Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Sevilla

De tanto encuentro se encontraron

  • Los candidatos coinciden en apostar por “interactuar sin límites” pero sin encontrar la forma de explicar cómo emplear adecuadamente las redes

Comentarios 12

Con un cierto ramalazo mitinero, los candidatos de los principales partidos se reunieron en el CREA para debatir sobre el papel de las redes sociales en la política actual. Políticas y redes se llama la iniciativa. Suena bien, interactuar. Al final triunfó alfabetizar. En ello están los candidatos. Suena peor, pero probablemente haya que instruir algo a la ciudadanía para que obtenga en las redes la respuesta que busca de los políticos.

Dos horas que no se hicieron tan largas por el amplio debate en Twitter. Se habló mucho y se concretó menos. Falta que los contendientes sepan expresar mejor en qué emplear las redes. Costó que se explicaran. Y que no divagaran. Una propuesta en espera de ser concretada y varias declaraciones de intenciones supusieron el bagaje de un encuentro que, quieran o no, se vivió en clave política. Tanto, que la propuesta fue introducir el gobierno abierto en el Ayuntamiento, herramienta política muy extendida con Obama. La hizo Zoido en respuesta a las intenciones, algo más abundantes, de su principal rival para la alcaldía. Espadas habló de accesibilidad y, como Torrijos, de “alfabetización mediante cursos de formación y talleres gratuitos”. ¿De qué sirve aplicar las redes a la política si el público desconoce el terreno?

Torrijos recuperó la idea del cogobierno digital, de la intervención directa a través de plebiscitos en red, pero pidió que las redes sirvan “para romper la brecha de la incomunicación y el analfabetismo”.

Todo tiene sus peligros. Tras las exposiciones iniciales, las preguntas. ¿Qué les gusta hacer en Spotify? Espadas escucha “a Phil Collins”. Zoido dijo usarlo con frecuencia sin concretar. Torrijos vino a hablar de su libro: ni idea, ni falta que hace. El moderador, Luis Rull, eleva el listón: ¿Qué diferencia a un troll de alguien que discrepa? Caras de póker. Hierven los móviles de los asesores. Rull traduce: quien en lugar de discrepar directamente insulta. Alivio y loas a la tolerancia y a la crítica constructiva. “Las redes son cuestión de actitud”, dice Espadas. Zoido anhela “autorregulación”. Torrijos no quiere cercas al campo: “Soñar con el cogobierno electrónico y plantear límites no es lógico”. En parte, sus ‘rivales’ le dan la razón: ambos entienden las redes como “interacción sin límites”.

¿Cómo usan esto de las redes los políticos sevillanos? Torrijos reconoce sus lagunas y lanza un tirito a Zoido: “No pretendo estar en 14 ó 16 redes que no puedo atender”. Presumió de ser “de los primeros políticos locales en tener blog; es mi herramienta. Un tiempo gestioné mi Facebook, pero no lo actualizaba. A diferencia de otros, tengo tareas de gestión. Ahora lo hace mi equipo”. Preferencias: “Blog, Facebook, Twitter (que no modero), Youtube y Tuenti”. Y tira con bala: “No a la Ley Sinde”. El resto le sigue, empezando por el magistrado en excedencia, como llama a Zoido.

 

Zoido subraya el papel de las personas y relata cómo conoció Tuenti, su apuesta de captación de voto joven. “Mi hijo me dijo: ¿por qué no te metes para conocer a la gente de mi edad y hablar con ellos?” Entiende esencial la interacción. Dice que le llegan propuestas a través de redes. Administración electrónica al margen, “Facebook es mi favorito, luego Youtube, Twitter, Tuenti, blog”.

Espadas cree que las redes “han llegado para quedarse”. Promete extender la wifi gratuita “en edificios públicos, como centros cívicos o educativos” y subraya las posibilidades de encontrar trabajo en las redes. “Una imagen vale más que mil palabras. Me quedo con Youtube y luego blog, Facebook –la gran herramienta, dijo–, Twitter y Tuenti”. Ninguno coincide. 

 

Zoido hizo un buen resumen: “Fuera intermediarios, útil para resolver cuestiones: a las redes se les puede sacar más partido”. Espadas coincidió. En realidad, coincidieron más de lo que piensan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios