Brote de coronavirus en Vitalia Parque Alcosa

La directora de la residencia de Vitalia Alcosa: "Es muy triste y doloroso que se cuestione el trabajo de los que lo están dando todo"

Familiares de los usuarios de la residencia Vitalia Parque Alcosa intentan ver a los mayores por las ventanas. Familiares de los usuarios de la residencia Vitalia Parque Alcosa intentan ver a los mayores por las ventanas.

Familiares de los usuarios de la residencia Vitalia Parque Alcosa intentan ver a los mayores por las ventanas. / José Ángel García

La residencia Vitalia Home Parque Alcosa denunció ayer las "informaciones falsas" que, aseguran desde el centro, están trasmitiendo en los medios de comunicación tanto familiares de usuarios como ex empleados a raíz de un brote de coronavirus por el que han llegado a estar infectados más de 80 mayores, aunque en estos momentos, afirman, "sólo se contabilizan 35 contagios". El foco se ha cobrado la vida de 12 residentes, según fuentes oficiales, aunque los familiares elevan la cifra a 16.

La dirección del centro mostró ayer en conversaciones con este medio su malestar tras las denuncias públicas por parte de un grupo de familiares de mayores que son atendidos en esta residencia sobre las supuestas "barbaridades" que se estarían dando en el interior del edificio en el barrio sevillano de Alcosa. A ellas se suman las declaraciones de un ex trabajador, que aseguró a este periódico haber solicitado la baja voluntaria tan sólo cuatro días después de incorporarse como auxiliar de enfermería por "la sobrecarga y el estrés con la que se trabaja allí" y las "condiciones lamentables" en la que estarían los mayores. Este ya ex empleado aseguró que los residentes "están durmiendo con ropa de calle" y que "pueden estar sentados en una silla desde que se les levanta hasta que los vuelven a acostar a las ocho de la tarde".

Unas declaraciones ante las que la directora del centro, María José Castro, dice desconocer "sus razones" ya que, subraya, "en el centro nadie ha presentado ninguna queja". Sobre los ex trabajadores considera que "probablemente se deban a que no han encajado bien en el centro".

Desde el punto de vista sanitario, el auxiliar dijo a este periódico que "no se compran los materiales que el SAS indica que son necesarios", así como un supuesto mal uso de los EPIS, de los que afirma que "son desinfectados", pero no retirados para pasar de una zona Covid a una limpia o el "control" del uso de mascarillas, guantes y demás medios de protección, teniendo que "apuntar cada vez que se coge uno".En este punto, Castro subraya la "excelente" atención hacia los mayores por parte tanto de los trabajadores de la residencia como por los sanitarios del SAS, dado que el centro está medicalizado por la Junta. "Estamos trabajando a tope, como no puede ser de otra manera, para atender a los residentes de forma continuada, que es nuestra única prioridad", afirma.

Igualmente, fuentes del centro desmienten "algunas informaciones relativas al brote" y aseguran que "se siguen todos los protocolos establecidos por las autoridades sanitarias", además de contar con planes propios para hacer frente a la pandemia. "Es incierto que se haya producido ningún tipo de carencia a la hora de atender a los usuarios. Yo entiendo a los familiares porque es una situación muy dura para todos, pero los trabajadores del centro están haciendo todo lo posible y lo imposible, porque de hecho se ha estado conteniendo el brote durante muchísimos meses y el daño que con esto se hace a los trabajadores es muy importante", aclara la responsable del asilo.

Las organizaciones de mayores insisten en "los riesgos" de mantener a los contagiados dentro de los centros

Sobre las acusaciones vertidas a Diario de Sevilla por un ex trabajador y algunos familiares, señala que "no se ajustan, en absoluto, a la realidad" y defiende la atención de los mayores porque asegura que se ha "más que triplicado el número de trabajadores", que actualmente son 80, "para atender de la mejor forma posible a los residentes afectados por el Covid-19 y preservar del contagio a los no infectados". "No sólo ponen su profesionalidad sino que sienten como propios a las personas que están allí porque es mucho tiempo el que llevan atendiéndolas. Es muy triste y muy doloroso que se cuestione el trabajo de personas que lo están dando todo por cuidarlos a ello", remarca. Igualmente subrayan que hasta la fecha sólo quedarían 35 usuarios positivos en la residencia, "dado que se practican periódicamente los test de detección del virus y han negativizado un buen número de los contagiados".

Ante esta situación, el centro anuncia que emprenderá "las acciones legales que considere oportuno" ante "las informaciones falsas que se están trasladando a los medios de comunicación" y recalca que "los familiares de los residentes son informados de la situación en todo momento".

También sobre este brote se pronunció ayer la Federación de Organizaciones Andaluzas de Mayores (FOAM). Su presidente, Martín Durán, aprovechó las circunstancias vividas en este centro para volver a insistir en los "riesgos" que supone el mantener a los contagiados dentro de los asilos con brotes. "Lo que está pasando en este centro es un ejemplo más de que la Consejería de Salud sigue sin aprender sobre cómo gestionar estas incidencias y continúa afrontando las mismas mediante la sectorización y medicalización de los centros, una metodología que no da resultados", manifiesta.

La FOAM insiste en denunciar que el trasladar a los mayores contagiados a espacios especializados provoca que el brote alcance "como mínimo a la mitad" de las personas del geriátrico y apuesta por la "evacuación a hoteles u otros espacios preparados para ello".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios