Sevilla

El juez decano apuesta por acelerar la destrucción de la droga incautada

  • Jiménez Ballester señala que la sustracción de los 31,5 kilogramos de droga del Instituto Nacional de Toxicología no tiene nada que ver con la producida en los calabozos de la Jefatura Superior de Policía.

El juez decano de Sevilla, Federico Jiménez Ballester, ha lamentado este viernes el robo de 31,5 kilogramos de cocaína y heroína que estaban almacenados en la sede que el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses, dependiente del Ministerio de Justicia, posee en la capital hispalense, y ha apostado por reforzar las medidas de seguridad y acelerar los procedimientos para destruir los alijos incautados

En declaraciones, Jiménez Ballester ha comenzado señalando que este robo "no tiene nada que ver" con la sustracción de 154,4 kilogramos de cocaína y heroína de los calabozos de la Jefatura Superior de Policía, porque en el primer caso la droga se almacenaba en un lugar "que no era adecuado" y en el segundo estaba custodiada en un sitio habilitado a tal efecto, una especie de búnker dotado de medidas de vigilancia. 

Al hilo de ello, el juez decano de Sevilla ha incidido en que, en este caso, "se han activado con celeridad los mecanismos adecuados" y desde la dirección del centro se denunció la sustracción rápidamente ante el Juzgado de Guardia, tras lo que el titular del Juzgado de Instrucción número 7, Fernando Martínez, ha abierto una investigación tendente a descubrir a los responsables del robo. 

"Algo ha fallado en este caso concreto, por lo que habrá que reforzar las medidas de seguridad" en las instalaciones del Instituto Nacional de Toxicología y, de manera paralela, "acelerar" los procedimientos para destruir los alijos de droga, ha dicho, aunque ha querido dejar claro que, desde que las "muestras" de droga se remiten al instituto hasta que se pueden destruir por orden judicial, "hay un proceso" para calibrar la pureza y composición de la misma. 

A ello se suma que "hay que permitir a las defensas pedir contraanálisis" de las referidas muestras remitidas, ha continuado Jiménez Ballester, quien ha confiado en que la investigación iniciada por el Juzgado de Instrucción número 7 "permita dar con los autores" de la sustracción, que fue descubierta en la mañana de este jueves.

El Ministerio de Justicia ha informado de que fue el equipo de personas que mantiene un contacto más directo con las sustancias estupefacientes el que descubrió los hechos y dio la voz de alarma a la dirección del centro, y ha querido dejar claro que se trata de "muestras" de alijos y no de alijos propiamente dichos. 

La droga había sido remitida al Instituto Nacional de Toxicología para ser analizada y para que fuera determinada su composición exacta y su grado de pureza antes de proceder a su destrucción tras la oportuna orden judicial, pues las fuentes han explicado que este tipo de muestras de alijos "siempre acaban siendo destruidas".  

Por el momento, y dentro de la investigación abierta por la Jefatura Superior, la Policía Nacional ha "entrevistado" ya tanto a los funcionarios del Instituto como a los vigilantes de seguridad, todo ello sin que hasta el momento se haya practicado detención alguna y sin que se haya podido determinar la fecha en que se habría producido la sustracción.  Asimismo, se están analizando las grabaciones de las cámaras de seguridad del edificio, ubicado en la avenida Doctor Fedriani de la capital hispalense.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios