinalmente por San Jacinto -cuyas obras están actualmente en plena ejecución- con la plataforma reservada para las bicicletas que rodea el casco histórico y que cruza por el Muelle de la Sal y Marqués de Contadero.

La traza del carril bici en el puente de Triana, en cambio, va más allá que pintar un sendero de color verde: el proyecto de obra que maneja la Delegación de Infraestructuras para la Sostenibilidad que dirige Antonio Rodrigo Torrijos (IU) contempla la remodelación total del reparto actual de zonas del tablero del puente, que dedica poco menos de dos metros a acerados y el resto a cuatro carriles para el tráfico privado, dos por sentido.

A la vuelta del verano ya no será así. La ejecución del carril bici en la plaza del Altozano y el puente de Isabel II llevará aparejada una reurbanización de la zona y una redistribución de los flujos de tráfico, ya que la circulación por el puente se verá afectada por la reducción de los carriles para el tráfico privado de los cuatro existentes ahora a dos, uno para cada sentido.

Y no sólo eso. La implantación del carril bici se hará al estilo del existente en el puente del Cristo de la Expiración -conocido como puente del Cachorro- o como se está construyendo en la calle Asunción, o sea, uno para cada sentido ubicado respectivamente en cada acera. La reducción de la calzada para el tráfico privado no beneficiará única y exclusivamente a los ciclistas. Parte del espacio que se libere se destinará a ampliar las bandas peatonales del puente, actualmente constreñidas en acerados de poco menos de dos metros de anchura que, en ocasiones, como en los accesos al puente desde el Altozano, quedan reducidos a un solo metro. Ocurre así, por ejemplo, a la altura del mercado de Triana y de la capillita del Carmen, y también en la embocadura del puente con el paseo de Colón, donde el espacio reservado para los peatones sufre una angostura considerable.

Este ánimo de semipeatonalización del puente de Triana permitirá la creación de aceras de entre 3,15 y 3,20 metros de anchura, casi el doble que ahora. El carril bici de un único sentido por cada lado tendrá una anchura de 1,40 metros -el mínimo permitido para garantizar una circulación sin problemas, como sucede en la calle Asunción- y los dos carriles para el tránsito de vehículos tendrán 6,80 metros de ancho entre los dos. No hay más metros para el reparto; los 17 metros existentes entre baranda y baranda del puente están todos comprometidos.

En el Altozano, la ejecución del carril bici se hará en la zona norte, esto es, en la embocadura de la calle San Jorge, junto al Mercado de Triana, lo que dejará expedita la zona peatonal existente en el entorno de la calle Betis, donde se alzan los monumentos al Arte Flamenco y al torero Juan Belmonte.

El puente de Triana canaliza actualmente los 11.000 vehículos que a diario vierte la calle San Jacinto al Altozano, sin contar el paso de vehículos de entrada al arrabal desde la Ronda Histórica, donde está permitido el giro a la derecha desde la calle Arjona. Construido entre 1847 y 1852 por los ingenieros franceses Bernadet y Steinacher para reemplazar al antiguo puente de barcas de 1171, el puente de Triana es referente de la arquitectura de hierro del siglo XIX. Desde 1976 tiene calificación de monumento y Bien de Interés Cultural (BIC) .

Los trabajos de ejecución del carril bici en el puente y el Altozano se solaparán con los de la reurbanización que afecta ahora a la calle San Jacinto en el tramo entre Altozano y Pagés del Corro, ya que la sección entre esta última y San Martín de Porres cuenta ya con la instalación del vallado de delimitación de obras pero no ha comenzado la actividad aún.

Precisamente los comerciantes y vecinos de la zona han censurado que se hayan iniciado los trabajos en la zona sin previo aviso y sin haber consensuado con ellos el proyecto de obra. "Nos meten el carril bici con calzador", sostiene el presidente de los comerciantes trianeros, Juan Macías, quien recuerda que "supimos por casualidad de la intervención a colación de otra reunión que tuvimos con Infraestructuras para la Sostenibilidad".

El trazado de carril bici por San Jacinto sobre la acera de la izquierda eliminará toda la banda de aparcamientos existente en el lado de los pares, lo que se traduce en alrededor de un centenar de plazas de aparcamientos suprimidos a lo largo de 800 metros de calle. El proyecto de obra del carril bici de la calle San Jacinto no intervendrá en la acera de los impares. En la de los pares, en cambio, se ampliará el acerado para poner al mismo nivel la zona peatonal y carril bici, todo ello a costa de la eliminación del aparcamiento en cordón. En el tramo entre Ronda de Triana y Pagés del Corro, la calle tendrá dos carriles de tráfico con un solo sentido y una hilera de aparcamientos a la derecha en buena parte de la calle. Habrá un trecho sin aparcamientos, el que discurre paralelo a la manzana de la Iglesia de San Jacinto, para permitir el giro de los vehículos a derecha e izquierda, además de continuar de frente.

Entre Pagés del Corro y el Altozano sólo habrá un carril de tráfico en lugar de los dos actuales, y una banda a la derecha de aparcamientos. La acera en ese trayecto se ampliará, llegando en algunos puntos a cotas de 5,30 metros de anchura. El hecho de que exista un único carril de tráfico repercutirá en la circulación, ya que las detenciones de los autobuses de Tussam para recoger usuarios en la parada instalada en la zona obligará a detener el flujo de vehículos.

El primer teniente de alcalde y delegado de Infraestructuras para la Sostenibilidad, Antonio Rodrigo Torrijos (IU), insiste en que las obras de San Jacinto "son necesarias para la mejora de la calle", por lo que pide "perdón" a los afectados por las molestias derivadas de las obras.

Ayer mismo, el delegado del distrito de Triana, Alberto Moriña (PSOE), anunció que reuniría hoy con la asociación de comerciantes de San Jacinto para valorar el comienzo de las obras e informarles del proyecto "para que puedan realizar propuestas".

El presidente del gremio, Juan Macías, consideró "positivo" el paso, aunque agregó que llega una semana después del inicio de la obra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios