Coronavirus Sevilla Las altas alivian a los hospitales con 159 pacientes menos en una semana

  • A día de hoy son 690 los enfermos que están ingresados y hay 4.513 personas curadas más que hace siete días

Varias personas en el entorno hospitalario del Macarena, con una ambulancia al fondo. Varias personas en el entorno hospitalario del Macarena, con una ambulancia al fondo.

Varias personas en el entorno hospitalario del Macarena, con una ambulancia al fondo. / Juan Carlos Vázquez

Poco a poco van llegando buenas noticias en Sevilla en medio de la mayor crisis sanitaria provocada por el Covid-19. La provincia empieza a aliviar la presión en su sistema sanitario y las hospitalizaciones por coronavirus, en el punto de mira de las autoridades sanitarias en esta segunda oleada y tras haberse superado el pico de ingresos alcanzado la pasada primavera, se han convertido en los últimos días en el mejor rayo de esperanza. Partiendo de la base de que el número de pacientes ingresados por Covid sigue siendo mu elevado, con buena parte de los hospitales dedicados a la atención de estos enfermos, y de que el alivio no termina de llegar a las camas de UCI, lo cierto es que en la última semana se ha registrado la mayor cifra de altas de toda la pandemia en la provincia.

Gracias a ello, a día de hoy hay 159 personas menos ingresadas de las que había el viernes pasado y 51 menos de las que había 24 horas antes. Además se ha bajado, no sólo del umbral de los 800, si no que, de una tacada, también se ha descendido de los 700, siendo la cifra de pacientes ingresados actual de 690.Lo que no cesa son los contagios, que, aunque han ido aumentando ligeramente a lo largo de la semana, no tienen nada que ver con el millar de casos notificados cada día la semana pasada y la anterior. Es decir, siguen siendo muchísimos para lo que debería ser una situación controlada, pero el progresivo descenso hace que la tasa de incidencia provincial esté cada vez más cerca de caer por debajo del tope marcado en rojo por las autoridades sanitarias en los 500 casos por cien habitantes. Hasta ayer, éste índice se encontraba en 507,3 casos, 17 puntos menos que el día previo.

Por contra, los fallecidos siguen subiendo con ocho más en el último recuento y los brotes en las residencias de mayores de la provincia siguen sumando nuevos contagios y también decesos. Son los casos de la residencia La Alegría de Carmona, donde ayer se notificaron 22 casos de los que 16 son residentes y seis trabajadores); en el geriátrico Los Arcos de Dos Hermanas, donde, pese a que se mantienen trece casos acumulados desde que se originó el foco, en las últimas horas se ha notificado un fallecimiento que eleva a cuatro el total de muertes en el centro; y en la residencia La Alameda, también en Carmona, donde se hay 21 casos (15 residentes y 6 trabajadores).

Pese a lo dramático de estas cifras, la noticia ahora está en los hospitales, que están reduciendo el número de personas ingresadas a un ritmo bastante rápido, como además está sucediendo a nivel general en Andalucía.

En el parte hecho público ayer, la Junta de Andalucía cifra en 690 las personas ingresadas en los complejos sanitarios de la provincia, una reducción muy importante en la que habrá que ver en los dos próximos días si se mantienen. Este número es el más bajo desde el pasado 29 de octubre, cuando se contabilizaron 691 personas encamadas en Sevilla, coincidiendo, precisamente, con el cierre perimetral por municipios ordenando por el Gobierno andaluz. Desde aquella jornada hasta el miércoles 11 de noviembre, cuando se alcanzó el pico de ingresados por Covid-19 en la provincia con 890 personas, pasaron 13 días de escalada en el número de ingresos. Desde el tope de ese día hasta alcanzar los 690 hospitalizados a día de hoy tan sólo se han necesitado nueve jornadas. Es decir, ha bajado el número de enfermos ingresados más rápido de lo que subió.

No obstante, ésta puede ser una tendencia difícil de mantener. Tras la experiencia de la primera ola se sabe que una vez alcanzado el pico de hospitalizados se produce un rápido descenso que luego se mantiene pero de forma más sostenida. Y eso fue con un confinamiento domiciliario total durante más de dos meses. La situación actual se parece pero es distinta, así que cualquier medida encaminada a la apertura significará un punto de inflexión sobre el que las hospitalizaciones pueden volver a crecer, pero a partir de unos registros más altos que cuando se desató esta segunda ola de la pandemia.

Además, la prudencia con los datos se refleja en otros números. Los puestos UCI o sucedáneos ocupados en los hospitales de Sevilla no han vivido todavía un descenso importante y siguen anclados por encima del centenar pese a un descenso considerable en las últimas horas, que recogen nueve pacientes menos respecto al día previo, 119 en total. Además, y según reza en el informe de la Junta remitido a Sanidad, se cuantifican cuatro nuevas entradas en las Unidades de agudos. En hospitalización global, pese al descenso apuntado anteriormente, han sido, no obstante, 77 entradas nuevas en las últimas 24 horas. En total, 4.208 personas han requerido hospitalización desde el inicio de la pandemia, de las que han tenido que pasar por las UCI sevillanas 342 personas. 

La buena noticia es que al tiempo que baja la presión hospitalaria sube también el número de personas curadas. La Consejería de Salud y Familias notificó ayer 672 recuperados más, por lo que la cifra de personas que han vencido al virus crece hasta los 18.657 y suponen el 34% del total de 51.856 casos acumulados desde el pasado marzo (50.953, si sólo se tienen en cuenta las pruebas PDIA). Con estos datos, el virus está activo a día de hoy en 32.442 sevillanos tras sumar 4.513 altas en los últimos siete días.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios