Coronavirus Sevilla | Efecto en los transportes públicos

Caída estrepitosa de pasajeros en trenes, Metro, autobuses, tranvía y taxis

  • Tussam registra una bajada de viajeros del 20%, prevé una reducción del 40% la próxima semana y a final de mes reducirá su oferta de transporte

Vestíbulo de la estación de trenes de Santa Justa, con muy pocos viajeros a las doce de la mañana del viernes.

Vestíbulo de la estación de trenes de Santa Justa, con muy pocos viajeros a las doce de la mañana del viernes. / José Ángel García

Todos los transportes públicos de la ciudad han acusado la caída de pasajeros por el coronavirus desde esta semana, especialmente desde el jueves y el viernes, cuando los llamamientos oficiales a la prevención se han hecho evidentes.

En el tranvía los pasajeros han caído a la mitad y en los taxis han bajado un 60%

En los autobuses urbanos el movimiento de personas que se registraba este viernes era mínimo e irá a peor con toda seguridad. Algo que corroboran conductores y usuarios, muchos de los cuales han dejado de tomar esta opción para desplazarse por miedo al contagio. Las personas mayores, que representan uno de los colectivos más asiduos al autobús y con más riesgo de contagio, han sido las primeras en quedarse en casa.

Del circular C1 se bajó el viernes en Santa Justa una señora de 71 años, aquejada de bronquitis asmática y vecina de un municipio sevillano, a quien el médico acababa de pedirle que se quedara en casa en aislamiento.

Interior del tranvía en el Prado a las doce de la mañana del viernes. Interior del tranvía en el Prado a las doce de la mañana del viernes.

Interior del tranvía en el Prado a las doce de la mañana del viernes. / José Ángel García

En el intercambiador de autobuses del Prado, Juan Antonio, al que le tocó conducir la exitosa línea Norte de Tussam que conecta el centro con Pino Montano, relata que desde el jueves se está notando una bajada espectacular de viajeros. A la 13:00 del viernes se habían montado tres personas en su autobús, algo inaudito para ser un viernes a esa hora. “Los supermercados llenos, y los autobuses vacíos”, se lamentaba.

El mismo panorama desolador describían los conductores del tranvía del centro (Plaza Nueva-San Bernardo), quienes aseguran que los pasajeros han caído a la mitad especialmente ayer viernes. El trasiego de personas y vehículos en el Prado era casi inexistente.

En el Metro había tan pocos viajeros “como una tarde de verano de mucho calor”

Según los datos de Tussam, la empresa municipal que gestiona los autobuses urbanos y el tranvía, el jueves de esta semana el descenso de pasajeros ha sido del 20%, lo que supone unos 60.000 viajeros menos. A partir del lunes 16 de marzo, Tussam espera un descenso aún mayor: del 40%. Y para la semana del 23 de marzo la empresa muncipal de transportes se va a reducir su oferta en torno a un 5%. En función de cómo evolucione la pandemia esta reducción de servicios de Tussam podría ser mayor.

Santa Justa

En la estación de trenes de Santa Justa de Sevilla los trabajadores aseguraban el viernes que la ausencia de pasajeros en los trenes se podía comparar a la de un día de huelga en los transportes, una tranquilidad casi absoluta. En las oficinas de Renfe y Adif las reuniones se celebran por videoconferencia.

La línea Norte, una de las más exitosas de Tussam, movió muy pocos viajeros el viernes. La línea Norte, una de las más exitosas de Tussam, movió muy pocos viajeros el viernes.

La línea Norte, una de las más exitosas de Tussam, movió muy pocos viajeros el viernes. / José Ángel García

Las limpiadoras de Santa Justa comentaban ayer su sorpresa por lo que ha bajado la actividad en la estación y aseguraban que hace dos o tres días que se está dando una situación anómala para la cantidad de personas que suelen concentrarse en estas instalaciones.

Los únicos viajeros que no pueden dejar de coger el tren son los que están obligados por cuestiones de trabajo o fuerza mayor. En esta situación se encuentra María, estudiante de Derecho y Criminología en la Universidad Pablo de Olavide, vecina de Malaga y que lleva tres años en la ciudad.

En la estación de Santa Justa, el movimiento tan escaso de pasajeros en los trenes se comparaba con un día de huelga

Usa a diario el autobús circular C2 para llegar a la Facultad y ratifica que esta semana se ha notado la caída de viajeros: ha cogido sin problemas de espacio en hora punta, a las nueve de la mañana, el autobús. Obligada a coger el transporte público, para reducir el riesgo de contagio, se lava las manos con frecuencia con un gel hidroalcohólico que lleva en el bolso.

El Metro apenas registró viajeros el viernes. En la imagen la entrada de la estación del Prado. El Metro apenas registró viajeros el viernes. En la imagen la entrada de la estación del Prado.

El Metro apenas registró viajeros el viernes. En la imagen la entrada de la estación del Prado. / José Ángel García

Esperando en el vestíbulo de la estación de trenes, junto a viajeros extranjeros con mascarilla, un matrimonio madrileño de jubilados relata que hasta ahora no habían dejado de coger trenes para viajar, pero que lo harán desde hoy una vez que lleguen con el AVE a su destino.

Taxis

En los taxis, el descenso de usuarios es elevado a pesar de los esfuerzos de estos profesionales por mantener aún más limpios y desinfectados sus vehículos. Los taxistas de Santa Justa cifraron este viernes la caída de pasajeros en toda la ciudad en más de la mitad, concretamente en un 60%, según varios de estos profesionales que se concentraban en pequeños corros de conversación, mientras aguardaban la llegada de usuarios.

La estación Puerta de Jerez, el viernes a mediodía. La estación Puerta de Jerez, el viernes a mediodía.

La estación Puerta de Jerez, el viernes a mediodía. / José Ángel García

Unos pocos viajeros procedentes de los trenes se apostaron en la zona de los taxis, algunos de ellos con mascarilla que les cubría la mitad del rostro. “La falta de viajeros es general, no sólo en Santa Justa, en todos lados, incluso en la Plaza del Duque con el Corte Inglés al lado”, comentó uno de los taxistas, quien lamentó la desinformación que tiene la población.

Los taxistas se quejan, especialmente, de la falta de alternativas y medidas que han previsto las administraciones para los autónomos, ya que si dejan de trabajar no cobran y tienen que seguir pagando, aunque facturen cero euros.

Estación del Prado

En la estación de autobuses del Prado la caída aún no es tan elevada. En la estación de autobuses del Prado la caída aún no es tan elevada.

En la estación de autobuses del Prado la caída aún no es tan elevada. / José Ángel García

En la estación de autobuses del Prado, gestionada por Tussam y donde paran las líneas que van a municipios más alejados de la provincia y de otras provincias andaluzas, la actividad de pasajeros ha bajado igualmente de forma considerable desde hace una semana. Lo confirmaron los encargados de los dos quioscos de la estación. También ha bajado la actividad en la estación de autobuses de Plaza de Armas.

Andrés, el responsable de seguridad de la estación, aseguró el viernes que el descenso ha sido del 20% de los viajeros y añadió que se desinfecta a diario cada elemento de la instalación. Con el cierre de los centros educativos, la suspensión de los juicios en los Juzgados y la parálisis general de servicios, se espera que la caída de pasajeros se note mucho más a partir de la próxima semana, como prevé Tussam.

La estación Plaza de Armas de autobuses con más ambiente fuera que dentro. La estación Plaza de Armas de autobuses con más ambiente fuera que dentro.

La estación Plaza de Armas de autobuses con más ambiente fuera que dentro. / José Ángel García

Metro

En las estaciones Puerta de Jerez y Prado del Metro de Sevilla apenas entraban usuarios sobre las doce de la mañana del viernes. Desde la consejería de Fomento de la Junta aseguran que este lunes ofrecerán datos del balance de viajeros en las últimas semanas.

En la oficina de atención al cliente de la estación de Puerta de Jerez, una de las empleadas de Ilunion que atiende tras el mostrador explica que este viernes ha notado especialmente, por primera vez en los tres años que lleva trabajando en este puesto, la poca cantidad de viajeros que se han movido en la línea. “Ha habido tan pocos pasajeros como una tarde de verano de mucho calor”, explica gráficamente.

Algunos usuarios están planteando qué va a suceder con sus títulos mensuales que no van a poder usar porque no hay clases.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios