Limpieza vial

Los dueños de las mascotas tendrán que llevar una botella para limpiar los orines

Un perro es paseado por su dueña por un parque sevillano. Un perro es paseado por su dueña por un parque sevillano.

Un perro es paseado por su dueña por un parque sevillano. / Juan Carlos Muñoz

El Ayuntamiento obligará a todos los dueños de animales a llevar una botella de agua mezclada con productos desinfectantes siempre que los saquen a la calle para evitar desperfectos en el mobiliario urbano. Esta es una de las principales novedades que aparecen en la nueva ordenanza municipal de protección, bienestar y tenencia de animales que será votada en la sesión plenaria de la semana que viene antes de su entrada en vigor el viernes si obtiene el respaldo de la Corporación.

Hasta el momento, los propietarios sólo estaban obligados a recoger los excrementos de sus mascotas, ya que el asunto del orín era algo ambiguo, por lo que los agentes municipales no habían sancionado a ningún ciudadano. Las multas irán desde los 75 a los 500 euros al considerarse una infracción leve.

Durante la presentación de la ordenanza de mascotas el verano pasado, el gobierno socialista sostuvo que se había descartado el uso de esta botella porque podrían producirse "charcos que provocaran la aparición de aves". Sin embargo, esta medida ha sido reclamada por diferentes grupos vecinales de la ciudad, ya que consideran que resulta complicado para los servicios de limpieza poder actuar con inmediatez, convirtiéndose más en un problema de civismo que de control municipal.

Los animales no podrán quedar recluidos en balcones, terrazas o patios sin cobijo

La ordenanza definitiva (que ha estimado cuatro de las 45 alegaciones presentadas) recoge la prohibición de mantener a animales en vehículos y medios de transporte que no garanticen las condiciones ambientales adecuadas y sin supervisión; recluir a los animales en balcones, terrazas o patios sin cobijo; la estancia de animales de compañía en los parques infantiles y bañar a los animales en fuentes ornamentales.

También queda prohibido perturbar la tranquilidad vecinal con ruidos emitidos por los animales, especialmente desde las 23:00 hasta las 7:00 horas. Esta ordenanza se adecua a la de protección ambiental en materia de ruidos y vibraciones, ya que "se trata de propiciar la convivencia y el derecho al descanso".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios