Encuesta de movilidad de Sevilla A Contramano urge reducir los vehículos privados en toda la ciudad

  • Los datos ratifican la necesidad de rescatar el Plan centro de peatonalización flexible y potenciar el transporte sostenible

Un aparcamiento de bicicletas dentro de la estación de Metro de Cavaleri (Aljarafe). Un aparcamiento de bicicletas dentro de la estación de Metro de Cavaleri (Aljarafe).

Un aparcamiento de bicicletas dentro de la estación de Metro de Cavaleri (Aljarafe). / A.C. (Sevilla)

La asociación A Contramano,que trabaja por una movilidad urbana sostenible en Sevilla, ha criticado que los datos de las 47.000 encuestas de movilidad hechos públicos esta semana por la delegación de Movilidad del Ayuntamiento de Sevilla ponen de manifiesto que “poco o nada se ha avanzado hacia la sostenibilidad de nuestro sistema de transporte”.

En líneas generales, los datos de movilidad corroboran, según A Contramano, el diagnóstico que hicieron en su día las asociaciones promotoras de la candidatura de Sevilla hacia la capitalidad verde europea, y plantean “la necesidad de avanzar hacia un reparto modal mas sostenible, reduciendo drásticamente el uso del automóvil privado e incrementando la movilidad activa y el uso del transporte público”.

Las encuestas elaboradas por el Ayuntamiento muestran que el automóvil privado sigue siendo el principal modo de transporte en la ciudad de Sevilla, con más del 40% de los desplazamientos totales (cerca del 45% si se incluye la moto), la movilidad activa (a pie y en bicicleta) supera ligeramente el 30% de los desplazamientos y el transporte público se sitúa en torno al 25%.

La entidad defiende fomentar la movilidad activa a pie con un “vuelco a la política urbanística de la ciudad, fomentando el urbanismo de proximidad, el comercio local, la descentralización y las dotaciones de servicios de todo tipo en los barrios; y renunciando a los megaproyectos urbanísticos, como el complejo comercial-residencial de Palmas Altas, que fomentan la dependencia del automóvil privado”.

Además de potenciar la movilidad a pie, la asociación que dirige el físico Ricardo Marqués ve “necesarias políticas activas de restricción del tráfico motorizado, especialmente en los principales puntos atractores de viajes, como el casco histórico”.

Y recuerda que en el centro se aplicó en el mandato de Monteseirín una experiencia exitosa de peatonalización flexible como el Plan Centro, “que terminó abruptamente debido a la oposición irracional de algunos partidos locales, pese a que las encuestas de opinión arrojaban una apoyo mayoritario creciente por parte de la población afectada. Las cámaras y demás infraestucturas del Plan Centro siguen ahí, esperando a ser utilizadas para su verdadera finalidad y no solo para controlar los movimientos de masas en Semana Santa”.

En cuanto a la movilidad ciclista, A Contramano recalca que “hace tiempo que venimos diciendo que su expansión depende crucialmente no solo del mantenimiento y extensión de la red ciclista, sino también de políticas específicas, como el fomento del aparcamiento seguro en origen y destino (comunidades de vecinos, centros de trabajo y estudio, etc.) o como el fomento de la intermodalidad con el transporte público”.

En cuanto al transporte público, demanda una red de carriles-bus protegidos del tráfico privado por toda la ciudad que garantice la velocidad y la fiabilidad de los horarios de los autobuses urbanos, un sistema de pago automático en el vehículo (como en el tranvía) y una tarjeta única Bus + Metro + Cercanías + Sevici.

La entidad advierte que las encuestas contemplan solo tangencialmente los desplazamientos con origen en la corona metropolitana, especialmente en el Aljarafe, y con destino a Sevilla, que son “la peor parte del problema”.

Añade que es necesario fomentar el tren de Cercanías (en especial la línea circular C4), poner en servicio el tranvía Sevilla-Alcalá y desarrollar los proyectos de Bus de Tránsito Rápido (BTR) entre Sevilla y el Aljarafe y con Sevilla Este y Alcosa, como medidas urgentes y eficaces de fomento del transporte público metropolitano. Ese es el camino para ser una ciudad sostenible.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios